Martes, 15 de enero de 2008
Fue integrante de la Generaci?n del 50 espa?ola La Jornada El connotado poeta, ensayista y catedr?tico espa?ol ?ngel Gonz?lez falleci? anoche a la edad de 82 a?os en Madrid, a consecuencia de problemas respiratorios y despu?s de haber sido internado en un hospital el pasado jueves, inform? a La Jornada la familia Taibo, amiga del autor. Nacido en Oviedo, en septiembre de 1925, ?ngel Gonz?lez Mu?iz su nombre completo era miembro de la Real Academia Espa?ola y en su palmar?s se encuentran dos de los premios literarios m?s importantes que se confieren en lengua castellana: el Pr?ncipe de Asturias y el Reina Sof?a de Poes?a Iberoamericana, en 1985 y 1996, de forma respectiva. Integrante de la Generaci?n del 50, la suya es una poes?a llena de contrastes y discurre entre lo ef?mero y lo eterno, caracter?sticas que llevan al lector a divagar y so?ar en los temas del amor y la vida. Tambi?n ejerci? la escritura de tipo social, en la cual se pueden advertir como ejes tem?ticas la solidaridad y la libertad, al igual que en sus colegas generacionales, entre ellos Jos? Agust?n Goytisolo, Carlos Barral y Jos? Caballero Bonald. Desde principios de la d?cada de los a?os 70 el vate altern? su residencia entre Espa?a y Estados Unidos, pa?s donde se desempe?? como catedr?tico en la Universidad de Alburquerque hasta 1993, a?o en que se jubil?. Dentro de su obra po?tica destacan ?spero mundo (1956), Grado elemental (1962), A todo amor (1988), la antolog?a Lecciones de cosas y otros poemas (1998) y Oto?o y otras luces (2001).

A continuaci?n transcribimos uno de sus poemas.

A mano amada

A mano amada,
cuando la noche impone su costumbre de insomnio
y convierte cada minuto
en el aniversario de todos los sucesos de una vida;
all?, en la esquina m?s negra del desamparo,
donde el nunca y el ayer trazan su cruz de sombras,
los recuerdos me asaltan.
Unos empu?an tu mirada verde,
otros apoyan en mi espalda
el alma blanca de un lejano sue?o,
y con voz inaudible,
con implacables labios silenciosos,
?el olvido o la vida!,
me reclaman.
Reconozco los rostros.
No hurto el cuerpo.
Cierro los ojos para ver
y siento que me apu?alan fr?a,
justamente,con ese hierro viejo: la memoria.

[email protected] en nombre de [email protected]



http://www.rebelion.org/noticia.php?id=61776

Tags: poesia, generacion del 50, diario, lajornada, muerte, ironia, eeuu

Publicado por ChemaRubioV @ 13:18  | ARTICULO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios