Jueves, 27 de diciembre de 2007
Me enter? del robo de Bertolt, o de alguna editorial...,de primera mano , en Argentina.Hace casi una d?cada, por medio de una familia judio-porte?a, en la que sus abuelos eran Strauss de Ulhm , y Rosemberg de otro pueblecito alem?n que distaba solo 7 km de Ulhm.

En el a?o 2003, pase unos d?as en Ulhm v?a Stutgart.

Camine por campos nevados en busca del campo de concentraci?n donde estuvo el pastor protestante que salvo miles de vidas de gitanos, cat?licos, jud?os, y otros que no profesaban ninguna religi?n.

Cada d?a al levantarme y antes de ir a desayunar, iba a investigar con mis ya amigos del zentrum information der Ulhm
y lo encontr? por mi persistencia y porque una italiana se preocupo de mi obsesi?n.
Lo hab?an cambiado de nombre tantas veces, en los ?ltimos 70 a?os, que era dif?cil rastrearlo.

Me sub? a un autob?s que me dejaba en la universidad. Ni el conductor ni los j?venes estudiantes sab?an nada. Atraves? los campos nevados, preguntando a cuanto ser humano ve?a tras las ventanas de las casas aisladas. Llevar?a como unas tres horas de hast?o, e impotencia, con las botas caladas por la nieve, salvados del fr?o que arreciaba, por el antiguo abrigo de buen pa?o, y la boina, cuando despu?s de equivocarme varias veces decid? ir campo a trav?s, y casi sin darme cuenta all? estaba frente a mis ojos.

Pero no encontr? el retrato de Martin Niemoeller, ni tampoco sus versos sobre las alambradas, de aquel campo de concentraci?n que ni siquiera los vecinos nuevos conocen, y los m?s viejos no tiene porque retener en su forzada memoria.

Tags: ULHM, Martin Niemoeller, bertolt brest, versos, alambrada, judios

Publicado por ChemaRubioV @ 17:48  | RELATO .
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios