S?bado, 11 de octubre de 2008
NI

Ni a las siete ni a las diecinueve, ni al retirarme después del seguir o quedarme, acurrucando muñeca y Reloj que siempre duerme. Rubricando rocío etéreo en las manos, corazón liquido que bebo.

Alguien le gana al bufón con agujas, pueden ser de tiempo o de remo. Concluyen al triunfo de este payaso que nunca hace reír, ni a las siete ni a las diecinueve tendrán fragor.

¿Loco, cuántas locuras más como cartas te quedan debajo de esa manga de venas?

Aventurarse ahí, donde por miedo llaman ilógico, donde un banco de una plaza no es un banco de una plaza, oh fiel payaso, pues entonces ¡incendie el cadalso!

No deje nunca de despertarme, ni…

Una vez más fiel payaso, qué ría el gallo nocturno de Sol, hijo del rigor, cobijado en orlas y hálitos hasta el sopor, recitando El Idilio.

 

 Say no more

Chelo

[email protected]


Tags: muñeca, bebo, loco, idilio, payaso, cobijado, argentina

Publicado por ChemaRubioV @ 13:18  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios