Martes, 01 de enero de 2008
Recuerdo de los Tres de Madrid,
y la iguana de Villa Linda.


Una mujer con ropas solo vistas,
por cin?filos, saludaba y desaparec?a entre paredes.

La iguana se mimetizaba entre muebles, en un juego de acertijos y misterios que el pobre Pascal Abaj se callaba.
En aquel restaurante llamado El Establo todo era posible.

No solo era un comedor escondido en reforma.


Era el lugar donde todo atril sobra
y el libro es una ilusi?n.

Lo mismo llegaba un publicista a decorar la entrada del cerebro con la iron?a cultivada, que un roquero provocaba sombras detr?s de su carcajada.

Un indio dejaba que las manos amigas tocaran las cinco puntas de su estrella, a la vez que un doctor prescrib?a narraciones viejas sacadas de su coraz?n aun inocente.
cara de ni?o asist?a con los ojos m?s abiertos, y se sab?a todos los nombres.

El notario moderaba cada aplauso bendec?a cada reuni?n y firmaba cada hoja que no estuviera manchada por nada.
Cronolog?a de cada vez sin fin de semana en medio.

Tags: GUATEMALA, ATITLAN, AKABAL, REFORMA, LIVINSTONG, ESCRITORES

Publicado por ChemaRubioV @ 18:36  | RELATO .
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios