Jueves, 25 de septiembre de 2008

nacho abad, tertuliano de 'El programa de ana rosa' en telecinco

"He sido muy independiente y nunca he esperado a pedir permiso para hacer las cosas"

donostia. A los 18 años cubrió, como fotógrafo free lance , la guerra de Yugoslavia, vaya precocidad…

Estudié fotografía en la facultad y en aquellos años se decía que quien no hacía prácticas lo tenía después muy crudo para trabajar. Así que, con el dinero que tenía ahorrado me fui a Yugoslavia a cubrir la guerra. Allí me junté con otros periodistas e iba de albergue en albergue. Estuve quince días. Las fotografías al final las coloqué en un periódico ya desaparecido, El Observador de Barcelona . Fue una experiencia muy bonita y muy enriquecedora.

¿Pasó miedo?

Sí, la verdad es que si. Recuerdo una vez que unos compañeros de Antena 3 estaban cubriendo el asalto a un chalé donde había fuego cruzado. Como cuando eres joven eres inconsciente me planté en medio de la calle y me puse a fotografiar aquello. La verdad que luego lo pensé y me asusté. También es cierto que las mejores instantáneas sólo se podían coger desde mitad de la calle.

¿Qué le dijeron en casa cuando les dijo que se iba "a la guerra"?

He sido muy independiente y tampoco he esperado a pedir permisos para hacer las cosas. En cuanto a lo de la guerra, la verdad, a mi madre no se lo dije hasta que no estuve de vuelta porque además ella estaba en Estados Unidos cuando me marché. A mi padre casi le da algo, lo llevó muy mal, lo único que me pedía es que le llamase todos los días.

¿Qué le impulsó a estudiar periodismo?

Si te digo la verdad no soy periodista de vocación, la vocación la he ido adquiriendo con el tiempo.

¿Tiene antecedentes periodísticos en su familia?

Soy el único. Tengo tres hermanos pero todos han hecho carreras de ciencias. Mi padre es médico y mi madre psicóloga. Soy la oveja negra.

¿Contento con Ana Rosa Quintana?

Mucho, pero te explico las razones. Uno, porque confían en mí. Dos, porque me dan carta blanca en el sentido de que si yo tengo datos importantes y no puedo darlos no los doy y no pasa nada. Trabajo con mucha libertad y Ana Rosa confía mucho en mí y eso me da seguridad. A veces, incluso me ha defendido públicamente cuando han hecho alguna acusación contra mí.

Hábleme de su libro Diario de una becaria

Lo escribí para expresar la rabia que sentía en aquel momento de mi vida. Cuando empecé a trabajar en esto del periodismo lo hacía muchas veces sin cobrar un duro y en condiciones infrahumanas. Así que Diario de una becaria plasma, en clave de humor, esa rabia que yo sentía entonces, el trabajar cientos de horas por cuatro duros. Lo que pasa es que tardé dos años en publicarlo. Dio la casualidad que uno amigo me presentó a una directiva de Plaza y Janés que lo leyó, le gustó y me lo publicó. Por cierto, anteriormente me lo habían rechazado en doce editoriales.

Diario de una becaria se llevó al cine, ¿satisfecho con la versión fílmica?

Buff, no me gustó nada. Si tú te lees el libro verás que está escrito en clave de humor pero si ves la película no pillas nada. De hecho, en libro se dicen tacos y en la versión fílmica estos tacos parecen que son algo gratuito, sin sentido.

¿Y qué cuenta en Asesinos ?

Asesinos fue básicamente una especie de encargo de mi editorial. A mí me vino muy bien que me lo pidieran para no perder el hábito de escribir porque si lo pierdes es muy difícil recuperarlo.

Hábleme de Condenado a muerte , otro de sus libros…

Fue una experiencia dura. Javier Villanueva es un español que estaba condenado en Bolivia por un asesinato que no cometió. Escribir el libro para mí fue durísimo sobre todo porque hubo torturas y enfrentarte a esto, como te digo, es tela. Hemos dedicado muchos programas a defender la inocencia de este hombre. Mira, además esto trae a colación cuando me pasé dos años defendiendo la inocencia de Dolores Vázquez, algo que me costó la enemistad con la madre de la víctima pero, al final, tuve razón.

¿Por qué a la gente nos va tanto el morbo?

Porque el nivel de violencia en España ha aumentado por mucho que las estadísticas digan otras cosas y porque creo que de alguna manera afectan al sentimiento humano.

¿Me puede decir cuáles son sus fuentes de información?

Recibo información de mucha gente y saben que jamás saldrá de mi boca que me la han proporcionado ellos.

Mire lo que he leído de usted en Internet: "Este ave de mal agüero (Nacho Abad) habla sobre la muerte con la pasión del embalsamador y sobre el dolor con el entusiasmo de un matarife de pollos". ¿Qué me dice a esto?

Estoy encantado porque con esa crítica lo que hacen es meterse con mi pasión por mi trabajo que es algo palpable. Lo que me parece ya de bajeza moral absoluta es que se metan con tu físico para criticar tu labor profesional. Hombre, me hubiera preocupado más que dijeran de mí que miento, pero como eso no dicen lo demás me da igual.

Por cierto, ¿qué opina sobre la pena de muerte?

Estoy completamente en contra. Además, si el sistema judicial fuera exacto pues ni tan mal. Lo que si estoy es a favor es de que se cumplan las penas íntegras.

¿No le da cosa ser portador siempre de malas noticias?

(Risas) Hombre, hay veces que me gustaría dedicarme a otros menesteres. Reconozco que tengo una deformación profesional bastante agravada. De todas formas, es una labor social que alguien tiene que hacer. La cuestión es hacerla con la mayor honestidad posible.


Esta entrevista ha sido robada a :
NOTICIAS DE GUIPUZKOA


Tags: guerrayugoslavia, nachoabad, diariodeunabecaria, monicalewinski, anarosaquintana, ccinformacion, cine

Publicado por ChemaRubioV @ 13:05  | ENTREVISTAS
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios