Viernes, 11 de enero de 2008
Seg?n uno de los bi?grafos de Jos? Trinidad Caba?as Fiallos, el Doctor JOSE REINA VALENZUELA, un d?a de la Pascua de Navidad de 1870, corri? la noticia de que el General estaba grave y medio Comayagua se moviliz? para indagar la verdad. El viejo Soldado estaba en angustiosa lucha con la muerte. Desde principios de diciembre hab?a dejado su finca a orillas del R?o Selguapa, traslad?ndose a la capital porque los aires fr?os reavivaban el reumatismo y le afectaban profundamente su salud, y su m?dico el Dr. Jes?s Benda?a fue de parecer porque buscara reposo, someti?ndose al r?gimen que habr?a de indicarle. La antigua casona en que convalec?a el H?roe era una colmena: entraba y sal?a gente de todas las condiciones sociales; hubo junta de m?dicos: se llam? a Don R?mulo Colindres, al Dr. Pedro Francisco de La Rocha que era Ministro del Gabinete y al Lic. Don Manuel Fern?ndez; los amigos velaron al enfermo largas noches para acompa?ar tambi?n a Do?a Petronila, su amante y abnegada esposa, en aquellos momentos de angustia y hasta el Gobierno se interes? por la salud de aquel ilustre enfermo. Pero la ciencia m?dica, que no estaba tan avanzada en nuestro medio, fue impotente para vencer una Neumon?a doble y una oclusi?n intestinal complicada seg?n reza el dictamen de los facultativos. El 8 de enero de 1871, las campanas de la imponente catedral, anunciaban con sus dobles melanc?licos, que El Soldado Ilustre de la Patria, el General Jos? Trinidad Caba?as Fiallos, acababa de morir. Aprovecho para destacar que la casa del duelo perteneci? una parte, al Lic. Serapio Hern?ndez Castellanos (del port?n principal para el Norte, en donde hoy se encuentra el Restaurante Villa Real) y la otra que comprend?a la esquina, a Don Jes?s Padilla, que hoy es propiedad del Instituto Hondure?o de Antropolog?a e Historia, al haberla adquirido por compra a NENA MARIA SALGADO PADILLA, RAM?N PADILLA y ALEYDA FONSECA L?PEZ, herederos de don Jes?s Padilla. La restauraci?n de dicha casa ser? iniciada este 8 de enero de 2008. Se?ala Reina Valenzuela que las exequias fueron solemnes, presididas por el Vicario General y el alto Clero, con asistencia del se?or Presidente de la Rep?blica Capit?n General Jos? Mar?a Medina, altos funcionarios, sociedad y pueblo; un piquete de tropa y la Banda Marcial formaron el cortejo y nadie se apart? del s?quito hasta llegar al templo de San Sebasti?n. En el atrio de la Iglesia de la Merced, fue colocado el ata?d en un catafalco; se rez? un responso y EL LICENCIADO DON MANUEL COLINDRES PRONUNCI? UNA ORACI?N A NOMBRE DEL PODER EJECU-TIVO. El Cortejo prosigui? entre marchas y solozos y al bajar a la tumba, tres descargas de fusiler?a y varios ca?onazos, dieron la se?al de que el General Jos? Trinidad Caba?as Fiallos se hab?a incorporado a la madre tierra. El Presidente Jos? Mar?a Medina, que le hab?a adversado en el campo de batalla, fue el primero en honrar su figura pr?cer, emitiendo un Decreto en el que le llama Benem?rito y Soldado Ilustre de la Patria, ordenado las exequias y el Requiem con todo el aparato correspondiente a tan distinguido Ciudadano, haciendo llegar a Comayagua la fuerza estacionada en La Paz, para que unida con la que se halla en esta plaza, haga al cad?ver los honores de ordenanza, y mandando que los gastos fuesen pagados por el Estado. La prensa centroamericana se refiri? al doloroso suceso con respeto, enalteciendo las virtudes de Caba?as.

Por Lic. Miguel C?lix Suazo,
[email protected]
Comit? Pro Restauraci?n Casa en que muri? Caba?as
Vice Presidente del Instituto Moraz?nico
Secretario General de la Fundaci?n Moraz?nica

Tags: honduras, general, cabañas, reina, capital, biografos

Publicado por ChemaRubioV @ 20:52
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios