Jueves, 26 de junio de 2008
El día 26 de junio de 2008 6:28, alejandro mujica-olea <[email protected]> escribió:

HISTORIA DEL POEMA "MI PRESIDENTE"

 

El Presidente Doctor Salvador Allende Gossens, una persona de reconocida integridad en la escena política Chilena.  Ministro de Salud del gobierno de Pedro Aguirre Cerda en 1938, Diputado y Senador durante los años 1940 al 1952.  Allende participa, por primera vez, en la campaña a Presidente en la elección de 1952.  Él postula de nuevo para el cargo de Presidente en 1958, y 1964.  Allende perdió en la última elección por una estrecha cantidad de 35.000 votos de un total de 1.3 millón de personas votantes.

En 1970 después de 30 años de luchas, el primer gobierno de izquierda es eligió libremente en la historia del mundo.  La Unidad Popular, es una mezcla de Partidos Socialista, Marxista, Independiente, Cristianos etc., con su fin es abrir el camino hacia "Un Socialismo a la Chilena" en los marcos legales de la Constitución Chilena.  EL compañero Salvador Allende Gossens, gana la Presidencia de Chile con 36.3 ciento de los votos o 1,070.334 votos del pueblo.  Un total de 39.175 votos más que Alessandri.

 

 

MI PRESIDENTE

 

 

A Salvador Allende Gossens

 

 

Salvador, hombre hecho y derecho,

abundante, múltiple e inquieto,

hábil en el diálogo con su mente clara,

justo, lleno de vigor, de mirada satisfecha

con aire vibrante de infinita bondad,

de ancho pecho y alma bien puesta.

 

Allende, tu admirable sabiduría

más blanca que las nieves,

o los caracoles del mar.

Pensador excepcional

viviste y moriste con mucha fama,

de alma es querida, adoptada con gran pasión.

 

 

Gossens viniste a cumplir con su voto

lo que tenías prometido.

Tu intento fue poner en la República

leyes para derribar a los soberbios.

Levantar a los humildes, oprimidos y abatidos,

por las garras de los imperios.

 

Salvador, profeta y caudillo,

en la misión sublime,

vencedor del hambre,

un medio litro

de leche para todos

los hijos del pueblo.

 

Allende, con afán duro, el campesino

en el campo con vigor y amor,

de la madre tierra toma la espiga,

y de ella el dorado grano

se convierte, en una harina morena,

pan para la patria mía.

 

El divino gobierno de Salvador

es admirado por el mundo entero.

En Santiago el pueblo, brincando como cabra

en las calles, gritan contentos.

"El que no salta es momio."

¡Oh maravillosos días de celebraciones!

 

Allende, tus fabulosas ideas levantan

con grandeza y majestad,

las riquezas de nuestra nación.

A las mujeres del campamento,

al campesino de la tierra y del bosque,

a la obrera textil, al obrero de la construcción.

 

 

 

 

 

 

Gossens tú les abres las puertas del

Palacio Presidencial a todos los chilenos.

Salvador, lo que nace de tu alma

es aquella melodía contra el oído.

Esa transformación

de amor para su República y su pueblo.

 

Allende no ha muerto.

Tu has resucitado en nosotros.

En nuestras almas de poetas,

crearemos los cantos del pueblo,

de nuestra tierra llamada Chile.

Donde se acaba el mundo.

 

 

 

De:  Alejandro Mujica Olea



Tags: SALVADOR, allende, america, izquierda, muerto, conbatiente

Publicado por ChemaRubioV @ 19:56  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios