Viernes, 24 de agosto de 2007
S? que pediste que no atac?ramos a nadie antes de m?s
noticias, pero no se trata de atacar a nadie ni de
esperar uno o dos a?os por las respuestas... por ello
comento tu carta a la secretar?a de cultura y
respetando tus deseos lo hago dirigiendome a ti... por
cierto, su mail tampoco fue una respuesta, adem?s, no
se trata de la ley sino de los planes y acciones de la
dependencia...
por lo menos eso entiendo de tus preguntas...

S?, por supuesto, que tu mail no esta dirigido a m?.
Pero, creyendo que pienso igual que muchas de las
personas comunes que habemos en el pa?s, expreso que
hab?a olvidado que en Honduras existe un secretario en
la secretar?a de cultura, artes y deportes (no s? al
fin cu?l es el nombre, pero, creo que se asigna un
ministro para ese lugar). Por cualquier mal entendido,
las may?sculas tambi?n se ganan.

Tu carta al ministro me hizo pensar lo siguiente: he
le?do muchos comentarios a trav?s de esta lista, unos
menos serenos que otros, mas todos con la profunda
preocupaci?n de que se emprendan acciones en torno a
las pol?ticas p?blicas relacionadas a cultura y arte.
Lo respetable de todas la opiniones es que, distinto a
lo que normalmente pasa cuando el trabajador del arte
habla de arte, los artistas no subrayaron su
magnificencia o profundidad intelectual, ni
despreciaron la secular ignorancia del HONDURE?O, dej?
de verse la ignorancia como algo contra lo que hay que
luchar y se vio como un efecto, por lo tanto, se
propusieron acciones para luchar contra las causas.

Recuerdo que hubo mucho inter?s por apoyar la
formulaci?n de una ley a trav?s de trabajos colectivos
convocados por dos escritores y alguien m?s (si mal no
recuerdo, m?s tarde que temprano se socializ? otra
propuesta que proven?a del sector gobierno; como en
todo, esto representa la paralela y por lo tanto
divisi?n), luego vino el l?o de que muchos no estaban
de acuerdo con los otros y se mezclaron los
desacuerdos tanto como las propuestas antes
mencionadas, hubo partes que gustaban, otras que no y?
?Genial!, el estado o sus representantes se vinculan y
te hacen pensar que te apoyan para consensuar algo y
en medio del desorden conceptual (entendiendo el
concepto como el principio del entendimiento) la tal
ley no progresa, luego, ir donde el presidente con
algo relacionado a la promoci?n del arte? que culmin?
en un evento que ahora se dice jam?s estuvo coordinado
con la secretar?a de cultura. ?Genial!, fuimos dos
veces y dos veces regresamos con las manos vac?as,
luego, el escribir o el decir que el presidente es
inculto, ignorante, que lo que quiere es un extra
espect?culo al estilo no s? qu?, que los funcionarios
de la secretar?a est?n enojados porque nada de lo
mencionado por la presidencial esta siendo coordinado
con ellos y la Directora de las Artes, indignada,
pensando en los compa?eros que la apoyan de buena fe y
la gente que arrastra, como le dice el se?or fasquelle,
a quien ella tiene en alta estima,desmiente todo lo
anterior. Y con tu mail, como con el de ella, algunos
recordamos que hab?a un ministro y no s? si hubo
intenci?n para que not?ramos su ausencia en los procesos
fallidos. Si fue as?, qu? astuto, sino,qu? bueno.

Ahora bien, jam?s, Hermes, jam?s, el estado de
Honduras o sus funcionarios pretendieron formular,
promover, consensuar, aceptar o apoyar una ley de
cultura, por lo menos, no una efectiva. No les
interesa, no asegura dinero para la gran empresa que
rige sus pol?ticas, sino inversi?n en los ciudadanos.
Esto es tan evidente que, en lugar de vincular a un
funcionario con autoridad como el ministro o su
segundo, de quienes se esperan l?neas, en lugar de eso
se asociaron al proceso y utilizaron funcionarios con
bastantes amigos o amigos de los funcionarios, estoy
seguro que bien intencionados, pero con poca capacidad
de decisi?n. Cierto que el ministro puede asignar
empleados para hacer su trabajo, pero los artistas que
no son sus empleados no merec?an menos que saber de
boca de ?l, el nivel de compromiso de la secretar?a
con lo que se estaba emprendiendo en beneficio del
arte y la cultura en el pa?s, recu?rdese aqu? que se
mezclaron leyes y funcionarios en esto, si no se
contaba con voluntad pol?tica, el proceso deb?a
continuar sin intromisi?n del estado por lo menos en
su primera etapa, para luego definir l?neas de acci?n
e incidir directamente en el congreso, que es donde
van iniciativas m?s concretas, no a la presidencial o
a la secretar?a.

Por cierto, disculpa si te lo digo, pero fue ingenuo
pensar que hablando con un presidente podr?a
promoverse algo sostenible en materia de arte y
cultura, o con un trasfondo que no fuera propagandista
(por esa misma raz?n te atendieron y no estuvo en
medio de esta gesti?n el ministro de cultura: la
cultura jam?s fue el objetivo de ellos).

En materia pol?tica, lo que el estado hizo es lo que
algunos llaman inmovilizaci?n (a los campesinos, por
ejemplo, los inmovilizan con lo que se conoce como
paternalismo o proyectos asistenciales, les llevan
gallinas y milpas en sacos para que tengan qu? comer y
no piensen en la organizaci?n en torno a sus derechos
o -lo que ser?a mejor- para que no piensen en m?todos
y posibilidades para contrarrestar la injusta
distribuci?n de la riqueza; la cooperaci?n conoce muy
bien este tipo de influencia, la estamos practicando y
la mejoramos en todo el pa?s despu?s del Mitch y es la
principal caracter?stica de la ERP -lo que algunos
confunden con un plan de desarrollo, siendo s?lo una
estrategia para mitigar efectos-, esto es un
inteligente mecanismo de opresi?n con el que todos
colaboramos, sin sangre, pero tambi?n sin justicia, lo
que ciertos grupos consideran y promueven como paz.
Parecido a lo que hacen cuando nos dan dinero para
hacer arte dentro de un marco creativo delimitado
por ellos, cuyos par?metros son propuestas para
contrarrestar efectos, pero no las causas, nunca las
causas, jam?s las causas porque eso modificar?a tu
obra en forma y fondo y dir?amos que tu obra nos
libera de esa influencia perversa; dentro del marco
promovido por ellos, jam?s comprenderemos el todo y te
har?n concentrarte en cuestiones tan especificas que
tardar?amos cien a?os en ver cambios; cosas tan
especificas, por ejemplo, como un concurso de arte
por cierto, qui?n esta encargado del concurso de
literatura de este espect?culo ?La presidencial?, qu?
bien, literatura oficial). Todo esto, compa?eros, es
una estrategia del dominante para generar movimientos
circulares entre las mayor?as, movimientos que hacen
pensar que hay un proceso (el proceso, en su acepci?n
m?s simple, es la acci?n de ir hacia adelante), pero
lo que el estado promueve no son acciones hacia
adelante, s?lo promueve el sentar a los que pueden
decidir con los que no pueden hacerlo y lograr
acuerdos que promuevan la paz, seg?n sus marcos y
conceptos, con lo que te regresan a casa con la
seguridad de que haces algo que no ir? contra sus
intereses (creo que a esto le llaman di?logo, o
concertaci?n). Cuando estos procesos no avanzan,
siendo concensuados, dejan en los participantes la
sensaci?n de fracaso e inmoviliza cualquier acci?n
posterior, leg?tima y mejor coordinada. Esto
desilusiona, compa?ero Reyes, y nos quita el impulso,
y nos hace desear no volver a vincularnos con procesos
similares, aunque nadie eval?a que los factores de
fracaso no estaban bajo nuestro control. Pi?nsalo, en
qu? momento el que domina te dio la posibilidad, la
autoridad, los recursos y el tiempo que mereces para
concluir con ?xito un proceso tan delicado e
importante como una pol?tica p?blica o una acci?n de
estado para promover el arte. Ni siquiera su valioso
tiempo proporcion? el secretario de cultura, ya que en
ese momento lo que s? se supo de ?l es que promov?a la
idea de omitir a Las Ruinas de Copan del patrimonio de
la humanidad para la construcci?n de un aeropuerto.

Es tan evidente esta inmovilizaci?n que, despu?s de
muchos meses, es la primera vez que alguien menciona
que en la secretar?a de cultura hay un ministro y es
la primera vez que reacciona de forma directa sobre
esto. En estos meses se ha despotricado contra la
incapacidad del presidente con relaci?n a la cultura y
las artes, pero, el presidente, por supuesto, tampoco
dijo que nos avoc?ramos al ministro, porque no se
trataba de arte o cultura, ni de ser culto o
ignorante, sino de desviarnos hacia la bodega donde
guardan las milpas en sacos para que nosotros mismos
se las llev?ramos a la gente.

Para los que s? lo recordaron, imagino que alguna
raz?n tuvieron para no mencionar que alguien faltaba
en este proceso la informaci?n solicitada en el marco de la ley de acceso a la informaci?n que citaste, no s?lo concierne
a tu persona y creo que nos interesa a todos, a los
que saben y a los que no sabemos leer ?O eres de los
que piensan que el arte y la cultura, la literatura y
lo que se escribe s?lo concierne y afecta a los
intelectuales y a los que saben leer? Sigue
escribiendo, Hermes, que esto es fundamental para el
ignorante y el analfabeta; y no te preocupes, que no
se trata de ser amigo de todos, ni de que te quieran o
te odien, esto no se trata de ser bueno o malo, ni
inteligente o tonto, ni de habladur?as de cafet?n,
esto es m?s grande, se trata de transformarnos en
individuos de convicciones, de esos que no se
inmovilizan por premios o reconocimientos de manos de
un pol?tico, coherentes del discurso a la obra. Si el
ministro no responde y te tiene sentado mucho tiempo
a su mesa de di?logos... hace poco se moviliz? a
cientos de personas en zancos, a ver si podemos lejos
del caf? ?con mojigangas y artesanos del interior del
pa?s?, a qu? hora y a d?nde hubi?semos iniciado por
esas tres preguntas antes de hablar de leyes o
concursos de arte.

PD: el problema no es la pobreza la pobreza es el
efecto el problema no es que exista o no exista una
ley, con las que tenemos ya podr?amos hacer bastante
cultura en este pa?s si se aplicasen.

con el respeto de siempre

MANUEL VILLA

Tags: ministro de culrura, carta, karla, culturalistas, AUSENTE, informe

Publicado por ChemaRubioV @ 12:58
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios