Domingo, 27 de julio de 2008
 

La amenaza latente de los otros, Beatriz,
me hizo imaginarte arrebatada. Ida,
tragada en nueve cielos móviles
de Maya, y dije: «¡Te he pedido,
finalmente, para siempre!»

Te hundíste en el Empíreo inmóvil
donde ya no se puede codiciarte.

«Esta es la fiera impura; no te engañes.
Que no creas que te amo si te amo.
No me codicies más, házme libre.
Voy a estar en tus voces, no en tus egos.
No vivo en las selvas del capricho.
Vivo en la sustancia de tus necesidades».

6-12-78 / «Heideggerianas» / 6







Tags: te he pedido, para siempre, fiera, codicies, capricho, necesidades, amo

Publicado por ChemaRubioV @ 17:54  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios