Lunes, 07 de julio de 2008

 



Los viernes regresan desde el recuerdo.
Algún álbum de fotos mece el viento.
La glicina titubea en la pérgola
y salpica el amarillo del patio viejo
-acucia raspones el cielo-

Elevo mi mano, recupero el aliento,
un son diáfano surge
-allí siempre son viernes los encuentros-
Hubo uno de rosas y azahares,
alguno de orquídeas y silencios.
Quién sabe cuántos más
-en el zaguán- hubo de lamentos.

Esta soy madreselva despierta
-flor ajada de tiempos-
con camino de adoquines por delante
y manojos de sueños.

 

Elisabet Cincotta

de Dos tonos para una cordillera/ Ed. Primeros Pasos. Chile/2007

 

 

__._,_.___

Tags: mano, sueños, vienes, encuentros, fotos, cordillera

Publicado por ChemaRubioV @ 18:43  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios