Domingo, 27 de julio de 2008

 

Acaba el año como comenzó, con la muerte rondando mis alrededores.

Un  5 de Enero a las 23:45h en la londinense Oxford Street vi venir a la muerte y en una fracción de segundo desvié el destino de la tarde. Los ojos vieron el peligro, e instintivo el cuerpo con un golpe de voluntad experimentada en las acciones límite (alguna

enseñanza le debo al año que pasé en la Compañía de Operaciones Especiales 103) se apartó algunos cm. del frente del  autobús de doble piso .Al chocar, en el encontronazo,  se aceleró mi ascensión (me encontraba en el principio del salto)y  me hizo subir un par de metros y ser despedido 6 metros al menos y aterrizar de bruces contra la acera negra llena de bultos errantes en la noche llena de Neones y Navidad Dipsómana. La Muerte me buscó como regalo de Reyes .Pudiera ser que llevara demasiados años viviendo en la  no creencia - ni recuerdo la última vez- en los premios con fecha ni en los regalos del calendario hipotecado por las Finanzas del Sistema.

 

Justo una semana después murió Restituto Rubio Rubio, cuando el coche que conducía se hallaba parado en un cruce de carreteras y esperaba a que la luz de paso se le abriera. Esperaba la señal de que nadie venía por donde su vehículo debía doblar. Pero era  la tragedia quien sin esperar le llegue conductor de un camión se le llevó por delante.

Es demasiada la intensidad con que vivimos juntos la infancia-adolescencia-madurez, como para hacer salir de buenas a primeras la vida...ahora...aquí. Es demasiado pronto.

Guardo su último abrazo, que nos alegró los cuerpos separados por entonces, y abrió nuestras almas al fuego de la sangre más querida, y menos por nada ni por nadie jamás:

renunciamos a la sangre que tanto vivimos en Navas de Oro y sus pinares.    

 

 Otro Viernes al cumplirse quince días del milagro londinense (del que Raúl Pariente Berenguer puede dar fe) Miguel Palazuelos sufrió su último  accidente en una carretera española. Volvía de Mozotes, donde vivió con su madre y un hermano en su larga transición a la independencia. Desde los trece años a los treinta y tres .Cuando  se instala en Sevilla la Nueva Madrid es un polvorín musical y aunque a veces se deja llevar, por mí solo accede al aire del Nueva Visión. Conoció al jefe de los rocanroleros, conocido por el sobrenombre de Johnny. Estuvieron  sentados juntos durante la celebración de  mi boda.                                           Ella se volvió a casar. Mi Lulita no quiere. A Carmen la deseo lo mejor. De  mi novia solo quiero volver a tener la oportunidad del. Hechizo y el vivir del boomerang sin aterrizaje.

Rieron mucho juntos aquel día. Por eso no le importó a un clásico asiduo en  discoteca de barrio o sala de fiesta del centro, ver de cerca algo de lo que se cocía a finales de los 70(la Movida y la Noche Auténtica de  Madrid)

 

Miguel a pesar de su desapego físico al pueblo alcarreño que le vio nacer, nunca lo abandona y lo visita de vez en vez. Allí perdió a su padre muy pronto. En aquella fecha trágica y con la venta del CABALLO BLANCO fue creciendo en su memoria  LA LEYENDA. Miguel representa en estas páginas: 24 años de Universidad Complutense y muchas vivencias en Castilla la Mancha –Sevilla (Tres horas tardamos en el bólido que no voy a publicitar, en  el Abril de la EXPO) Segovia y Madrid.

 

                                                     I

 

 

 

Haré una fiesta en mi  casa me dijiste en tu Último Emilio.

Fueron las ÙLTIMAS NOTICIAS  de tu amor.

Antes te pedí que pintaras .Que pintaras hasta que el mejor color volviese a ti. Que pintaras las camisetas o remeras como se dice en argentino. Antes te pedí que pintaras las camisas blancas que nunca me pongo ya. Que practicaras sobre  la tela como te vi fascinado en aquel atardecer en la Punta del Diablo Uruguayo. Te pedí que pintaras hasta que el más puro color volviese a tu lado para que a mi vuelta desde el otro lado del mar,  poder saber de primera mano el color que vuelve del revés la ausencia y la distancia.

-Haré una fiesta en mi casa me escribiste en tu último correo.        

Fueron las ÙLTIMAS NOTICIAS de tu Amor.

Antes te pedí que me grabases un par de cintas con las canciones que marcaron tu vida mejor. Y que te llegases a la librería de PAIDOS donde  me habían regalado un libro: “Suicidas”  escrito por la buena pluma que inmortalizó Rosaura a las Diez.

-Haré una fiesta en casa. Fueron las ÚLTIMAS NOTICIAS de tu Amor.

Han pasado los días y con el billete de vuelta y sin ningún motivo presiento que te pierdo. Y es solo  por los pequeños  detalles. Aquellos que llevan a elevar puentes sobre la marítima distancia. Sí, esto lo sé desde antes de conocerte Lulaila, por eso no puedo reprocharte nada ahora que tanto sé. Que quien como yo se entrega absolutamente en las grandes pasiones aunque estas deriven en grandes desgracias como no puede ser de otro modo, sabe que será difícil perder el amor, pues ante EL: rinde siempre su existencia.

Pero que nadie nunca negarle podrá; la fuerza que da la historiografía del propio amor.                                                                                                                                        

Tampoco te llegó a la lengua pregúntarme cómo me había ido en la entrega de premios.

 Pero lo escribo para sacármelo de encima. No, no fui derrotado por un poema mejor. Ni  más puro ni con un ritmo más trepidante ni menos, ni una música más de acuerdo a la pureza de ese arte que algunos llaman literatura. No, tampoco me quejo por ello. Siempre  supe quien componía parte del jurado y quien apostaba por mí siempre fueron ajenos a la dirección del grupo del que soy cofundador. Paradojas de la vida. Claro  que se podrá decir que soy descuidado y rebelde siempre con /en  mi obra. Descuidado como lo soy en / con mi vida. Pero nunca descuido un ápice el  nimio detalle que tiene que ver contigo. Y si no existe lo invento. Porque te creè cuando no existías y tu nombre era otro también. Seguramente en algún minuto de la quincena , pasò como fugaz cometa sin cola  el día previsto en que me jugaba tanto para nada.”Una placa que se compra donde las venden al por mayor” como creí haber oído a una amiga ,que decìa en un lapsus que  asì se expresaba en tono de queja Leopoldo de Luis.(Miento. Fue antes , cuando solo se premiaba con un diploma.)Amigo de los fallecidos Indio Juan y Pepe Hierro. Quizás en algún instante inconcreto que ya nunca recordaràs ( solo se recuerda lo repetido traumatico, o que nos viene por sorpresa: aquello que la memoria nos repite de continuo) me viste con mis papeles emborronados de tinta azul caminar hacia una  casa de poesía con anhelante curiosidad. Pero te fue  imposible capturar esos segundos. No era muy importante para ti. Lo comprendo. Por eso no debo preguntarte en qué demonios pensabas cuando economizabas las letras de tus correos y me abandonabas a la soledad de los náufragos en la ciudad abarrotada de

Fútiles Naviedades Costumbristas.

 

Madrid 23-12-2002

cheamrubiov
www.chemarubio.com



Tags: DIARIO, ULTIMASNOTICIAS, oxford street, coe 103, pepehierro, johnny

Publicado por ChemaRubioV @ 13:18  | DIARIO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios