Martes, 01 de julio de 2008

 
Divina 
 

Bolivia, es mágica, bella, grande, dispersa, diversa y su gente es
maravillosa, con capacidad de ser solidaria, entregada y amiga, esa
fue la experiencia que viví, tanto en Santa Cruz, La Paz, Tarija,
Potosí, Sucre y Cochabamba. Sin embargo, la presencia de los
invasores extranjeros desde la colonia hasta nuestros días, se han
repartido y acaparado su riqueza, la única que no han socavado es su
riqueza cultural.

Cuando vivía allí, observé expresiones de desprecio a los cochas, por
parte de los cambas, me preferían a mi como emigrante por blanca y
“culta”, que a sus propios/as nacionales por su piel de bronce,
observaba como los descendientes de los INCAS, a quienes admiraba
desde que mi maestra Gladis Lozano, me enseñara en secundaria esa
cultura, vivían asustados y segregados a los barrios de menos
desarrollo, pensé que era solo en Santa Cruz, por que sus pueblos
originarios son guaraní y chiquitanos, sin embargo cuando visité las
capitanías del Alto y Bajo Izozo, también miré en su ojos ese miedo
que produce el rechazo.

He puesto atención al proceso Boliviano, porque para mí en un juego
de ajedrez, por lo complejo que es el país, Bolivia sin Santa Cruz,
ya no sería Bolivia y viceversa. Los cruceños/as orgullosas de su
linaje, de sus riquezas y sus excentricidades, como ser si la novia
del carnaval cruceño, lucio el vestido más caro del mundo, esta
región como dicen todos los analista, hasta los de izquierda, es la
más rica de Bolivia, porque tiene gas, las mejores tierras para la
producción, grandes plantaciones de algodón y soja, etc. Son bienes
tangibles, pero las regiones de la Paz, Oruro y Potosí, las que
fueron ricas en minerales los que fueron explotados por los europeos
y norteamericanos, también tienen una gran riqueza intangible, la
cultural, que ha resistido tantos siglos, mientras que la riqueza
natural de los departamentos de la media luna, no resistirá tanto se
agotará, y los cruceños con la propuesta de sus líderes (gobernador y
comités cívicos), al pasar de los tiempos se quedarán sin las
riquezas que tanto presumen, y lo que quedará son unos cuantos
millonarios que se irán a vivir a Europa o a Estados Unidos, como lo
hizo Simón Patiño el rey del estaño y Sánchez de Losada que solamente
regresaba a Bolivia para ser Presidente de la República.

Ahora, Bolivia está al borde de la balcanización, con una oligarquía
blanca y racista muy activa, apoyada por el embajador de EEUU, Philip
Goldberg. Todavía Evo Morales tiene el apoyo de los movimientos
sociales, en particular, indígena y cocalero, a raíz de la “guerra
del agua” y “del gas”. Los protagonistas sociales, especialmente la
Central obrera boliviana (COB) no se detienen, a la hora de señalar
ciertos límites del gobierno, bien sea en relación con la Asamblea
Constituyente o sobre la actitud gubernamental conciliadora con la
derecha y los independentistas de Santa Cruz.

Por supuesto, desde Honduras, toda nuestra solidaridad con Morales y
el proceso democrático boliviano. Pero para los bolivianos, la
cuestión se refiere más a hacer una elección entre apoyarse en los
movimientos sociales para avanzar o buscar negociaciones con la
derecha, moderando la dinámica económica y social. En este contexto,
la relación de fuerza internacional es esencial para comprobar cuáles
son los márgenes reales de maniobra de un país como Bolivia, al que
siento y amo.

Tags: divina, alva, magica, bolivia, balcanes, potosi, la paz

Publicado por ChemaRubioV @ 21:15  | ARTICULO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios