Viernes, 16 de noviembre de 2007
Si una noche de invierno un viajero (fragmento)

" Apareciste por vez. primera ante el Lector en una librer?a, tomaste forma apart?ndote de una pared de estanter?as, como si la cantidad de los libros hiciera necesaria la presencia de una Lectora. Tu casa, al ser el lugar donde lees, puede decirnos cu?l es el lugar que los libros tienen en tu vida, si son una defensa que t? interpones para mantener alejado al mundo de fuera, un sue?o en el que te hundes como en una droga, o bien si son puentes que lanzas hacia el exterior hacia el mundo que te interesa tanto que quieres multiplicar y dilatar sus dimensiones.
(...)
Y, sin embarco, la visi?n de los libros de casa de Ludmilla te resulta tranquilizadora. La lectura es soledad. Ludmilla se te aparece protegida por las valvas del libro abierto corno una ostra en su concha. La sombra de otro hombre, probable, incluso segura, queda, si no borrada, relegada al margen. Se lee solo tambi?n cuando se es pareja. Pero entonces ?qu? est?s buscando, aqu?? ?Quisieras penetrar en su concha insinu?ndote en las p?ginas de los libros que est? leyendo? ?O bien la relaci?n entre Lector y Lectora sigue siendo la de dos conchas separadas, que se pueden comunicar s?lo a trav?s de parciales cotejos de dos experiencias exclusivas? "



El Poder de la Palabra
www.epdlp.com

Tags: si una, noche, de invierno, un viajero, italo calvino

Comentarios