Lunes, 09 de julio de 2007
A principios de la primavera de 1987, trabajaba en un peque?o canal de televisi?n, su filosof?a por supuesto era independiente, orientado hacia un p?blico, ?vido de misterio e inclusive terror, y fui designado para realizar una entrevista, realmente era a aun grupo, pero ni ellos mismos quer?an nombrarse, entonces part? con Parker el camar?grafo, hasta la frontera entre Canad? y Alaska, todo el viaje fue un verdadero espect?culo para mi, esos inmensos bosque de maples, abetos y confieras, inmensas llanuras, taigas y tundras, una impresionante belleza terrenal, y pens? como aquellos paisajes, hab?a podido cambiar la conciencia de mas de un hombre, sobre todo el los antiguos abor?genes, de estas sagradas tierras, con estos pensamientos llegamos a la caba?a del Dr. Malcon Guille, un enorme canadiense de origen Franc?s, hab?a obtenido su titulo en la universidad de Qu?bec.
- que tal, Que tal. Nos saludo en un perfecto espa?ol.
- Toda esta listo para irnos, iremos en mi auto, agrego se?al?ndolo.
Por suerte tambi?n ten?amos una c?mara liviana y no tuvimos problemas en acomodarnos, en la camioneta todo terreno, de nuestro anfitri?n.
- Vera -dijo y pudo ver mi expresi?n de asombro- ?es usted mexicano?-
- Claro que no ?respond?- soy paname?o
- A claro, claro -se disculpo- vera yo estuve un tiempo en M?xico, y siempre que puedo me encanta, practicar el espa?ol.
- Of course- respond?.
Mire hacia atr?s y Parker yac?a, con el brazo sobre la c?mara, y con el otro devoraba un libro, incre?ble que aun camar?grafo le interesara tanto la lectura, en fin.
El resto del camino fueron ideas y conversaciones de Guille, sobre su estad?a en Teotihuacan, la selva Tahumara, inclusive estuvo unos d?as en Guatemala y El Salvador, por fin llegamos aun lugar donde la tracci?n de monta?a, ya no seria efectiva, los limites del bosque, bajamos y preparamos todo.
- Mr. Malcon le dije- comenzaremos a grabar ahora mismo.
- Excelent.
- Muy bien se?or malcon, quisiera usted contarnos los que sucedi? aqu?.
- Bueno -dijo- pertenezco a un grupo de personas, interesadas en el fen?meno ovni, pero no somos como esos grupos de fan?ticos, que buscan un contacto a toda costa, somos personas serias y nuestro trabajo tambi?n los es.
Nos detuvimos en un tronco aqu? la toma y el paisaje, eran los mejores, entonces prosigui?.
- Descubrimos que esta zona, era un sitio frecuente de avistamientos, desde tiempos inmemorables, inclusive una tribu de Siux llegaron hasta aqu?, esto es muy curioso llegaron desde el desierto del noroeste, hasta aqu?, ?puede usted creerlo?, ?desde Aidaho hasta el Yukon? deb?a ser algo realmente importante, para que una tribu entera se movilizara. Pues bien hace una semana, luego de un mes, observando luces y objetos discoidales, en el cielo, de los cuales tenemos las pertinentes pruebas- recalco- vimos un descenso unos 50 metros de donde estamos, se lo mostrare dijo.
Y parker tomo la handy cam, y se realizo la toma de tal forma, que Mr. Malcon describ?a cada movimiento que dio, pas? a paso.
Ten?amos el campamento aqu?, -se?alo los restos de una fogata- si ellos hab?an aterrizado era por 1-sab?an que est?bamos aqu?. 2- deb?an querer un contacto. Entre el grupo aquello nos hacia retumbar el coraz?n, decidimos entonces enviar a una persona, de entre un ingeniero aeroespacial, una actriz profesional, un maestro de filosof?a y un antrop?logo, decidieron enviarme a mi, ?Por qu?? Vera las creencias de nuestro circulo, sugieren que todas las antiguas culturas, tuvieron contacto con estos seres, desde los Toltecas, pasando por los Babilonios, inclusive los esquimales, citan ciertos avistamientos, en la caza de focas, como sea mi conocimiento de leguas antiguas, el Siux, el Navajo inclusive un poco de esquimal, en la emoci?n del momento, cre?mos que se comunicar?an, con la lengua natal, de esta regi?n, como sea, -Mr. Malcon se mostraba cada ves mas excitado- avance primero tras este ?rbol, -era un pino- luego hacia el arbusto, -abedul- en todo momento esta listo a bajar mi vista y esconderme, hasta que llegue aqu?...

El show fue todo un ?xito, el set principal fue decorado, con lozas azules, de un tipo de cer?mica especial, que daban hermosos destellos ante las c?maras, inclusive se cont? con la presencia del prestigioso Sixto Paz, al final las luces de los reflectores centellaban mientras Allan Michel, se desped?a de los invitados, y se mostraban las cuatro esculturas, especialmente talladas, una mezcla entre un t?tem y los Moronis de Pascua, pero antes de terminar la actriz profesional Cyndi Camm, dijo tener un a prueba final, esto sorprendi? a todos los presentes, los c?maras se acomodaron r?pidamente. El cabello de Dan O?shea el ingeniero, era de un rubio platinado y el de la voluptuosa actriz, era rojizo, ambos compuestos de miles de trenzas, procedieron a poner sus manos sobre el, y este poco a poco se ti?o al azul.
- esto fue algunas de las cosas que nos ense?aron. Dijo su melodiaza vos.
Era el gran finale.

Justo entonces record? aquella imagen, que describi? malcon, cuando llamo al resto del grupo, y todos pose?dos por un ?xtasis m?gico, danzaron y bailaron alrededor del fuego, justo en medio de un circulo de piedras, con rostros extra?os, en aquel bosque entre la frontera de Alaska y Canad?.




Era abril y la lluvia era un raudal de azules caracolas y sombras amarillas, que se apu?aban en mis manos, como r?moras a un barco pirata, y ahora atravesando el triangulo de las Bermudas, se conjuraban en mi, im?genes de enormes cabinas sub-acu?ticas de seres con tent?culos, venidos de mas all? de las pl?yades y las pesadillas. Apret? con fuerza el crucifijo, y mi Biblia forrada en cuero negro. No era la lluvia tan alegre como en Canad?, con sus sangrientos maples de miel, cerr? los ojos y record? las calles de Roma, sus obeliscos y los elefantes de Bernini, y como un buen Brandy me llevo del vaticano a tus labios, como planetas habitados por rosas y perros de garras feroces, disfrazados de mariposas y ah? estas otra vez, como polvo lunar azul, llorando centurias. Una gran cuerda se parti? del palo mayor, y callo aun costado de la cabina, en ese instante m? Biblia comenz? a arder y la lluvia se convirti? en sangre.

Antes de salir, tomo su cuchillo de oxidiana, y como le ordenaron, no hab?a comido nada, solo hab?a tomado su Yage, se interno en la selva desnudo, y con sigilo sigui? el r?o anaconda, que relumbraba como v?bora, se dirigi? al templo de la tar?ntula, con ofrendas de miel y pichones de lechuza, el chaman del templo tomo las ofrendas, y entro, mientras la tar?ntula esculpida en su cabeza, brillo con sus ojos de rub?es. El Yage hacia ratos corr?a por su sangre, pero ahora purificado, armado con su cuchillo y protegido con magia, sigui? con su ceremonia de iniciaci?n, de repente la selva se torno azul, ahora ve?a y o?a a cada animal con su visi?n ultravioleta, los insectos aparec?an verdes, las tar?ntulas rojas, las serpientes amarillas y por fin la mancha celeste que esperaba, un jaguar yac?a adelante aguard?ndolo, lo vio y le arrojo un piedra, la bestia encolerizada lo sigui? y el corri? bajo ra?ces gigantes como rascacielos, hasta una zona pantanosa, ah? midiendo distancias con sapos pardos, se abalanz? sobre la bestia y de un tajo le corto la garganta, la sangre tibia cayo sobre ?l, como una sustancia dorada, le arranco los colmillos y la piel y enterr? la carne en la selva, dio gracias a los dioses. Ahora seria un jaguar, silencioso y solitario. Al d?a siguiente se presento, ante el consejo de los caballeros jaguar, cubierto con su piel, ellos tomaron el vaso de jade y los trece caballeros, vertieron su sangre y se la ofrendaron al ?l para que la bebiera. As? danza-jaguar hab?a muerto, ahora se llamar?a sombra-jaguar, y sus ojos se volvieron violetas.

Subi? por la ladera rojiza, mientras el atardecer asomaba y sus tonos azules, como relucientes y cobrizos, monstruos de Guila, tenia el incienso de copal y el peyote macerado en miel, avanz? hasta la cumbre y prendi? la hoguera, y toda la noche bailo como, el gran ozo, como el puma y b?falo. Amanec?a y las monta?as despertaban sus escorpiones, puso los dos hongos bajo su boca e invoco al gran esp?ritu, el copal le incendiaba los pulmones, purific?ndole el alma, grito y vio como un ave parec?a desprenderse del sol, pero lo que nube-blanca no sabia, es que era la primera vez, que el f?nix llegaba Am?rica

Por tres meses, G?ill hab?a destilado palo de rosa de la selva amaz?nica, lavanda de Bangalore, y esencia del muerdago, tra?do de altares druidas, -pero- aun le faltaban elementos para su p?cima: mirra tra?da de Israel, unas gotas de jengibre y unas cuantas mandr?goras de Transilvania. Cuando las obtuvo, se retiro a su caba?a en el bosque, bajo al s?tano, donde el ruido de los cat?teres, los alambiques y los aceites arom?ticos, impregnaban todo, como aleteos de un pez volador. Reuni? todos los ingredientes y trazo el pentagrama, las invocaciones a V?tan, Osiris y de aquellas esencias lentamente, se formo una serpiente escarlata. La cual coloco sobre la cortadura -justo sobre el coraz?n- esta introdujo y la sirena, fue despertada, la m?sica de Orfeo ceso en el bosque, hab?a tra?do de la muerte a su adorada, ahora tendr?a para toda la vida, su perfume.

Extendi? su mano y giro el interruptor, el ventilador no encendi? y se dio cuenta que estaba desconectado. Entonces lo conecto y para su sorpresa, la sombra de su mano comenz? a desaparecer. Aquello le pareci? imposible, y luego de ponerse en frente del ventilador, vio como toda su sombra desaparec?a. Luego tomo la sombra de todos los objetos que tenia a su alcance, incienso, caracoles, flores, tazas, frascos y libros, todas las sombras se desintegraban, ante aquel m?gico ventilador. Al final vio hacia la esquina, y pudo ver todas las sombras, como cenizas amontonadas, las tomo y recogi? con sumo cuidado, y luego las dejo caer sobre le ventilador, ?a ver que suced?a?, todas las sombras volvieron a posarse, pero de distintos objetos, la sombra de un frasco era ahora la de un caracol, la de un libro era de la un incienso y su propia sombra un candelabro del siglo XVII.

La gira de la banda hab?a sido un ?xito. Adorar al se?or de las tinieblas, los pactos de sangre, las org?as y las invocaciones, les proporcionaron un importante puesto a nivel mundial, entre las bandas de black metal. Pero Fenrril, sabia que deb?a hacer algo mejor, algo que lo volviera inmortal. El concierto en Alemania en el condado de Exxces, era el sitio indicado. Una de las coristas Lady Morgana, era amiga de unas brujas Rumanas, que hab?a conocido al ingresar al Wicca, as? que no importando los medios, se dirigi? hacia la selva negra, donde consigui? un cincho de siete lenguas, con runas m?gicas al reverso. y en pleno concierto, mientras algunos disfrutaban drog?ndose, o teniendo sexo a la vista de todos, en el cambio de guitarras, llevaron el cintur?n a Fenrril, que despu?s de invocar al gran dios Pan, comenz? a trasformarse, en un enorme lobo negro, de ojos amarillos llameantes, que fue la delicia de todos, los vampiros en el concierto.

El gu?a nos promet?a ver, lugares nunca visitados por turistas, cerca de Chicen Itza, los Zenotes sagrados y las cuevas de sacrificios. Salimos del pueblo y acampamos a las orillas de la selva, nos acompa?aban varios ni?os y cargadores. Alrededor de la fogata escuche, todo tipo de cuentos, los demonios que habitaban las cuevas, los fantasmas de exploradores espa?oles, que se perdieron en la selva, de los tesoros Mayas y Aztecas, pero llamo mi especial atenci?n, el relato del lugar, hacia donde nos dirig?amos, era un territorio donde las mariposas eran gigantes, los p?jaros enormes y los cocodrilos min?sculos. Al d?a siguiente emprendimos la marcha, y llegamos a aquel lugar que en verdad, era muy antiguo, hab?a flores grand?simas y plantas carn?voras gigantes, que se alimentaban de ratas, serpientes o de cualquier animal. Ingresamos a la cueva donde las paredes chorreaban el jade y la amatista resplandec?a, con el calvario del tiempo, pero no vi ning?n animal gigante, fantasmas o monstruos, solo encontr? un caracol similar a un Nautilos, que introduje en una bolsa pl?stica, era de aspecto arcaico, pero me sorprendi? comprobar, que a?n ten?a a su hu?sped dentro, y que este asomaba una dura antena, era muy pesado. Alrededor de la fogata esa misma noche, mientras intercambiaba impresiones con Bowhl, decid? ver aquel caracol, y para mi sorpresa, el extra?o habitante por fin hab?a salido, y no pod?a creer lo que ve?a, un min?sculo venado azul yac?a asfixiado, dentro del caracol.


Jes?s Gabriel Alvarado Cordova ( El Salvador)

Tags: elsalvador, sueño, Toltecas, biblia, Canadá, Alaska, amazonica

Publicado por ChemaRubioV @ 20:14
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios