Martes, 12 de agosto de 2008

MI NOMBRE ES MIGUEL, HERNANDEZ  HASTA LA MUERTE.

 Nací  en aquel octubre que estrenaba el siglo XX,

en la misma jaula numérica en que te sentiría morir.

Pero tarde me fue,

y re-nacer te vi en el tiempo a punto

no lejos de un mar siempre en Levante.

 

Crecí entre rebaños de bestias dóciles

solitario entre los niños,

apenas en sus juegos fue mi tiempo.

 

El padre me quiso a su semejanza,

a golpes de silencio  y bronca voz,

como el sacerdote con sus dulces libros,

la mirada benigna y la aparición  de sus dios susurrante.

 

Entre aquellos balidos (sincrónico caos)

y el poderoso orden

que los perros en la gloria de los ladridos imponían,

ante la perpetua sumisión de las ovejas

me olvide de leer la temperatura del cielo

como útil rendimiento familiar,

y solo levantaba los ojos azotados por el viento,

que salían de las páginas salvadoras de algún que otro libro.

 

Con el abierto corazón a Josefina

se me fue alguna adolescencia.

Me cerco la locura imprevista;

soñadas mujeres bajando del lujo a mis alpargatas.

Temblor de hambre traicionado por un tiempo que no debió ser,

y un alud de hambre y frustraciones sobre la delicada piel que la cabeza sabía.

 

Mi tiempo

fue de sol               a noche sin tregua

 

Nací en aquel octubre de tu siglo hijo.

Y crecí cuando abandone a mi padre

en aquel maremoto madrileño

que casi acaba  con el orgullo.

Pero antes fui absurdo Quijote,

luego me volvió la razón,

 y quedé con Josefina como amada

y único personaje de "mi caja de rojo pintada".

 

Tú, hijo mío, no sabes nada


chemarubiov
www.chemarubio.com


Tags: TODO, HISTORIA, VIDA, ALICANTE, fundacionculturalMH, sendadelpoeta, amadodelpino

Publicado por ChemaRubioV @ 12:54  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios