Viernes, 01 de agosto de 2008

Hay una tumba que visito y no es la mía. Los pies saben de sus huellas.

Los pies saben de su futuro. Saben los pies, y mientras se calzan, un aroma

penetra y cubre la nariz interior. Los ojos se quedan bajo el árbol de los auxilios, delgadez de granado, con las maduras granadas caídas, en el suelo la podredumbre cercana al desaparecido campo de concentración sangrienta llamado San Isidro.


Hay una tumba visitada a Miles por año. El aire se alimenta a golpes de hierro al paso de la carretera, y a veces las viejas rodillas se rinden desarticuladas bajo la arena, pero las mas jóvenes también se hartan en cada silla de no moverse, y avanzamos por la poesía unos por la sangre de Miguel otros, por las caminatas y la salud blanca, o por la morena forma de mirar .caminamos de principio a fin con los días contados y las horas para los bocadillos y manzanas entre las bocas y sus estómagos.


Al lado de una escalera mecánica como si de un pulpito pagano se alzaran los hombres (El poeta Jose Montoro , el periodista David Readman, y el dramaturgo Amado del Pino) y lanzan sus proclamas, y al finalizar tiran los textos al suelo y recogen los papeles algunos senderistas, y al ver que no hay nada escrito en ellos, sonríen con sus bocas irónicas, y salen por la puerta en busca del sol de la mañana .

Hay una senda a la que fue mí chantajeado corazón por un profesor:

¿Te gusta caminar? Durante la travesía andante, se leen poemas de Miguel Hernández, y al final, sobre su tumba leeremos más poemas. ¡Escribe una poesía hombre! Yo amaba escribir, hacerme famoso entre los amigos de la universidad .Mi obsesión por la poesía fue irresistible, durante años deje de leer novelas, y a la pregunta de ¿que es para ti la poesía?

Yo respondía sin rubor .La poesía es la religión que perdí de niño.


Hay una senda para cada persona esperando en cada nervio, y la mía fue encontrar a Paco, y descubrir que adentro de la lápida siempre se respira lo mas autentico de los pasados. Salud a los cuerpos .Ave Caminantes, y que los Idus de Marzo sean les propicios por los siglos. Hay una tumba que visito y no es la mía.Miguel.Pero quizas he visto una sombra y voy a visitar tu luz para no morir solo .

Chema Rubio V. Madrid 30 -3-2007

Para mas informacion:

  • * www.lajiribilla.cu/2007/n315_05/315_05.html
  • chemarubiov
    www.chemarubio.com


    Tags: senda del poeta, miguel hernandez, murcia alicante, la verdad, macias, tumba

    Publicado por ChemaRubioV @ 12:06  | POESIA
    Comentarios (0)  | Enviar
    Comentarios