Jueves, 03 de enero de 2008
La lluvia arreciaba por momentos.

El aguardiente, los puros y la piedra sagrada
Esperaban, que tres blancos y un maya, se arrodillaran ante la figura de Pascual Abaj dicen que dejara a su muerte.

La ceremonia acab?
como un canto en nubes voladas
y de repente Sali? el sol.

Todos los d?as

eran uno solo.

Nada era imposible

y todo estaba por llegar.



Momostenango tan cerca como siempre
los mundos de Pariente en internet
los Max guatemaltecos abren Atl?nticos Caballos,
y Nacho novela lo que no dice tambien escribe .

Tags: relato, akabal, max, guatemala, pascual abaj, imposible

Publicado por ChemaRubioV @ 12:05  | RELATO .
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios