Jueves, 25 de septiembre de 2008


Ojalá todo fuera tan fácil como estar triste,
dejar que dos lágrimas empañen los ojos,
y sentarse a mirar cómo cae el sol.
Pero hay días que vienen sangrando en el calendario un sonido de armónica,
días en que no merece la pena una canción amarga, un salto de ojos cerrados,
andar descalzo por los tejados, ser libre al final de todas las fronteras.

Me hubiera encantado subirte una luz al beso, salvarte de una tormenta en un abrazo, naufragarte los zapatos en un charco,
calentarte las hogueras, molestarte las moscas, alentarte un sueño,
y más tarde, hacer desaparecer una mentira urdida en lo elemental.
Hubiera dado la vida por dejarte un verso prendido de los labios,
derramarte una gota de sangre,
abrirte las heridas de las flores en primavera.

Y sin embargo, no me derriba un viento de suspiro el vuelo,
ni me vence el vértigo en la cuerda floja
si me prometes no creerte ni por una verdad este mundo,
si me juras que no vas a dar cuerda al reloj de los cuerdos.

Me hubiera matado un disparo de suicidio
caliente a cambio de que no rezaras nunca al dios de ciertos dioses, de que hicieras el amor con gente rara, ojos de bohemia, una noche al azar de los sexos, bebiera y fumaras hasta caer en una alucinación, y luego no te arrepintieras, por favor, no te arrepientas nunca de un sol atinado en el sueño de los ojos, no te arrepientas de un dolor más agudo que la pérdida, ni de ir dando tumbos, de vida en vida, de pecho en pecho,
si acaso vale una lágrima un beso,
aunque luego descubras cómo lo atrapan todo
los anzuelos de la rutina,
levantarse un lunes, trabajar, comer,
hacerse con el dinero suficiente como para morir dos minutos más tarde,
con una flor marchita por sonrisa
que no riega la palabra alegría.

Nuestro amor hubiera sido vivir en el reflejo cóncavo,
hermoso como si no tuviéramos memoria y
la vida consistiera en ir aprendiendo,
nuestro amor con cabeza de agua, con manos capaces de tocar ciertos sueños,
con ron en las heridas de la sed
y un juguete de olas que cauterice el mapamundi de las espalda,
para que nadie pueda seguir nuestros pasos errados,
aprender el lenguaje de un idioma que ninguno practica.
Te hubiera hecho hervir la boca un mordisco
en el fuego de todas las hogueras del mundo,
proyectando sobras sobre la noche
porque no puedo ni siquiera ofrecerte una certeza.

No mires atrás, quema cuantas naves ardan,
naufragar es el verbo de nuestra felicidad
si encontramos a cambio una sonrisa, una brizna de proximidad, una palabra exacta, una mano que llevarse al pulso de las lágrimas. No regreses nunca, yo te estaré buscando cuando el mundo se desangre sobre sus alambradas, te buscaré en los harapos de un sueño,
cuando me inunde el pecho el vaho de los cristales,
te buscaré como una sabiduría en la memoria,
con el ansia de un niño que se ha soltado del último meñique de su madre
y padece la libertad primera bajo una religión brutal
sin dios a quien consagrar la nieve lenta de Venus,
el vuelo de un pájaro, el tranvía azul de la mañana, el cielo canela de tu boca,
o el hombro donde consolar el lado izquierdo de la soledad
de cada cama, la espina que guardaste debajo de mi lengua:
te buscaré siguiendo la luz de la estrella de mar del norte,
entretenido en no encontrarte sino en el pensamiento,
por si así doy contigo en el asombro de sentirte un poco cerca,
un poco calma entre atmósfera e infierno, y te aprieto la piel a la piel,
cerca, cerca, diciéndote, ojalá todo fuera tan fácil
como que no hubiera esperanza.

Bio-bibliografía

Nacido en León, 1980. En 2001 publico mi primer poemario, De las palabras palomas (Diputación de león, colección Provincia, N 123). En 2006 publico Comunicado (Ed Leteo, Colección Azul de Metileno, N 14.) Soy también autor del cortometraje documental Tripulantes.

Para ver más de Nacho Abad , u otros poetas visitar la web de Agustin Garcia Calvo

www.lasafinidadeselectivas.blogspot.com


Ésta otra de Agustin Garcia Calvo tambien está buenisima :
palabra de un disconforme chemarubiov
www.poeticasvisuales.blogspot.com


Tags: nacho abad, paraestemundo, afinidadeselectivas, españa, labios, beso, suicidio

Publicado por ChemaRubioV @ 12:55  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios