Lunes, 02 de junio de 2008
Ricardo Álvarez apoya el “Hoy no circula”

Roberto Quesada

"El que manda debe oír aunque sean las más duras verdades y, después
de oídas, debe aprovecharse de ellas para corregir los males que
produzcan los errores". — Simón Bolívar.

La semana pasada murió mi abuela, y esta señora sí que circuló por
Honduras. Circuló en todos los sentidos, porque tuvo cantidad de
hijas e hijos, por supuesto, como en todas las familias, unos más
hijos que otros. Allí existen nobles e in (nobles), humildes y
humanos, inhumanos y soberbios, unos blanquitos de cabello lacio,
otros medios chinos, y no podían faltar los prietíos musoquitos. Así
que Menalia Bardales, alias Mela, mi abuela, murió en santa paz
puesto que lo hizo realizada, con nietos y bisnietos.

Murió a los 98 años, mal contados ya que por sencilla vanidad no
dejaba de quitarse unos cuantos cuando la oportunidad se lo permitía.
Recuerdo que mi abuela circulaba porque mi madre nos contaba: Mela se
fue de Olanchito a San José, de Nerones al Olvido, de Isletas a no sé
dónde, eso sí, casi siempre lo hacía a pie. A pie o bien en un tren
hasta un desvío, en bus o como fuera, pero si hay algo que me
recuerda a mi abuela son los desvíos: ese es el lugar en donde sólo
existe la posibilidad de caminar para llegar al destino o la suerte
de que pase alguien y le dé al caminante un aventón. Es probable que
mi abuela haya durado tanto y padecido muy poco de achaques por esa
costumbre suya de caminar y caminar.

Seguramente estos últimos años de mi abuela fueron aburridos al
enterarse de que existen quienes, dentro de nuestra misma familia
incluso, innecesariamente usan carros para todo. Hay quienes viviendo
en una misma casa, visitan un mismo lugar y se van en carros
diferentes, muchas veces, y ésta no es sólo cosa de adolescentes, es
para ir a exhibir el carro. Hay quienes, sin duda, brillan por el
carro que conducen, nada más.

Caminaba por la Quinta Avenida de Manhattan con el recién laureado
periodista Francisco Mejía, alias Shico, de pronto él me dice:
“Caminá despacio, vas corriendo”. Claro, todo fue de manera
inconsciente, en realidad no teníamos prisa. Shico se detiene y
observamos el tropel de gente que a toda velocidad más que caminar
corría en una y otra dirección y me dice: “No sé por qué aquí la
gente camina a esa velocidad… Si los entrevistáramos sin lugar a
dudas que la mayoría contestaría que no sabe para dónde va mucho
menos con tanta prisa”. Esta misma propuesta de Shico podríamos
hacerla en Honduras, pero a quienes andan en carro, y el resultado
sería similar: Muchas y muchos no andan sino haciendo nada. Desde
luego, se trata de la vida privada de cada quien y atentar contra
ello es ir contra la democracia, pero puede hablarse de ello para
crear conciencia de que nos rehusamos a actuar como una colectividad
para el desarrollo de nuestro país y preferimos el individualismo y
que cada quien rece por su santo…

Hay quienes aducen estar contra el “Hoy no circula” por la falta de
seguridad y el riesgo de andar a pie, pero olvidan que muchas veces
el riesgo es andar en auto pues desgraciadamente ha habido muchas
muertes que el móvil no es sino el robo del auto. El asunto está en
tomar conciencia y darse cuenta de que no sólo en Honduras está el
problema del alza del precio del combustible sino que es a nivel
mundial. Los hondureños que hemos sido y somos en gran medida super
dependientes de los Estados Unidos, que adoramos a Miami y sobre la
faz de la tierra no hay nada mejor que Disneylandia, pues debemos en
esta ocasión seguir el modelo, o patrón, que nos gusta seguir: y en
este caso es los Estados Unidos, que no está ajeno al problema del
precio del crudo.

En la publicación especializada mexicana El Economista (27/05/2008),
se destaca lo siguiente: “El uso del automóvil en Estados Unidos cayó
a sus niveles más bajos en marzo pasado, es decir 17,710 millones de
kilómetros menos, ante las constantes alzas en el precio de las
gasolinas en este país, informó la Administración Federal de
Carreteras. Según la dependencia, adscrita al Departamento de
Transporte, los estadounidenses condujeron en marzo pasado 11,000
millones de millas (17,710 millones de kilómetros) menos en
comparación al mismo periodo del año anterior. Ante la actual
situación, los estadounidenses están utilizando cada vez más el
transporte público para trasladarse a sus empleos”.

Para quienes huyen a la lectura, que no es su culpa sino la de sus
padres por no haberles inculcado el hábito, y para quienes prefieren
Europa en vez de Miami, deberían de buscar la forma de informarse a
través de noticieros internacionales radiales o televisivos, de los
serios problemas que se están produciendo en el mundo por la carestía
del petróleo y las medidas urgentes que están buscando muchos países.
Para el caso en Inglaterra los camioneros se congregaron en Londres,
cerrando una ruta principal de autobuses y provocando caos en las
carreteras. Mientras que en Bulgaria más de 100 camioneros se
apostaron el viernes en una avenida de la capital, Sofía, en una
nueva protesta en demanda por recortes impositivos y ayuda del
gobierno para capear los altos costos de los combustibles. En Italia
los pescadores italianos lanzarían pronto una huelga en el Adriático.
Y en España los pescadores no navegarán por 10 días y algunos
amenazaron con bloquear puertos si el gobierno no toma medidas
respecto a las importaciones y los subsidios a los combustibles.

En Honduras el gobierno trató de que la medida del “Hoy no circula”
entrara en vigor el pasado 7 de abril, para economizar combustible y
de alguna manera desprenderse o amortiguar el subsidio que está
asfixiando a la gran mayoría de la población. Ante ello hubo muchas
reacciones y una de ellas fue la del Comisionado de Derechos Humanos,
Dr. Ramón Custodio, quien, según El Heraldo de Tegucigalpa, dijo: “No
he oído que se eduque al público en hacer un mejor uso del automóvil,
es decir, yo tengo espacio para tres o cuatro personas más y podría
movilizar a esas personas y otro día podría movilizarme con esas
otras personas e intercambiar facilidades de transporte, en otras
palabras, aquí queremos ponernos de moda a veces con tonterías”.

Discrepo completamente con lo expresado por el Dr. Custodio, pues no
sólo en Honduras sino en el mundo entero “educar” a las poblaciones
tal como él lo propone nos llevaría dos mil años antes de Cristo y
dos mil después, eso es como intentar revivir la utopía. Este tipo de
“educación” resulta pero frente a la necesidad, y la necesidad se
crea al emitir y aprobar las leyes y hacerlas cumplir. No tardado
habrá que implementar en Honduras la ley contra el tabaquismo, no
fumar en lugares públicos y protesta habrá por parte de los
fumadores, pero el sacrificio de la minoría fumadora va en favor de
la salud de la mayoría no fumadora, sucede lo mismo con el “Hoy no
circula”, esta minoría que maneja sacrificará un día en pro de esa
gran mayoría hondureña que ya no sueña—en el caso de que
hipotéticamente pudiese hacerlo— con comprar auto porque desde ya
sabe que sería para tenerlo estacionado ante el alza del combustible.

Aplicar el Hoy no circula, como efecto dominó, activaría lo planteado
por el Dr. Custodio, y nos llevaría a poner de moda lo del buen
vecino, pues la necesidad colectiva, por alguna razón inexplicable,
vuelve a los seres humanos ciegamente solidarios. Si alguien duda,
que recuerde cómo actuó la población entera frente a la catástrofe
del Mitch.

La idiotez partidista en Honduras tiene gran culpa, gran
responsabilidad, del atraso y la carencia en nuestro país. He hablado
con amigos nacionalistas y liberales de la urgente necesidad de que
se planteen, de que sean autocríticos y creen conciencia en sí mismos
de que viven en un pantano histórico al continuar con ese radicalismo
de que un partido torpedea lo que pretende hacer el otro (y me
refiero a cosas positivas) y jamás les importa las consecuencias que
ello pueda tener para el país entero, siempre y cuando sea
serrucharle el piso al adversario político. Qué pasó contigo Valle
¡Por qué Morazán tus hijos salieron analfabetas!

Por supuesto, es importante que exista oposición, pero genuina, que
detenga cualquier cosa que atente contra el pueblo, pero,
sinceramente, en Honduras no es así, casi nunca se piensa en el
pueblo ni en el proyecto de país sino que unos cuantos vividores, que
de paso se las llevan de inteligentes, mueven cuerdas o dejan que se
las muevan, y es así como Honduras solamente circula en el círculo
vicioso que ampara y adula a una minoría que se cree dueña del país y
trata al resto de la población ni más ni menos como servidumbre
esclava que debe comer de las migas que a ellos se les caen y en el
patio trasero de la mansión.

Cuando el pasado 7 de abril trató de implementarse la ley del “Hoy no
circula” intenté comunicarme con mi amigo, el alcalde de Tegucigalpa,
Ricardo Alvarez, para hablar con él acerca de la manifestación que
pretendía hacer en contra de esta ley, para decirle que estaba errado
en ese llamado que estaba haciendo a la desobediencia civil. Sé que
es un hombre preparado e inteligente, pero, al parecer, se estaba
dejando llevar por un enfrentamiento político y utilizando la
circunstancia del “Hoy no circula” manipulándola para otro tipo de
reclamos, a los que, sin duda, como ciudadano y alcalde tiene
derecho.

Desafortunadamente no pude comunicarme con Ricardo, eso sí, tuve la
oportunidad de saludar a su mamá. Era simplemente para pedirle como
ciudadano, como intelectual, como escritor, que respaldara esa medida
que no es sino por los intereses del país entero. Es casi seguro,
conociendo bien mis hondureños/as, que alguien dirá que respaldo la
medida porque trabajo con el gobierno, no, no es por eso, de todas
maneras nunca he tenido un puesto de relevancia y siempre he estado
mal pagado tanto por liberales como por nacionalistas, así que sólo
puede ser por una convicción patriótica, de que estoy a favor de las
cosas que son buenas por Honduras, las haga quien las haga.

Solamente quería decirle eso: Ricardo Alvarez, por favor, apoya el
“Hoy no circula”. Es probable que en el título del presente me falte
una coma y por eso suene como que estoy afirmando de que el alcalde
apoya el “Hoy no circula”. Y no, no se trata de eso sino de que todos
somos humanos, con derecho a equivocarnos y a corregirnos, con
derecho a reflexionar y a cambiar de posturas si la meditación nos
lleva a convencernos de que estábamos equivocados. Es esa mi
condición humana de este momento, tengo duda dónde iría la coma en el
titular, por eso he preferido guardarla para cuando esté seguro dónde
va… Ya sabemos, ¡errar es de humanos, corregir es de hondureños!

Nueva York, NY 2 Junio 2008.

[email protected]

 

Tags: alcalde, tegucigalpa, simon bolibar, quesada, nobles, humanos

Publicado por ChemaRubioV @ 22:09
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios