Viernes, 05 de septiembre de 2008


Vladimir Lugovskoy

Llovizna gris como whiskey,
sobre mi caen,
soy canoso,
Y el poder fatal de los dias passados
roba mi sueños.
Y temor, y pena, y de la noche el tiempo,
frio, como pez sangriento,
Plomo del otoño, llena mi ojos,
rompa cejas estrechas.
Pero mi pasión no es menos,
tanto años viviendo.
'¿Es cansado?' -
yo pregunto.
Y ella diga:: '¡No!'
Para el nombre de la canción
para los moribundos versos,
que no dando vueltas,
Yo no lo quiero ponerse
sobre mi camino, todos.
Ay, jamás, jamás no olvidas
estas mi espinosas cejas,
¡Ojos largos y sesgados
como de pajaros volandos!
Yo escucho tu voz --
el voz de los vientos,
alto en la garganta,
Pedazos de latas,
chillidos de bayonetas
chubascos arriba.
He mentido mucho, poco he amado,
no he protegido mi corazón,
Fáciles placeres me llenaron
y ligero polvo mi camino.
Pero su mano fría no abandono
y no una palabra cambio.
Toda mi vida, una ofrenda,
y cuando muero --
Mi cuerpo al fuego traicionara.
Rubio, con una boca triste, --
la paz me rodeó,
El dia con relámpago bifurcado terminando,
brazos como piedras,
Corriendo,
degollando
a la esencia de mi pais.
La noche,
ninguno descanso trayendo,
humeante sueños llevando.
Un héroe su yelmo de cuero poniendo,
antiguas heladas anillas.
La Gloria y el Muerte -- dos hermanas relacionadas
con el cenit canoso.
Jóvenes se fortalecen,
ductos hierven
plata se fundiendo
Cercano las tumbas
y cercano la gente,
su nombre -- el trueno.
Veniste para acariciarme,
el crepúsculo con te ha venido,
Y susurro y ruido contigo,
quitar el oleaje de la noche.
El camionero sacude la casa,
aullando, le motor atragantarse,
La ventana amordazar,
susurrando en la oscuridad
el borde de las persianas de lona.
Tus tez morenos senos,
como cerros
sobre una ribera desnuda.
Mi juventud -- mi pasión --
¡misma cosa para tu vida!
Tú ves -- otra vez, mis dias cortos,
las noches sin sueño,
Bronquios cobres zumban en mi pecho
agitando mis costillas debajo.
Asi yo bajo, como cayendo, --
no lo quiero como enemigo.
Pero tu fuerza y tus palabras
temblan sobre la orilla,
Dejar a los héroes
y los soldados
arrojar de mis labios
Mi alegría,
mi dolor --
cruel, duro poesía.
No, yo no quería los colores,
los colores no quería,
Yo sé sobre las mapas, entre las laititudes
la ligera rosa de los vientos.
Una hoja de arce -- tu palma.
Húmeda y suave y pura
Esta otoñal, anciana,
arrancada para una hoja de viento.

Traducido por Jerome Raymond Kraus (2008)
© Copyright Jerome Raymond Kraus (2008)

Tags: whiskey, pasion, bayonetas, amado, placeres, cprazon, acariciarme

Publicado por ChemaRubioV @ 19:46  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios