Jueves, 11 de octubre de 2007
Al despertar sola entre una multitud de amores
cuando la luz de la ma?ana sorprend?a
en el abrir de sus ojos extensos como la noche su dorado ayer
de ?l dormido sobre su iris y el sol de ?ste d?a
alzaba hasta el cielo desde su regazo la milagrosa virginidad fue tan antigua como los panes y los peces aunque el momento de un milagro es un relampaguear sin fin y los astilleros de las huellas de Galilea esconden una flota de palomas.
Las vibraciones del sol ya no codiciar?n m?s su almohada profunda como el mar d?nde un tiempo desposase sola
su coraz?n todo ojos y o?dos labios que cog?an la avalancha del esp?ritu de oro que ensortijaba su hueso mercurial con su corriente y que al pie de sus ventanas izaba su bagaje de oro
pues duerme un hombre donde cay? el fuego
y ella experimenta por su brazo ese otro sol
el celoso fluir de la sangre sin rival.




DYLAN THOMAS

Tags: Dylan Thomas, poemas, guiones, radio, britanico, virgen

Comentarios