Domingo, 27 de julio de 2008

He salido afuera. A fumar un Nicotino-Alquitranado. He oído mientras fumaba en las calles invernales ;la música de la cíngara menor de edad. Pero que tremenda pasión la que se expande al acariciar los teclados, con “El Himno a la Alegría” en todo lo alto y ” Para Elisa” rayando la noche las melancolías de los rostros que pasan .No, no le he dado ninguna moneda. Tiene negros los cabellos y lacios. Media melena de largo. La cara delgada y cuello de cisne. No, no hablo de Lulita, aunque se parece tanto... quizás es el ansia que me asfixia con su visión transcendente. Pero... no, la futura pianista, si consigue sobrevivir al frío de Madrid, no tiene aun la edad para firmar por sì misma. Cuando toca y de una canción a otra pasa sin tregua, se nota, se presiente, me golpea la certeza de que solo una parte mínima se halla  en la música de la calle Fuencarral. La tristeza, ¡que digo tristeza! Detrás de una Soberana Inhibición Vsisual Esconde su Vida. Y cuando por un casual levanta la cabeza y mira, la expresión del rostro de cera casi , ni siquiera da indicios de posibles misterios amargos. A mi  tales casos me confunden  y pienso solo  en la  palabra Melancolía a punto del despertar.       

Vuelvo a ti, mi Pequeña  Lulita( engañosa siempre la edad y los kilos de quien los lleva)BuenaVentura .A lamentarme una hora màs de tu alejamiento mental hacia mi.

¿ Leíste acaso la novela de Oswaldo Bayer , aquella que me regalaste por mi ùltimo cumpleaños , y de la que tan bien parado salí de su hipnótica lectura contraria a todo lo atorrante ?.Te dije:- gracias por regalarme algo que se lee tan fácil sin perder nunca la profundidad. Me identifiqué plenamente con su modo de narrar y con los perfiles de los personajes, Minou, era joven-argentina-judía de ascendencia alemana y  quería ser artista, todo como Tú. Rainer, apasionado por Bach y Shuman(ya sé  no se escribe así. Capullo déjame en paz. Olvídame lector-diccionarial) cincuentón, cargado de  sabia erudición y europeo (todo más o menos como yo, excepto por lo de erudito) ¿La leerás cuando yo me encuentre allá, a tu lado?  Bueno no importa que no lo hayas leído. Tampoco va a durar más nuestro amor por ello, ¿o sí? He oído una música increíble. Procedía de unos dedos largos y ágiles como vuelo de gavilán. Mientras esperaba a entrar y enfrentarme con el ordenador que se quedará con mis ojos. Después de cenar ( mal-cenar) mientras oía la divina casi celestial nota musical coda, que me transmitía mi amiga la cíngara (supongo que de Centro-Europa, pero quien sabe, igual es más española que yo) me dejé llevar por los mejores recuerdos al mirar las luces a lo largo de la calle; en ellos también apareciste tú. Supongo que hoy habrás llegado a Pinamar. Allá donde se fueron antes tus padres. Allá donde te espera la fiesta-cumple-años de Gabi. Bueno pásalo lo mejor que puedas mi amor. Yo trabajo para nada. Si acaso para que al fin vea la publicación de este mortal libro de parte de un poeta maldito (que no  dicen todos: Antonio Lucas , Tomás Díaz-Lola Sánchez-Víctor Redondo, y otros piensan: Humberto Ak’abal, Vanessa Montfort, Pavel Gruscó, Natacha Vanjalen, Pedro Shimose ,Aurora Luque, Alberto Olmos, Dulce Chacón, Jaime Blanch, José Sacristán . O no. Quièn sabe)

 

 

A la hora de revisar este texto me encuentro con el nombre de
Maria del Dulce Nombre :  
 DULCE CHACON


chemarubiov
www.chemarubio.com 


Tags: oswaldo Bayer, judia, nazi, cine, libro, rainer, minou

Publicado por ChemaRubioV @ 14:25  | DIARIO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios