Mi?rcoles, 09 de julio de 2008
A dama tan jovial imprescindible y generosa debo rendirle culto, con respeto. Le har? una estancia con tapiz de rosas ella al centro, dibujada entre arabescos. Es hermana, compa?era omnipresente (puede, tambi?n, ser despreciable e insidiosa) es un prodigio, es infalible, es la fuente, es bendici?n en los labios si la honras. Y cuando el hombre, su amo, tantas veces la envuelve en suciedad, convierte en daga para lanzarla con maldad al que desprecie, volver? a ?l, para cobrar su paga. Cuando es noble, con br?os primigenios sabe empinarse a las m?ximas alturas y pervive por todos los milenios dando a los siglos su regia galanura. (Es la dulce soberana que un d?a se expresar? con santidad ante el sosiego. Nos secar? esa l?grima escondida y si hay rencor, apagar? ese fuego). Si es alegre, embellece a los mortales. Hay quienes viajan am?ndola en silencio. Es escudo de luz, de hombres cabales y una antorcha apagada para el necio. Los sabios, al usarla, le erigen monumentos, para el audaz, en la lucha es su bandera. Ella suele ser la puerta del tormento, en los ni?os, sabe a miel por verdadera. Regio atav?o le otorga realeza. Un bien mayor no conoce el hombre, puede serle blanda v?a a la grandeza y el cu?o de oro para honrar su nombre. Cuando oportuna salga de tus labios procura se santifique al pronunciarla. Que no sea arma fatal de odios ni agravios ?Ella, tan regia y noble dama: La palabra!.. Autora: PALMIRA BURGOS

Tags: labios, mortales, dulce, nombre, santificada, lagrima

Publicado por ChemaRubioV @ 18:33  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios