Viernes, 08 de agosto de 2008
 
 

Hay escritores que desde su debut literario hacen presagiar que han cumplido un sueño. Marta Rivera de la Cruz (Lugo, 1970), acrecienta esa sensación de entrar en un territorio acogedor y propicio para los amantes de la novela.
Aunque por su edad la calificación de Nuevo Talento le viene como anillo al dedo, su escritura guarda un íntimo parentesco con algunos maestros de la literatura moderna, de Flaubert a Valle Inclán, de Proust a Gonzalo Torrente Ballester. Dada a conocer con el III Premio Ateneo Joven por 'Que veinte años no es nada', 'Hotel Almirante' (Espasa Calpe) confirma la expectativa de una voz propia y de un espacio propio (Ribanova), en una intriga donde el amor, la cocina y el suicidio comparten mesa y mantel con los inquilinos que abran sus páginas.

'Hotel Almirante' recupera los mejores elementos de la novela más clásica: personajes y descripciones realistas, composiciones clásicas... ¿lo moderno está en la tradición? ¿Hay que renovar la literatura desde el mestizaje y los nuevos lenguajes, o nos basta con los clásicos?
Creo que no hay por qué excluir ninguna de las opciones. Se ha experimentado mucho, y eso está bien, pero como autora los experimentos no me interesan, aunque sí disfruto de ellos como lectora. De alguna forma, quizá el regreso a los clásicos sea también una forma de innovar. De todas maneras, tampoco pretendo inventar la pólvora, ni mucho menos. Quiero contar cosas que entretengan al lector, nada más, y hacerlo de una forma accesible. A veces encuentro libros que parecen haber sido deliberadamente concebidos para una élite intelectual, unos libros complicados que parecen poner trampas al lector. Yo prefiero dejar el camino libre para disfrutar de la lectura y de la historia. Es una opción, no sé si la mejor, pero es la mía.

En tu novela tienen mucha importancias los olores, los sabores, los sentidos en suma. 'Hotel Almirante' casi se puede comer. ¿Hay que ganarse al lector por el estómago?Para mí, el lector siempre es el protagonista de la novela. Y si lo tengo que enganchar por el estómago, como decían en el siglo pasado que había que enganchar a los maridos... Mira, cuando empecé a escribir esta novela me di cuenta que el gusto, el tacto y el olfato son algo así como los sentidos menores. Si te dicen que una persona se ha quedado ciega, o sorda, te parecerá espantoso, pero si te dicen que a causa de una enfermedad alguien ha perdido la capacidad de saborear o de oler, tampoco le darás tanta importancia. Yo quería trabajar con esos sentidos, y entonces me di cuenta que el sentido del gusto es capaz de proporcionarnos grandes dosis de placer. Hay lectores que se pueden quedar fríos leyendo una descripción de un paisaje, de una mujer hermosa... pero nadie es capaz de resistirse a la descripción de unos huevos fritos con puntilla, una lasana de salmón y langostinos, un guiso de codornices o a la exposición de los veinte canapés diferentes que, como se cuenta en la novela, se sirvieron en la inauguración del Hotel Almirante. La novela podrá gustar o no... pero apuesto a que a cualquier lector le excitará el apetito. Eso ya es algo.

La Ribanova -Lugo- de entonces, sometida al polvo de la postguerra: estraperlo, clasismo, juez y señoritos. ¿Están la Guerra Civil, y la postguerra, suficientemente noveladas?
No lo sé. En este caso, a mí me interesaba hablar de la posguerra como un período de curación. Yo no viví esa época, pero sí lo hicieron mi abuela y todas mis tías, con las que he hablado mucho de ese período en el que escaseaban las cosas más absurdas y las chicas se ponían las medias con guantes para no romperlas. Sin embargo, cuando mi abuela me hablaba de la posguerra yo percibía que había en la gente un ansia muy grande de cicatrizar heridas, de superar el dolor de la contienda, como si todo el mundo se obligase a seguir adelante. Mi abuela me hablaba de los bailes con los vestidos que cubrían unas enaguas llenas de remiendos, y de la fiesta que era comprar chocolate o un cucurucho de dátiles, o de la alegría de hacerse un sombrero nuevo.

¿En qué se parece la Espana actual, jefa de turno de la Unión Europea, a la Espana que describes en tu novela?
Hombre, han pasado sesenta años... no es que Espana haya cambiado, es que ha cambiado el mundo, las situaciones, el contexto en el que nos movemos. Quiero pensar que no se parece en nada.

Los personajes de tu novela son mujeres fuertes que resisten los embates de una sociedad machista, casposa e inmovilista. ¿La vida que cobran unos personajes está por encima del encasillamiento de los géneros, o crees que puede hablarse de una literatura femenina?
Yo siempre digo que me alegro de haber nacido en esta época. La situación de la mujer hace cincuenta años no me parece nada apetecible. Las mujeres de 'Hotel Almirante' se han puesto el mundo por montera, pero por eso son auténticos bichos raros. Esa autosuficiencia, esa capacidad para vivir al margen de los comentarios y de lo que se espera de ellas, de desafiar incluso a quienes pretenden someterlas... Quiero pensar que los personajes femeninos de 'Hotel Almirante' han hecho la guerra por su cuenta. No son arquetipos, desde luego. En cuanto a la literatura femenina... no sé, creo que es posible que las mujeres tengamos una percepción del mundo que no es exactamente igual que la que tienen los hombres. Y la literatura no es otra cosa que el reflejo de esa percepción. Sin embargo, esas diferencias se van haciendo cada vez más limitadas, más sutiles. Cuando me preguntan si existe o no una literatura femenina, sé que lo políticamente correcto es contestar que no... pero tampoco lo tengo muy claro.

Esta noticia deberia pertenecer, a FNAC, PERO RESULTA QUE el periodista que hace las preguntas no firmo , ni con su nombre , ni con ningun otro. ¿ Acaso es que se averguenza de si mismo? o ¿ es la direccion de la libreria que todos los honores los quieren poara ellos?
Por cierto, yo conoci al camarero poeta que era gran amigo de marta, cuando ella solo queria ser periodista en la f c c informacion. me alegro de sus triunfos novelando vidas.

chemarubiov


Tags: hotelalmirante, marta, lugo, fccinformacion, antesdelafama, diariopoesimistas

Publicado por ChemaRubioV @ 1:32  | ENTREVISTAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios