Domingo, 03 de agosto de 2008

 

Poemas

He bajado a los infiernos

He bajado a los infiernos, a los fijos, a los reales como una piedra en el rostro, los que se nombran países, naciones, territorios que en mi cara tornan

sus nombres en exilio, en tránsito, en ajeno. He conocido buenas gentes, a qué negarlo, que me han ayudado, que se han acercado a la tripulación con un vaso de vino,

con carne seca, con una manta en buen estado. Son esas gentes las que hacen un puerto, las que al momento de comer ven al mar, a la puerta, al marino hambriento,

a algún hijo olvidado de su tierra. Por esas gentes soy hombre en reino extraño, yergo la frente y veo al océano, grande como una jaula donde sin tino corro.

He bajado a los infiernos, a los pétreos donde el barro quema, el agua no cala. He soñado con mapas. He querido acertar en los filos de las piedras señales,

augurios, voces de aliento. El mar me hiende mil caminos. El mar me lleva a pueblos que relucen como escamas, me confunde en la maraña de las formas.

Una tarde encendida hará que el rumbo olvide; una joven de voz sedosa me entretendrá. He soñado con mapas. He visto trazos en las ánforas, en las máscaras trágicas.

En un templo asolado quise atinar las iniciales de mi padre. Un rectángulo no es más que un nítido concierto si en él no se quiere ver una estampa.

He bajado a los infiernos y he vuelto. He ido a lo hondo del mar, al sol mismo.

Julio Torres-Recinos Poemas www.artepoetica.net

1

He tratado con los muertos y los astros. Una diosa prometió estar a la diestra,

otras me arrojaron estrellas en los ojos. Vagué por el mar; di un millar de vueltas a las islas. Y volví. Por arte de embrujo vuelvo a Itaca, Penélope, agradecido.

 

 

Éramos jóvenes

...si tú te mantienes libre,
por tu imposible yo,
tú por mi imposible.
Juan Ramón Jiménez
Aún recuerdo cuando te encontré.
Eras el nombre que conocía por la música de cada sílaba.
 Mariposa que volaba junto al fuego,
eras leve pájaro o espuma en tierra.
 Aficionados entonces al arte de amar,
 te tuve cerca y me tuviste hondo.

Qué jóvenes éramos entonces.

Cuando la mañana era dulce y la tarde roja en el jardín dormía,
cuando mi soledad buscaba palabras y tu silencio era una estrella que caía.

Cuando aprendíamos justas palabras porque vivíamos tiempos de entrega,
 porque vivías como agua en el prado,
porque vivía como el sol frágil de las seis.

 

 

Vivo en un país grande

Vivo en un país grande que no conozco porque va de mar a mar, desde lo cálido hasta las nieves del polo donde pocos habitan. Este país apenas me conoce. Soy un número con una dirección y una fecha de nacimiento que paga impuestos y consume los objetos de la felicidad, uno más de los millones que hablan inglés, aunque todavía sueñan en español, y va de visita a su país también desconocido, descolorido por los años, el recuerdo, el sol que quema. En este país grande también caben los años que nadie quiere, las historias que a nadie interesan, la cara desconocida, el acento extraño que no calza porque suena raro, extraño, usted no es de por aquí, exclaman. Allá también me preguntan sobre mo procedencia. Soy de la China o el Japón,

 

murmuro, y la gente, mi gente, me cree, todavía me creen cuando les explico que aprendí el español en la universidad y por eso lo hablo bien. La patria, digo, en el pueblo, la calle, la gente que te conoce, allá, aquí, los amigos, mi hijo, el perro de la infancia que todavía me saluda, las palabras que escucho no importa en qué lengua, pero que vienen de una voz fraterna, sin fijarnos en su faz

Julio Torres-Recinos Poemas www.artepoetica.net

5

J

ulio Torres-Recinos

Solos

Nos hemos ido quedando solos. Por el odio o la ignorancia hasta los árboles nos han ido dejando solos. Cuántos niños no han visto nunca un colibrí, una lechuza o una nutria. Si los conocen, los habrán visto en cerámica o en la tele. Los ríos se han ido secando. Ahora son largos cadáveres, sucios, que hieden. Nos hemos ido quedando solos en nuestras ciudades negras de humo, con nuestros árboles negros de humo, con nuestros niños y nuestros sueños negros del humo.

 

 

Historia

A los 21 años Alejandro Magno ya había conquistado el Asia,
y yo no--
triste pensaba el emperador romano.

Ven venir en el Asia la Galia y España al emperador-
-triste día--:
 "Hay que esconder a las mujeres y amurallar la ciudad."

Luego inventaron las guerrillas.

 

 

Historia de moscas

Descubren las moscas con dramatismo que el mundo apesta y caminan de lado, indiferentes, sin saludarse. Pósense en un vaso de vino y verán su aroma, su ritmo tin-tin, ton-ton, de niño antiguo, de embriaguez natural el vino. O sin más aplicar filosofías, tajantes silogismos entomológicos, párese en una jarra de agua y sienta si puede la efervescencia, la ebullición de elementos, la Magia en sus orígenes.

Deciden, no obstante, con alegría acogerse a un basurero, a veces de frases, de ideas que el mar no quiso, de imágenes que les dan estatura social, abolengo que en sus alas oscurece.

 

 

Mi Quijote

Pienso en ti
y entetanto deambulo por las marchitas periferias de un poema.
Aguijoneo mi Quijote
y la ilusión se eleva o se pierde
o te encuentra entre las perdidas puertas
 viendo pasar los pájaros,
 embistiendo esa distancia en la que me diluyo por alcanzarte

 

Hoy tendré que decirles

a mis amigos los árboles

que ya no está;

a ellos que una vez

me vieron feliz

venir a contarles de su voz.

Y yo oiré con envidia

el susurro de sus hojas,

el ruido de sus ramas

que se rozan en un abrazo,

veré sus sombras que buscan

el cerco, las piedras, los troncos caídos.

Y yo tal vez tranquilo veré

cómo sus frutas hermanas

caen, golpeadas por el dulce

empujón del sol o la fuerza del viento, artepoeticanet,

cómo dan al suelo con una sonrisa abierta

y con su fe entera hacia la tierra.

Un rayo tenue cruza

el laberinto de hojas.

Hemos hablado y me voy

despacio, intacta la fe.

______________

(La compilación y selección de los textos del poeta Julio Torres Recinos, ha sido realizada por el poeta André Cruchaga)

Julio Torres-Recinos Poemas www.artepoetica.net

13

Obligaciones


Tags: artepoeticanet, canada, toronto, elsalvador, lordbyronediciones, amor, exilio

Publicado por ChemaRubioV @ 18:02  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios