Viernes, 13 de julio de 2007
Des.

Sed,
sentimos sed
como ?ngel que se suicida
simplemente ausent?ndose del cielo,
con un sentimiento de sed
de desesperaci?n y falta de vino
para la cruda del d?a despu?s
de habitar el para?so.

Sed,
sed de demonio demolido
en la perdici?n del infierno
cuando a la semana le da derrame facial
de sed por carencia de pasi?n.

La sed es una llamada,
es una az?car de sudor agrio
con sol amargo en curso al poniente,
que va por las esquinas del barrio
contando mentiras de gitano,
vendiendo augurios de noveleros
y haciendo guerras con la suficiente sangre
que seque sin mancha de culpa.

La sed interna no es anhelo bebible
si es un vidrio importado
un vac?o roto en su patente
de agua mugiente
en el filo de la arena
que tiene sed de desierto alquilado,
invadido,
despojado.

Sed de luna que se deshidrata
y con amor se desvive
en la boca del que muere
como un subg?nero de la abundancia
en tierra prohibida.

Sed de un l?quido sin liquidar,
una se?al reconvencida,
una mucosa agrietada,
un cerebro de polvo bancario
con sensaci?n de tornado
con una lengua alrededor
que se pega en el hielo seco de la sed.


La sed procede de la sangre,
del sodio del volumen de las especies,
del cause seco de los astros muertos,
del sumo de la gota que no llega
al mineral caliente
ni reposa en el fr?o,
y es suficiente para venderla en tibio
con sequedad,
como un v?mito de azufre
de lo que no amamos
y sin embargo consumimos,
bebemos,
como aguanegra para la sed.

Sed de un c?sped en silla de ruedas
y una higuera con un profeta borracho
devor?ndole las cenizas
a los desesperados que mugen de pena
sin poder saltar el muro de la ignominia.

La sed
es la vida de las personas,
como algunas veces
una fuente prohibida,
ajena, visible s?lo para su due?o
que en fondo se reseca de sed,
detr?s del muro,
en la abundancia s?lida
de no tener sed.

La sed
suele ser para despu?s.

Candelario Reyes Garc?a
10-7-07

Tags: SED, SANGRE, BEBIBLE, HONDURAS, LUNA, AMOR, TIERRA

Publicado por ChemaRubioV @ 19:34
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios