Viernes, 22 de febrero de 2008




FIGURA ROMÁNTICA

Poeta romántico que nos dejó un admirable mensaje lírico de esencias humanas, Eminescu se halla entre los primeros poetas europeos en cuya obra se entrevé  (al igual que en la de Wagner o Nietzsche) el sello de la filosofía de Schopenhauer.

Otros aspectos de su poesía, destacan a Eminescu, como un poeta que supera el romanticismo, convirtiéndose en uno de los exponentes más notables de la segunda mitad del siglo XIX. 

Es sabido que los románticos se trasladaban a un espacio deliberadamente ideal, que bien podía ser el mito (como en Hölderlin), bien el sueño (Novalis), bien la fantasía utópica (Shelley) o bien la aventura espiritual (Byron) o por el contrario, la armonía interior (Lamartine). Baudelaire quebranta este espacio de sensibilidades típicas del romanticismo con su modernidad, seguido por los simbolistas.

Mihai Eminescu cultiva un estilo de lúcida tensión post-romántica  entre lo real  y lo ideal e invierte la relación hombre-cosmos. El ser humano es en sí mismo naturaleza infinita, lo cual supone una contribución novedosa no sólo para el registro de motivos de la visión romántica, sino para lo fabuloso de todos los tiempos. Desde el punto de vista de las metamorfosis míticas, el hombre deja de convertirse en elemento natural para que éste se transforme en ser humano. La idea romántica de superioridad representada por el genio solitario, no se concreta en figura antropomórfica, sino espectral.

Así pues, Eminescu inaugura una de las modalidades de objetivación del romanticismo preparando el paso hacia una nueva ubicación cosmográfica de la lírica moderna.

Hyperión, el poema central de la obra eminesciana, extenso no sólo por sus 94 estrofas, sino por la complejidad de su estructura, proyecta a su héroe fuera del mundo de los mortales, escapándose al control del destino y la muerte, en un espacio inmóvil y eterno, donde el elemento reinante es la idea, el espíritu. Su condición inmortal es insoportable para Hyperión recordándonos al poeta que arde en un humano e irresistible deseo artístico. Hyperión es el genio romántico, inquieto y solitario, que necesita amplitud cósmica.

Atraído por la mundanal vida de aquellos a quienes es permitido el amor y la felicidad (tan ilusorios por otro lado), Hyperión decide abandonar su divinidad por una bella joven y vive un sueño  terrestre del cual será finalmente arrancado para regresar a su eternidad gélida y triste anunciando con perfección de oráculo:

Hyperion (estrofa 94)

En el estrecho círculo viviendo
La suerte os es navío
Más en mi mundo yo me siento
Tan inmortal y frío.

El Hyperión de Eminescu, considerado por muchos críticos más profundo en significados metafísicos que el de Hölderlin o Keats, tiene una musicalidad sencilla que junto con los valores filosóficos y humanos que lo atraviesan consigue una estética perfecta. La desnudez esencial de su verbo, que logra expresar los más diversos estados psíquicos, demuestra la madurez de la obra eminesciana que se eleva del espíritu rumano hacia la poesía universal.


Tags: rumania, poesia, biografia, romantico, wagner, nietche

Comentarios