Jueves, 14 de febrero de 2008

Muere la historiadora e intelectual hondureña Leticia de Oyuela

Por Allan McDonald.

Díganle que yo me
quede en el parque.


El mundo de antes era de piedras pardas, de cartelones destartalados
en un abandonado cine del tecnicolor, y la vida agonizaba en dulce
espera en la que cabían todas nuestras ilusiones recién descubiertas.


De niño, cuando cruzaba los muros de la escuela, me metía
furtivamente a la tanda de las tres de la tarde en la luneta del cine
Clamer. Cuando raudamente salía desorbitado me iba a comprar minutas al parquecito Finlay, y a esperar solitario la llegada de mi papá. Siempre nos mirábamos allí, por esas malditas condiciones del amor cuando se acaba, y los hijos quedamos en los mares de la duda
naufragando entre las islas de los brazos partidos de de nuestros
padres solitarios.

Cada tarde lo esperé allí para verlo al menos 15 minutos, pero un
jueves no llegó a la cita; Entonces me fui despacito a dar medias
vueltas mientras llegaba, y por azar me crucé por el frente de una
casa de enredaderas verdes y tristes que caminaban como los marines
camuflados que no dejaron de “visitarnos” en los 80s, por las paredes
altas de ese caserón tan raro que de solo verla me daba nostalgia. Me
acerqué a la ventana para ver si había fantasmas, y allí estaban unos
estantes enormes como con mil libros, repletos de cosas extrañas a
mis ojos de 9 años. Allí estaban también colgadas muchas pinturas, y
esa fue como una visión inédita del primer museo Pictórico e
histórico con que me encontré mi vida.

Cada tarde para ponerle un motivo a mis curiosidades, esperaba a mi
papa que nunca más llegaba a las citas, para cruzarme y leer de paso
los títulos de los libros por la ventana, y tener la suerte de
encontrar una historieta ilustrada. Esto se repitió por mucho tiempo
hasta que un día esa doña guapa abrió esa puerta barroca y me dijo:

-Pasà, ya días te miro leer de lejos.

Y pasé y me senté tímidamente con los piecitos colgando en esa silla
de maderas historiadas. Ella puso en mis piernas el tomo del libro
Teoría de la Literatura de Tzvetan Todorov. Y lo leí sin entender mas
nada, y cada tarde pasaba por allí, y no sé porque llegué a olvidar
las tareas y el cine, y cada vez que podía entraba o desde la ventana
miraba los libros.

A mí lo que me gusta es dibujar -le decía

y ella sonreía con sus ojitos tristes y me replicaba de golpe: -
Primero lea muchachito.

Y así poco a poco fueron borrándose mis escapadas temerarias hasta
que me fue ganando el olvido, y un día cualquiera e intrascendente en
mis horas me marché de Tegucigalpa, y me crucé palmo a palmo este
paisito, en busca de mi propio destino, y nunca mas volví a ver el
porte singular de esa señora guapa de rostro adusto y de mirada gris
a lo Greta Garbo, y con el cigarrillo de boquilla de plata muriéndose
entre sus dedos como las tardes crepusculares de este mundo.

Esa mujer escribía con la frente en alto, y con la maquina Olivetti
encabritada en su manos como una estampida de caballitos metálicos
que galopaban en el carrusel trágico de una página en blanco.

A ambos nos unió el destino maldito que en este bendita vida más se
ocupa de separar, y coincidimos en las páginas de Diario el Heraldo,
ella con sus letras del pasado perdido y yo con mis dibujos del
presente por redimir. Nunca le dije que yo era el niño que se asomaba
a su ventana con los cuadernitos rotos, y la mochila destartalada de
miedos, con los ojos de vidrio por mi miopía y con la boca de
alambres por temor a que se quejara de las trampas de la memoria. Yo que andaba huyendo de los adultos y que solo aspiraba a tener
libertad para vivir mi vida arrebatada a los dulces encantos de las
familias, me perdía en esa ventana de madera mirando a la señora
guapa leyendo y escribiendo con su tés de hierbas verdes memorables.
Nunca se quitó de esa silla en toda mi infancia y parte de mi
adolescencia, pero el tiempo desbarata todo y la silla de madera se
volvió de metal, y su cabello castaño se volvió blanco, y su vida
rebelde se volvió apacible, y sus manos de cabalgadura española se
volvieron ramitas de olivo, y a toda ella se le venía encima el
viento imbécil de los años, pero jamás perdió la mirada fugaz, los
ojos lindos a lo Greta Garbo y esa sonrisa de esperanza que siempre
regalaba, eso ella jamás lo perdió, ni en sus horas terribles, esas
torpes horas de la historia que tiene este país.

Dicen que se llamaba Leticia Silva de Oyuela, yo no lo sé, ni
siquiera me importa, para mi es y será siendo la señora del
parquecito, la de la casa de enredaderas literarias, la que daba te,
y por eso no fui a sus funerales, porque ella merecía estar sola con
su “doña Lety” en su epitafio, como pasó en la vida, porque eso era,
una mujer sola tal como escribía, aunque estuvieran sus familiares,
sus amigas, su esposo, sus hijos, para mí era una mujer sola y
merecía no molestarla en último momento,

Además ella escribía para los que estaban afuera, no para los velones
que ganaron de su ingenuidad generosa uno que otro premiecito
histórico o el honor ficticio de tratar con camaradería a Doña Lety
para ser aceptados en los cafés literarios y para robarse una que
otra idea de esa casa encantada por las letras y el arte. Fue por eso
que no fui a los funerales, porque allí estaban los políticos siempre
en busca de votos y de prestigios, los intelectuales bonitos que
calzan con sus falsas elegías las ceremoniales pompas fúnebres como
los nuevos burgueses que enterraban a una señora que representó la
memoria de la espantosa Colonia Española. Con la Muerte de esta
señora el país quedó con amnesia, se fue la memoria viva y con ella
se quemó La biblioteca nacional mientras los bomberitos literarios
apagaban el fuego con sus lágrimas hipócritas, por eso no fui a verla
en su última narración con el fin, pero si la ven por allí de nuevo,
díganle que yo me quede en el parque.



A Yadira


http://www.rebelion.org/noticia.php?id=62876


Tags: HISTORIADORA, INTELECTUAL, ESPAÑOLA, HONDURAS, MACDONALD, HERALDO

Publicado por ChemaRubioV @ 19:13  | ARTICULO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios