Viernes, 14 de diciembre de 2007
El camarero indeseable retorna a la Ciudad de la Informaci?n que dejara el 31 de Diciembre del a?o 2000. Al igual que comenzaba un nuevo siglo, el iluso indeseado cre?a en su ingenuidad complaciente que su vida cumpl?a un ciclo para no olvidar y avanzaba en otro para hacer historia.


Los muros de hormig?n de la Ciudad de la Informaci?n, no son tan grises por dentro como lo siguen siendo por sus fachadas, esquinas, torreones y ventadas antidisturbios.


La imponente presencia de la mole de cemento, inventada sobre las aguas lagunosas de Cantarranas, cae de pronto en un vac?o, cuando el camarero indeseable, entra a la facultad y saluda vidas mientras recorre los pasillos olvidados por la salud cautiva de entonces. Agarra manos y despide brazos y mientras tanto recuerda al poeta que no quer?a trabajar m?s all? de sus versos inh?spitos y su mujeril ascendencia de estudiante.


El poeta divorciado de aquella vida, como un renacido Apollinaire sin alcohol ni poeta asesinado, fue separado de las noticias de la ciudad m?s informada el d?a que cambio de oficio. El camarero se vuelve m?s miserable cada vez que encuentra a su paso el reflejo -germen de aquel fumador empedernido que ?l llevaba a la ?nica facultad adosada a una cafeter?a. Y los pulmones le avisan de una nueva tragedia, no pises la cafeter?a (piensa el solito influenciado por la mala conciencia alveo-l?tica) sin antes taparte la nariz, no sea que te encuentres con un pitillo en los labios y arreando palabras con el l?tigo en al boca y escoltado por el poeta divorciado de las drogas.


Un camarero indeseable desfila en un palacio sin hotel, preguntando cada vez que aparece un fot?grafo, c?mara o periodista..., que tal Antonio (Herrera) que tal F?lix (Grande)

- ?No viene contigo Antonio Lucas?

A Vila Matas el huidizo escritor no le pregunta nada el d?a de la subasta pict?rica de Cristi?s, solo le ofrece una y otra vez sin ser rechazado casi nunca un cava sin estatut. D?a de Seminci; solo vino de la tierra del Duero y Rueda se ofrecen en el festejo. A otra loca de la Espa?a rebelde; Charo L?pez se la ve pidiendo un vino de su paisana pucela, junto a Rosa Maria Mateo que no piensa en el poema que hace tiempo le dedico el poeta divorciado a prop?sito de Otra Muerte en LacalleVasca .Vila Matas quiere un cava, pero el camarero indeseable le invita y abre una botella de un rico blanco de rueda. Acepta Vila, y el camarero le dice mientras tarda en descorchar el vino yo te le? el libro ese en que estabas enfermo de literatura, lo le? en el pa?s de los nipones y era propiedad de mi amigo Alberto Olmos. Finalista del premio Herralde cuando lo ganaron Los Salvajes e ind?mitos personajes del chileno desaparecido para la vida .Vila matas escucha como quien vuelve a o?r llover, le da las gracias con cierta calidez al indeseado camarero y tambi?n la espalda, acodado a la barra se queda para ver la funci?n del estreno cine-mato-gr?fico que tiene problemas de audici?n y no por la pesadez del alcalde de Vitoria, sino porque a un t?cnico o a su jefe , se les olvido enchufar los cables al micr?fono, ah? es cuando el catador de vinos m?s famoso de Espa?a( seg?n el) comenz? su discurso que ni al poeta le intereso imag?nense al camarero, cotilleando con las estrellas del firmamento palaciego.


Un poeta divorciado de la vida sin versos que contar y menos deseos de decir, anda suelto entre diputados aferrados a la pol?tica de su bander?a , y agolpados traga-caldos en busca de sorprender a estrellas apagadas de la carne. El poeta divorciado de los sue?os se mezcla con el humo empedernido de las peri?dicas cinco licenciadas que todos los a?os van al Palace Hotel a cubrir la Seminci y recordad la Web del viajero que dej? de conocer mundo para volver a la esclavitud de la rutina madrile?a www.chemarubio.com



Amigos de anta?o y estudiantes de la amistad siempre, ac? les dejo este breve fragmento del nuevo libro. Historias de tres solitarios sin calle propia: El camarero indeseable, el poeta divorciado y el fumador empedernido. Espero que le devoren despu?s de su pronta publicidad, y no pase como con el anterior Ultimas Noticias que a pesar de publicar todo lo que quise en cuanto a los estudiantes Letizia Ortiz, Alejandro Amenazar y otros desertores de la pluma... aun se puede comprar en la librer?a Fraguas de la Facultad de Ciencias de la Informaci?n.


Feliz putedad para todos los que toman la palabra del hombre en vano, y deseos de divertimento para la salvadore?a Alexandra Estupin?an por acercarme a las puertas de un nuevo ciclo, en donde me recuerdo alegre con todos vosotros all? donde vuestros huesos puedan ser contemplados sin mercader?a decembrina que pagar. Amen.


CHEMA RUBIO

Tags: facultad, ccinformacion, amenabar, letizia, vila matas, alberto olmos

Publicado por ChemaRubioV @ 18:59  | RELATO .
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios