Viernes, 18 de julio de 2008

 


Tiene un libro editado cada año, en un lugar remoto, en una lengua mayoritaria, o, impronunciable un premio nuevo. Presume de su origen, y contra los vientos ondea su larga cabellera: orgullo en sangre de su Pueblo Maya- Quiché, entona himnos onomatopéyicos como cantara el pájaro Quezchal, en las ruinas selváticas del Petén.Nunca le pregunté, si algún día, se soñó laureado con el insigne premio Nobel que algunos Maestros tienen la fortuna de acariciar. Y si lo hubiese interrogado, quizás, me hubiese encontrado de repente, con una estruendosa carcajada, aunque después me encontraría con una frase similar a ésta: Otros sin merecerlo lo amaron más, de lo que yo lo quiero.
En su memoria libre, vuelan cuerpos de doble ala sobre los horizontes, y a su casa le llegó un PAJARO DE ORO en brazos de periodistas.Sentó cátedra en la Sorbona, que le abrió las puertas de Paris, y se quedo a solas con Baudelaire entre cruces y mármoles que apenas la débil luna en la oscuridad era capaz de señalar poco antes del primer adiós a Francia.Un poeta hace su camino. Extiende sus brazos, y recoge el aire nocturno que aluna sus ojos.Entonces, el hombre, sobre las montañas de su pueblo, imagina que sobrevuela Suiza.Que enamora una vida, y se enamora de por vida.
¿Quién es Blaise Cedrans? Yo solo he visto un premio que se nombra en cada portada, de cada libro, en cada bibliografía que memorizar, Blaise Cedrans se siente.Cada tierra tiene su olor, y cada piel tiene su brisa. Del poeta de quien hablo, me importa el verso humano, el vallejiano mirar, el dolor por el otro hueso.Vueltas y vueltas dio el cuerpo antes de aterrizar en la Casa de América por primera vez. Aun resuenan sus cantos en el virgen corazón. Le concedieron el Casa de América y por un momento algunos algunos envidiosos llegaron a pensar en que había tocado techo, habla tocado lo más alto. Pero él solo estaba contento, como quien obtiene algo, por el mucho trabajo del pasado y se concentro enseguida en el día después, que para eso tiene familia y lo demás es trabajo y aviones. Aunque a veces, creo sentir en su lugar, que se reía del mundo, o, se le hundían los hombros ante la responsabilidad de la historia.
A nosotros los indios/ nos han hecho famosos/ el odio de los imbéciles.Tres versos perdidos en el fangoso mar de los recuerdos. Poema que es toda una teoría: Orgullo y razón de los pueblos a quienes se les robó todo durante siglos, incluso su derecho a la vida, se les negó las ganas de vivir.Los homenajes llegan a veces, cuando los ojos se han acabado para ver a la gloria que han llegado en el mundo. Otros tuvieron la suerte y lo disfrutaron .Cada homenaje tiene su hora, y si la persona no lo tiene tampoco importa por sí mismo.
Hoy celebramos el homenaje a Guatemala a través de la figura del poeta Humberto Ak´abal. Entre los mayas Gran Jaguar, y un grande entre los más grandes de la América de habla hispana; Eduardo Galeano, Mario Monteforte Toledo, Mario Benedetti, Carlos Sotomayor, Gabriel García Márquez; todos ellos, y algunos otros han escrito sobre este poeta inconmensurable que es capaz de hacer gritar a una piedra donde todo TIENE HABLA. El acto que hoy presentamos sus amigos en España, solo es una huella más en el camino de Humberto Ak¨abal hacia el nobel, y sobre todo unos minutos para hacer de la palabra amistad viaje de nervio a nervio abrazado siempre.

Madrid 13 -6 -2008. Fundación Alianza Hispánica

FOTO: Chema Rubio V. [España], poeta del mundo:

Tags: humberto akabal, nobel, premio, guatemala, españa

Publicado por ChemaRubioV @ 19:23  | ARTICULO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios