Jueves, 24 de julio de 2008

 

                                 (Jueves 30 de Octubre- 2002. F. C. C. Información )

 

 

Alumno1-Teniendo en cuenta

la muerte de Dios. (Según Nietzche)

¿Que opina del papel que debe jugar el científico  en las  guerras?

 

Respuesta del  semiólogo como si vistiera los ropajes

en representación  del Estado.

-Los pacifistas no tienen  ni idea de ciencia.

Siempre están con la  misma... pregunti-ta,

en contra de las guerras, pero ellos no hacen nada por evitarlas.

 

 El  poeta piensa : Yo no soy pacifista

pero me gustaría ser un hombre de Paz.

Mi hambre por la Naturaleza,

y la vida  del Ser,  no tiene limites.

(Escribe en sus cuartillas dobladas como si recordara). 

 Un  Resinero que compartió  su  tiempo  y  su  agua,

“Habló   conmigo   como   con  Dios”:

- Cuida el pino, si lo cortas antes de su  hora,

no servirá nada  más, que para calentar la casa durante poco.

Si lo cuidas como es debido,  a cambio te regalara su  resina.

Podrás negociar la recogida de su vientre,  y  los  perfumes

de su  vida llevaran las mujeres  y  los hombres,

aunque nunca se pregunten  nada más,

que por el precio , y  por aquellos

 que lo llevaron en sus cuerpos de mentira.    

Después de  hablar con el  pino durante  años,

pensaras  en  su inutilidad , en echarlo al fuego,

 pero con  la duda de  tu  parte  ganareis los dos.

Porque aprendiste la profundidad de sus raíces, 

y  aún aguantara otros días antes de morir por si mismo.

Ya siempre lo  necesitaras para que respire la memoria del  fuego.

                     II

Recuerdo que me viene  y me  lleva

al  tiempo prohibido  del  pecado,

por la inocencia del juego  santificado.

Escondidos  en los  trigos

dos cuerpos           rodando entre besos             hacían una Cama Oculta al Mundo.

Una manta cubre las agujas secas.

Los besos cubriendo labios.

Un ejército de pinos   encubre los cuerpos amándose.

Ellos  se  van  dejando entre  vientres.

Lejos               del ojo que censura,

apartados         de la envidia y de su  manifiesto                                       lejos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

C   o    r      r     e     r    de los besos que  r

                                                                      u  

                                                                          e

                                                                             d

                                                                                a

                                                                                    n       de boca a  labio  en cuello.

 

 

Labio y  lengua entregados,

desaparecen: en el beso que les lleva al sueño.

El amor amanece con la misma luz que  sentencia:

ojo que no mira las horas, lluvia de placer que cubre los cuerpos.

 

                             III      

 

Poeta. Es cierto, debemos cuidar de nuestros dioses.

Al Rey puedes llamarlo Sol y a la luna Madre.

A  tu  mujer Divina y a tus hijos... ¡Vida Mía!

Pero ni el Rey es mi Sol, ni la Luna madre, salvo de noche.

 Ni es la mujer Divina, excepto  las veces que lo es,

y ha Ti, no creo que  te importen  demasiado  mis privacidades.

Ciudadano-No entiendo que me quieres decir.

 

Poeta-Quien  no atiende los signos naturales,

no tiene porque confiar más en las palabras.


www.chemarubio.com




Tags: paolofabri, fcc informacion, dios, nietzche, naturaleza, mujeres

Publicado por ChemaRubioV @ 19:07  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios