Domingo, 13 de enero de 2008
Y ?ngel Gonz?lez no lo sabe.

?ngel ha visto tres veces a Dios en su vida,
pero ninguna de las veces se crey?.

Los camareros eran sus c?mplices:
-Termine usted su copa, Se?or ?ngel,
que nosotros le esperamos.
Y el poeta segu?a la conversaci?n
en la esquina del bar donde menos molestara.

Una vez, vi los ojos del Maestro
bajando en una delirante tarde
por el deslizante tobog?n que formaban
dos pechos de mujer en brasas:
y aun estar? busc?ndolos.

En la Residencia de Estudiantes
su tos omnipotente no dejaba
a la boca expresarse con las palabras del tiempo,
un escalofr?o recorri? los cuerpos,
unos vasitos de vino curaron al enfermo
que pudo olvidarse de sus a?os
y dar voz a su ?ltima lectura.

Un hombre al salir de los aseos,
con una boina salvadore?a
se encontr? con el Poeta
y su boina negra.
-Hola. Solo quer?a saludarlo.
Y entregarle este librito.
Que si tiene ocasi?n de leer,
alg?n poema le recordar?
A La Nava y su amigo J.G.de Biedma.

Entre sus manos qued?

"Amor Entre-Guerras Devuelto"
y yo me llev? aquella voz serena,
sus ojos siempre de este mundo
y el calor de su mano amiga
en la palma de un camarero.


Chema Rubio V.

Tags: angel gonzalez, jaime gil de biedma, madrid, oviedo, poesia, residenciaestudiantes

Publicado por ChemaRubioV @ 12:33  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios