Martes, 22 de julio de 2008

 

 

La brevedad



 



 

 

del amor certificado en el calendario de los testigos,

nos abrió la amistosa prolongación de nuestras vidas separadas.

Aquel tiempo que nos fue y no se acaba,

testimonia a nuestro favor.

Fueron las hojas que hicimos con nuestros dedos,

cartas que cuelgan bajo la copa del árbol de los fragmentos.

A veces unas palabras en un papel cuarteado, es cartografía escrita

por los dedos en la otra mano inspirados.


www.chemarubio.com


Tags: AMOR, dedos, cuelgan, fragmentos, palabras, mano, inspirados

Publicado por ChemaRubioV @ 20:00  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios