Mi?rcoles, 02 de julio de 2008

De Carlos Garrido Chalén

Premio Nacional de Poesía

"Cuando el fruto sea perfecto, y pasada

la flor se maduren los frutos, podará con

podaderas las ramitas, y cortará y quitará

las ramas" (Isaías 18Avergonzado

 

Cuando pasada la flor maduraron los cerezos

en la viña del vino rojo

confidencié con el viento,

y me encargaron de lo Alto cubrirla de celosías

con farolas encendidas por el celo de la brisa.

 

Guardé la fruta temprana y canté a los cabrahigos

y en batalla conspiraron los cardos y las termitas.

 

Hicieron alianza inútil debajo de las pezuñas

y cerrojo en las corolas

y azafrán entre los tules.

Y en el cinto de mi tronco y el perfil de mi cintura

las hijas del canto fueron

amadas por mis esquirlas.

 

Yo no quería decirle

a nadie lo que es el tiempo.

 

Yo guardaba vino rojo en las pipas del silencio.

 

Y era carmesí la rosa

y el color de los misterios.

 

De rubí, tinto, escarlata,

el horizonte del eco.

 

Caducó la flor y siempre, maduraron los cerezos

y el que añade alas al viento

le puso llamas al fuego.

 

Y fueron como manadas que suben al lavadero

las cabras y las ovejas trasquiladas del destierro.





Tags: bolivia, isaias, salmos, premio nacional, poesia, chalen

Publicado por ChemaRubioV @ 20:07  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios