Lunes, 01 de septiembre de 2008
Bolívia

Despedida campesina
                                 Huáscar Vega

No habla mucho,
pero cuando se enoja parece arrojar alfileres por la boca.

Una coca con su hamburguesa,
divide la conversación desde el medio de la mesa.

Pero no estoy en este "platillo volador"
para mirarte a los ojos y decirte que te quiero.
Estoy para pedir tu olvido y que ya no me quieras más,
me voy, te dejo,
la tierra, la Pacha,
están esperando por mi.

 


Decisión con sí
                                 Huáscar Vega

La comunidad me ha pedido que decida lo que ya está decidido hace tiempo,
desde casi que he nacido muy poco o casi nada he decidido,
o no me han dejado decidir,
ni tampoco he visto que mis papás hayan decidido alguna vez;
pero yo si, desde chiquito he decidido una sóla cosa,
morir,
pero no morir así como mis abuelos o mis papás, no,
he decidido morir peleando,
confieso que si me hubieran preguntado antes de nacer,
yo hubiera decidido no nacer,
no me ha sido fácil sobrevivir, ojo ni siquiera estoy diciendo vivir,
y no he visto a nadie de mi gente pasándola bien.
¿Entonces para qué seguir?
hasta todo este tiempo he dicho sí,
sí nomás a todo,
y no es que ahorita le esté diciendo no a todo,
no,
hay algunos sis en lo que nomás digo,
por ejemplo le estoy diciendo sí a la guerra,
ese es sí,
y es un sí bien difícil de decir sí.

 


Los días nacen hermosos
                                 Huáscar Vega

Lo bueno de la comunidad es que le dejan ser a uno,
ahí se vive con los verbos ser y estar,
un lugar donde los abuelos no son viejos de mierda,
y donde todo aquello que da la Pacha y el Inti se agradece,
por eso se procura no matar,
no engañar,
no robar.

Sentimientos simples:
comer,
dormir,
compartir,
tirar,
criar.
Sentimientos simples
y no tan sofisticados como el acumular, engañar y arrebatar.

Un lugar, donde el cielo siempre es un regalo a la imaginación,
y son sus amaneceres
quienes diligentemente enseñan que todos los días nacen hermosos.

Un lugar donde el polen rojo que expulsan las flores dejadas por las balas
se esparce de boca en boca formando una serpiente gigantesca
dispuesta
a estrangular a quien sostiene el yugo.

 


Huáscar Vega Ledo - 45 años, varón, de ocupación informática, escritor por vocación, autor de relatos, poemas y canciones. Creador del primer ciber libro boliviano y posiblemente el primero de habla hispana, verlo en http://www.bolnet.bo/caracol
Además algunas pequeñas publicaciones en medios tradicionales, también algunos pequeños premios.
ciudad: La Paz - estado: La Paz / Bolivia
[email protected]

© GRUPO PALAVREIROS - 1999/ 2004
TODOS OS DIREITOS RESERVADOS

Tags: Despedida campesina, bolivia, hamburguesa, te quiero, poemas, canciones, relatos

Publicado por ChemaRubioV @ 19:19  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios