Martes, 02 de septiembre de 2008
Era el Vigilante de la Boca
Si reían
las dejaba a su libre albedrío.
Si hambrientas,
las llenaba hasta más allá de la hache.
Si lloraban,
recogía sus lágrimas con el pulgar y canto de la mano,
mientras les decía:
no derrochéis el agua, pues cada vez más el mundo
prolonga sus arterias yermas sobre el corazón de la Tierra,
y no se deben tirar las mágicas bondades de la Nada.


chemarubiov

www.chemarubio.com

Tags: magicas, bondades, nada, boca, albeldrio, hambrientas, lagrimas

Publicado por ChemaRubioV @ 15:02  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios