Lunes, 11 de agosto de 2008

Por Roberto Quesada

Hasta que los leones tengan sus propios historiadores, las historias
de cacería seguirán glorificando al cazador. - Proverbio africano.

Es duro reconocerlo pero así es, muchos países del mundo asisten a
las olimpiadas (pueden ser estos Juegos Olímpicos de Atletismo u
otros Juegos Olímpicos del Poder Económico, por ejemplo, que se dan
con frecuencia en muchas cumbres mundiales y regionales) solamente a
hacer número. Pueda que los atletas tengan el deseo, tesón, sueños,
pero la competencia se torna difícil y con gran desventaja, pues
sabido es que a un mayor apoyo económico, a mayor solvencia, mejor
pueden prepararse quienes pretenden competir.

De esta forma a muchos países no les toca sino ver las medallas por
la tele o en fotos de diarios y revistas. Así es, es el único
acercamiento que se tiene a tan ansiadas preseas, verlas brillar en
el pecho de otros. No obstante, en el caso de los Juegos Olímpicos de
Atletismo, con todo y que de antemano se sepa que muchos son los
llamados y pocos los ungidos con el brillante metal, no dejan de ser
una fiesta para el mundo. Tanto así que para países con desventajas
ya es una ventaja sobre otros atletas de sus respectivos países el
hecho de haber participado en las Olimpiadas.

Pero no todo es deporte y sonrisas, también en las Olimpiadas se mide
de otra forma el poder de los países. Es así como pudimos ver al
presidente de los Estados Unidos, George Bush, siendo recibido por el
presidente de China continental, Hu Jintao. Ya sabemos que los chinos
proceden muy diferentes a nosotros, los llamados occidentales, a los
saludos. Por ello no es de extrañar que mientras el presidente chino
le estrecha la mano a Bush, el presidente estadounidense lo abraza.
Así, sonriente y buscando su mejor perfil el presidente Bush abraza
al presidente chino. Esto podría traducirse como que el capitalismo
abraza al comunismo. Así es el mundo.

Mientras estos líderes mundiales se saludan en notoria señal de que
no los acerca solamente las Olimpiadas sino esas otras olimpiadas que
para ellos son más importantes: la de sus monstruosas economías. Y
cada quien calcula qué podrá obtener del otro en términos
comerciales.

En ese momento la palabra "ideología" no importa ni en broma. Esto
sucede no en la Cochincina sino en China, mientras en Honduras se
apedrean por si un país como el nuestro debe integrar el ALBA
(Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América) para ir
buscando maneras de sobrevivencia, de mejorar la economía, de mejorar
el nivel de vida de los hondureños. Porque no se trata de sólo
pertenecer al ALBA sino de adherirse, más allá de las ideologías, a
lo que Honduras le convenga.

Así con esa dependencia mental que prevalece en muchos, es difícil
que obtengamos no medallas de bronce sino siquiera de carbón, de ese
carbón, carbón de palo. Hay quienes son más papistas que el papa y no
se les ha dicho que pidan permiso cuando ya se están flagelando,
infligiéndose autocastigos por el solo hecho de que pudieron pensar
de que un país como Honduras -soberano, independiente y no sé que
cosas más que se rezan por allí- pretenda comerciar lo que le
pertenece, o debiera pertenecerle, con otros países del mundo. Con
esa mentalidad medieval y miedo dantesco a que las llamas consuman la
ignorancia, sin duda que habrá muchos y muchas esperando que Estados
Unidos se adhiera al ALBA para ver si en el colofón Estados Unidos se
apiada y le obsequia un renglón a Honduras concediéndole los permisos
terrenales y divinos para que pueda comerciar con otros países
latinoamericanos.

En uno de sus artículos de la semana que recién pasó, mi amigo y
columnista inagotable Billy Peña, resume bien el poder que visita a
la ahora superpoderosa China. Dice Billy: "Nos alegró mucho ver a
muchos presidentes, jefes de Estado y miembros de la realeza de los
países participantes. Pudimos ver a la princesa Ana de Inglaterra, a
los príncipes de Asturias de España, al presidente George W. Bush con
su esposa Laura, primera dama de los Estados Unidos, al presidente
Nicolas Sarkozy de Francia y a muchos otros dignatarios. El
presidente Bush ha sido duramente criticado por asistir a los Juegos
Olímpicos de Beijing, sin embargo, creemos que es lo mejor que ha
hecho en los ocho baños que dura su presidencia. Nos satisfizo ver al
presidente Sarkozy quien en un inicio había anunciado que no
asistiría a la inauguración de los juegos olímpicos. Nos alegra que
haya cambiado de actitud y haya imitado al señor presidente Bush".
Por supuesto, y esto Billy ha de saberlo, si no se tratara del poder
económico en el que se ha convertido China, si fuesen las olimpiadas
en un país tercermundista en vías, así nada más en vías porque muchos
han perdido lo de desarrollo, este derroche de personalidades
brillaría por su ausencia.

Esa ausencia brillaría más que las medallas mismas.

Realmente creo que el problema serio no es pertenecer o no al ALBA,
sino que mucha gente nuestra es tan limitada, tanto así que no pueden
luchar con otra cosa que no sea lo ya establecido. ¿Y por qué ellos
no piensan o buscan los mecanismos de incorporarse y negociar con el
ALBA y con quienes tenga que hacerse en el mundo entero?

No hace mucho, en octubre pasado, estuve en Taiwan, y me pareció
impresionante que a pesar de los desacuerdos ideológicos Taiwan
recibiera un millón de gente de negocios de China continental e igual
número viajara desde Taiwan a hacer negocios en la China continental.
Esto, ni más ni menos, es lo que puede derivarse de este acercamiento
Estados Unidos - China. Sin duda, prevalecerán los intereses
económicos de ambas potencias.

Ejemplo reciente, dentro de los Juegos Olímpicos, es el siguiente
comunicado de cctv.com, firmado por el periodista Yuan Xue:

"El presidente Hu Jintao se reunió el viernes con un grupo de
invitados procedentes de la región de Taiwan, quienes asistirán a la
ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos.

Hu Jintao, quien también se desempeña como secretario general del
Comité Central del Partido Comunista de China, se reunió con el
presidente honorario del Guomintang, Lien Chan; el presidente del
Guomintang Wu Poh-hsiung y el presidente del partido Primero el
Pueblo, James Soong. El presidente brindó una cálida bienvenida y
expresó su más sincero aprecio a los compatriotas de Taiwan por el
apoyo ofrecido a los Juegos Olímpicos. Hu Jintao agregó que espera
que la parte continental y la región de Taiwan aprovechen la
oportunidad de estrechar los lazos y expandir la cooperación".

En Honduras está vigente el debate si se debe o no pertenecer o
negociar con el ALBA. Allí hay gente y organizaciones que hasta juran
que le pueden quitar la visa estadounidense al presidente Mel Zelaya.
¿Pedirán estos mismos al congreso estadounidense que le quite la visa
al presidente Bush y que se quede a vivir en China? No es para
reírse, a más de alguno ya le habrá cruzado tan genial idea.

¿Qué pasa? Simple y sencillo, al final nos damos cuenta, si queremos,
que los países económicamente pequeños, tanto en las olimpiadas como
en las organizaciones internacionales, no hacemos sino bulto. Antes
muchos le iban en las Olimpiadas a la Unión Soviética y otros a los
Estados Unidos. Esas eran nuestras verdaderas olimpiadas. Ahora las
cosas han cambiado, y no es de dudar de que antes que pensar en
nuestros atletas, aun con sus casi nulas probabilidades, dividimos
nuestro fanatismo entre China y USA. Ah, eso sí, cuando alguien en el
pasado nos ha preguntado sobre la participación latinoamericana,
muchos con dolor en el alma (no en el ALBA) han tenido que pronunciar
a regañadientes esas cuatro letras: Cuba.

A quienes tienen miedo de que Honduras adquiera más autonomía en sus
decisiones, valdrá recordarles o hacerles de su conocimiento las
estrategias de mi tío, el poeta José Luis Quesada y de mi primo
Fernando Caffoll Quesada, para escaparse de sus respectivas mujeres:
"Más vale pedir perdón, que pedir permiso".

Nueva York, NY 10 de agosto 2008.
[email protected]com 

Tags: juegos olimpicos, china, eeuu, poder, economico, cazador, historias

Publicado por ChemaRubioV @ 21:54  | RELATO .
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios