Jueves, 04 de septiembre de 2008


Es a ella misma a quien divisa cuando

Contempla el lugar donde los hombres

Perdieron el deterioro. Allí está,

Junto a las aguas, bajo el sol de enero,

Como una corteza palpitante.

Sonríe a los tamariscos, a las algas huérfanas,

A la piel de los caballos.

Cerrada y absoluta como berenjena

Cae sobre ella la dicha.

Y no piensa que es justo todo lo que le pasa.

Y no sabe que nunca más volverá a repetirse

Esa dorada modalidad de justicia.

Jorge Carrasco

Tags: LA MUCHACHA, hombres, huerfanas, cerrada, carne, justicia

Publicado por ChemaRubioV @ 11:31  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios