Viernes, 10 de octubre de 2008

 
Roberto Quesada


"Decidle al soldado, Señor, decidle al campesino, decidle al
magistrado y al industrial, y al estudiante y al obrero, decidle a
todos, Señor, que el honor es primero, y que la Patria no quiere
hijos sin honor..."- Oración por la Patria. Dionisio Romero Narv

No, ni pensarlo, no se trata de que estas personalidades hondureñas
se tomaran la capital estadounidense para protestar por el tan
sonado, este año, TPS, queriendo así que se inscribiera a las buenas
o a las malas a los catrachos amparados en este estatus.

Pero, eso sí, la presencia de ellos coincidió con esas fechas. De
todos modos puede considerarse el zipizape que hubo de que ni sí, ni
no, sino todo lo contrario... la protesta de las cuatro señoras en
Nueva York (menos una que desertóGui?o contra "la tal" Alba y la batalla
campal que atemorizó a tantos inmigrantes hondureños como cosa del
pasado, como difunto sepultado.

Nadie mejor para poner la lápida - epitafio incluido - sobre el tema
que mi colega y coterráneo olanchitense Juan Ramón Martínez, así lo
hizo en su artículo de La Tribuna (03/10/2008), en donde dice:
"Zelaya (el Presidente) ha demostrado que se puede ser digno,
exigente y contestatario, sin que por ello se deshaga el cielo encima
de nuestras cabezas. Ha demostrado que se puede ser un gobernante
distinto; y recibir a cambio un tratamiento respetuoso y
diferenciado".

Como puede apreciarse Juan Ramón de manera contundente ha dado el
caso como cerrado, por tanto puede pasarse a abrir uno nuevo, pero
éste está lejos de toda polémica, aunque siempre en el tema de los
inmigrantes. Y qué cosas, mientras unos cuantos se despedazaban
tratando de dividir a los hondureños en el exterior, en Washington el
21 de septiembre, en el complejo deportivo Germantown Soccerplex, de
la ciudad de Germantown, hondureñas y hondureños de todas las edades,
colores (de piel y político), religiones, cultos y credos, festejaban
a lo grande el mes de la independencia patria. Y digo a lo grande
porque no es fácil agrupar a más de tres mil quinientos catrachos en
algo que no sea fútbol.

Este logro se debe a la embajada de Honduras en Washington, jefeada
por el experimentado diplomático, embajador Roberto Flores Bermúdez,
quien, pese a la agitación vivida por las dudas que empezaban a
cernirse sobre la sí o no extensión del TPS, no escatimó esfuerzos y
no descuidó ni una ni otra cosa, y al final de la jornada pudo
llevarse los laureles de ambas. Estoy refiriéndome a un evento que se
llama Juntos por Honduras, quizá el más grande de hondureños en los
Estados Unidos, y que sin duda es un ejemplo para que los diferentes
consulados y otras embajadas imiten y no se limiten a quejarse de
presupuestos y a cruzarse de brazos que nunca nada de nada puede
hacerse por ésta o aquélla razón. Ejemplo concreto de que si se
quiere, se puede.

Juntos por Honduras es un evento que inició la embajada de Honduras
en Washington en el 2003, pero ha venido creciendo y ahora ya es de
conocimiento nacional, incluso de otros lugares de los Estados Unidos
viajan compatriotas para no perderse tan importante celebración. Sin
duda, el próximo año les quedará chico el local y tendrán que mudarse
a uno más amplio o hacerlo por tandas. Lo digo por lo que pudimos
presenciar esta vez y también por los comentarios de lamentación de
quienes no estaban enterados o por alguna razón no pudieron asistir.

Para quienes amamos la patria, que somos muchos, como diría el poeta
Roberto Sosa, por eso es imposible olvidarnos, ver flamear aquella
enorme cantidad de banderas hondureñas nos nutre de emoción y
esperanza. Demuestra que la historia nos dice que todo tipo de éxodo
al final es obligado, y lo que se deja atrás en realidad nunca se
deja, para parafrasear a Joan Manuel Serrat: "Y Para no olvidarme de
lo que fui/mi patria y mi guitarra las llevo en mí". Así estuvo el
evento Juntos por Honduras, y allí estábamos en ese soleado día
cuando a la una de la tarde (aunque en realidad el evento comenzó a
las nueve de la mañana con un campeonato de fútbol de selecciones
locales formadas por ex jugadores de la Liga Nacional de Fútbol de
Honduras) aparece mi buen amigo y animador de primera Salvador
Nasralla, que, como siempre, enardece las masas. Así con su seriedad
combinada con su histrionismo natural, Salvador arrancó los "Viva
Honduras" que no se detendrían hasta al final de los actos.

Seguidamente apareció el cantautor Moisés Canelo, con quien setenta y
dos horas antes habíamos estado en un concierto privado que brindó en
Manhattan. Moisés interpretó el Himno Nacional con ese leal amor por
su patria que jamás ha negado ni abandonado a pesar del largo tiempo
que vivió en México y entre aviones y hoteles. Moisés Canelo es un
símbolo indiscutible de hondureñidad y de talento musical. Muy
importante hacer notar esto en estos tiempos que resurge la pugna en
Honduras de quienes quieren la patria y quienes la usan y abusan.

Acto seguido, con barba primaveral que más se asemeja a un poeta o
filósofo, el embajador Roberto Flores Bermúdez, con su consabida
ponderación pero no por ello alejado del buen uso y juego con el
lenguaje, se dirigió al público lleno de satisfacción por la enorme
presencia que quizá superó sus expectativas. Obviamente emocionado
dio por iniciado el evento Juntos por Honduras.

Allí mismo, el embajador Flores Bermúdez anunció como elementos
novedosos en el festival, la incorporación de asesoría financiera,
para que los compatriotas conocieran de entidades especializadas en
el tema: cómo sacar el mejor provecho a las remesas que envían a sus
familiares; y, además, presentó un consulado móvil completo, mismo
que a partir de ese momento abrió sus puertas para atender al público
asistente al evento que necesitara de servicios consulares.

Así Salvador Nasralla, Moisés Canelo, Javier Monthiel y la agrupación
Silver Star, quienes pusieron, en el buen sentido de la palabra, a
los hondureños de punta, a bailar punta, se tomaron por asalto la
ciudad de Washington. Y para quienes no lo conocían la gran sensación
fue Javier Monthiel quien con su música romántica arrancó más de una
lágrima. La presentación de Monthiel en Washington coincidió con su
gira por los Estados Unidos. En Nueva York alternó con grupos
románticos de siempre como Los Iracundos y Los Terrícolas. Su
canción, escrita e interpretada por él, Si tú no estás, fue
seleccionada como tema principal de la película Angelina, de la
productora hondureña Karla Calderón. Si alguien desea saber más de
este cantautor catracho, puede ver sus vídeos en youtube.com, en
donde sobresale uno filmado completamente en la Gran Manzana, en la
ciudad de Nueva York.

Asimismo los patrocinadores participaron activamente a través de
rifas, ellos son, y los menciono esperando no afectar los intereses
de Tiempo en este comercial que se va gratis pero que a su vez sirva
de ejemplo para aquellos que de patrocinio nada sólo ganancias para
sí mismos y cero para la sociedad: Patrocinadores Platino: Banco
Atlántida, BAC-Bamer; Patrocinadores Oro: Ministerio de Finanzas de
Honduras, TACA, BCIE, Western Union, Tabacos de Oriente, Asociación
de Maquiladores de Honduras, Banco Ficohsa, Green Valley. Bank of
America, Fundación Covelo, Bancomercio, Grupo Williams, Cervecería
Hondureña, FIDMi, Radio América 1540 AM, Radio 1600 AM.

Al caer la tarde cayó el telón pero como bien lo dice el coordinador
del evento, diplomático David Hernández-Caballero: "Juntos Por
Honduras va más allá y deja a los catrachos/as muy juntos y esperando
desde ya el próximo septiembre para dar esa gran manifestación de
amor patrio".

¡Viva Honduras!

Hey, una nota: Seguramente mis amistades como Salvador Nasralla,
Moisés, y tantas y tantos más dirán cómo es que Roberto estuvo y no
nos saludó ni se dejó saludar. No, nada de eso, me hubiese gustado
aceptar la gentil invitación del embajador Roberto Flores Bermúdez,
pero ese día estuve entre Florida y Nueva York, imposible ya estar en
tres lugares a la vez. Eso sí, estuve de corazón, de espíritu.
Prometo que el próximo año no faltaré pues según me ha dicho
confidencialmente el embajador Flores Bermúdez, al próximo evento no
tiene que faltar nadie de la cultura hondureña, hasta La Sucia y el
Sisimite estaránallí. ¡Qué susto!


Ozone Park NY 6 octubre 2008
[email protected]
 

Tags: asaltan Washington, patria, batalla, lapida, Nueva York, Zelaya presidente, embajada

Publicado por ChemaRubioV @ 14:21
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios