Viernes, 17 de octubre de 2008

Isla Negra 4/151

Casa de poesía y literaturas.

(2004) Septiembre  2008-

suscripción gratuita. Lanusei,Italia. Dirección: Gabriel Impaglione.

Publicación inscripta en el Directorio Mundial de Revistas Literarias UNESCO

[email protected]           -             http://isla_negra.zoomblog.com

 

Domingo Alfonso

Jovellanos, Cuba, 1930

Gente como yo

                                              Son buenas gentes que viven,

                                                    laboran, pasan y sueñan,

                                                          y un día como tantos,

                                                    descansan bajo la tierra.

                                                         ANTONIO MACHADO

Gente como yo

transita diariamente las calles,

toman café, respiran,

admiran los spútniks.

Gente como yo,

con nariz, con ojos, con problemas conyugales,

que toman un ómnibus

y un día de tantos

se duermen bajo tierra

sin que nadie se entere.

                                                      De:“Poemas del hombre común”, 1964

 

 

Adriana Versiani

Ouro Preto – MG, Brasil- 1963

Calabouço

 

Quem dera pudesse dissipar a sombra.

A chave, não a tenho mais.

 

Todos esses monstros , com seus corpos flamejantes, presos em jaulas de cobre, rogando às forças do abismo que os libertem.

 

Quem dera pudesse dissipar a sombra.

A chave, a perdi naquela tarde.

 

Um dia,  as luzes da fonte eram negras. Com uma rocha, vedaram a entrada da caverna. As cabeças em estacas marcavam o caminho.

 

Quem dera pudesse dissipar a sombra.

A chave esqueceu-se na fenda da cratera.

 

Ontem não há mais e o que resta é essa noite interminável e a faca do vento gelado nas costas e os açoites dos gritos de dor

 

Quem dera pudesse dissipar a sombra

A chave, a levou o príncipe das trevas.

 

Hoje os astros sem céu possível, nada que emane das paredes que se fecham sobre os corpos onde as almas se escondem.

 

 

Maria Josephine Barrios

Filipinas

Yakee Doodle va a la guerra

 

Soy una mujer filipina.
Y en mi país
Hay tres mil soldados americanos.
Esta es mi canción.
Mi canción satírica, mi lamento, mi llamada a la acción.

Yankee Doodle vino a la ciudad
Montado en un poney
Nos mató mutiló y torturó
Y lo llamó una... democracia.
Yankee Doodle sigue en ello,
Yankee Doodle Dandy,
Quema el pueblo y la ciudad,
Y se práctico con tu pistola.

Amérika, Amérika
Cómo de fácil te olvidas, Amérika.
Cambiaste vidas por poder.
¿Cuánto vale la vida en un país pobre?
¿Cuánto vale la vida de una persona de color?
Estamos marcados para toda la vida
Filipinos marcados por la violencia de tu guerra.
Yankee Doodle viene de nuevo
Montado en un avión de caza
Trayendo su guerra a mi país
Y lo llama una... democracia

Amerika, Amerika
A la guerra de nuevo, Amerika.
Cambiando sangre por petroleo.
Mi país no es un patio de recreo
Para tus tanques y soldados.
Una nación no es sólo tierra,
Montañas, mar.
Morimos con tus balas.
Perecemos con tus bombas.
Vivimos en pobreza
Somos gente de color
Cantamos sobre dignidad,
Soberanía y paz.
Vete, Amérika
Vete de mi país, vete.

 

 

Mario Mele

Uruguay

El agua

 

Todas las lluvias son distintas

llegan por la noche casi

                          la más triste,

la de tu pelo, oscura,

 

por las piernas

la de ciruela roja,

 

la que rodea la rodilla

y teje la espalda

con agujas del agua,

 

la del pecho suave

abierto y angustiante

              la de ayer

              en el vientre

              detalladamente

y real como un sueño

                                             De: La breve noche de tres horas, Edic. Aldebarán, Colección Hermes, Montevideo, 2008.

 

 

Marco Aqueiva

Brasil

 

Há ocasiões em que talvez não fosse apenas história

reunir coragem e loucura no rosto moreno

parar o  monumento e a luta mal recomeçada

recolher por honra da grã-Domadora

o gosto de exibir a raiva e as armas

e deixar rebentar no olhar fixo e sedento

outro tempo futuro com as crias do Dragão

 

 

Luis Bolaños

Costa Rica

Nacimiento de la voz

 

Vibra el círculo sagrado de la iguana

y dibuja en lo oscuro

el gesto antiguo

lento en su primera noche

 

y la voz abre su encendida rosa

su temblor de pétalo sonoro

                                                                       De: para encender la noche, Editorial Costa Rica, 2004.

 

 

 

Francisco de Asís Fernández

Granada, Nicaragua

A mitad del camino

                             “Los años de nuestra vida son unos setenta,

                                                        u ochenta, si hay vigor…”

                                                                             Salmo XC,10

Y yo me dije

 

Y yo me dije: “Haré a Dios conforme a mi semejanza”.

Y me puse en el centro para hacerlo a mi manera.

Pero yo era un gran vacío; mi vida flotaba sobre la haz del abismo.

Y vi que yo era noche y que era noche para otros.

Y dije yo: “Haya luz”. Pero no se apartó la oscuridad.

Ni amaneció el día primero. Y sin pertrechos

-en medio de la nada- vi que mi caducidad era eterna.

 

Las yemas de Dios

 

Muchas veces dejé a Dios plantado.

Yo andaba asaz apurado

y no había lugar en mi vida

que no estuviera ocupado estérilmente (ahora lo veo).

 

Entonces Dios decidió hacerme vivir el desierto.

Y cuando grité a todos: “¡Ea, amigos! ¡venga la fiesta!”

mi voz abajada no fue escuchada.

Y vi que yo así había sido con Dios

que era como una voz

que clamaba en el desierto que era mi vida.

 

Y estaba que ni pintado para ser desecho.

Y me sentí yermo, tan yermo...

que Dios hizo crecer unas pobres yemas.

 

Verdaderamente amigos, ahora no necesito más sustento.

 

 

Roberto Glorioso

Azul, Argentina

35

 

declara que el humo

                    de la quema

trae ajustes de cuentas.

 

Que allí

        roe su desnudez

un bestiario caníbal.

                                           De: Tierra no prometida, Ediciones Último Reino, Argentina, 2008.

 

 

Ruy Belo

Portugal

Outono

 

Mais uma vez é preciso

reaprender o outono -

todos nós regressamos ao teu

inesgotável rosto

Emergem do asfalto aquelas

inacreditáveis crianças

e tudo incorrigivelmente principia

Já na rua se não cruzam

olhos como armas

recebe-nos de novo o coração

 

E sabe deus a minha humana mão

                                                                   Envio Amelia Pais

 

 

Víctor Jiménez

Sevilla, España

El túnel

 

De mi casa hasta tu casa,

de mi anhelo hasta tu encanto,

bajo las vías del tren

de mis sueños de muchacho,

tú sabes, amor, que tuve

que pasar durante años

por la penumbra de un túnel

para subir a tus labios.

Hoy el túnel ya no existe.

Y sigo por el pasando.

                                                  De: Tango para engañar a la tristeza, Ed. Renacimiento, España, 2003

 

 

Leo Lobos 
Santiago de Chile, 1966
Temor
“La mejor parte es sentirse vivo pintando y la peor es necesitar hacer pinturas para sentirse vivo” 
                                                                                                                             Geoffrey Lawrence
 
Reverencia emocionada 
cuando todo
deje
de
importar 
cuando todo este oscuro
cuando todo este perdido
 
Que la musa te toque con sus
dedos la espalda
y te empuje al camino
 
Que la frialdad de las ciudades
que la rosa de la nada
que el fango inmóvil
que la arena movediza del desierto
no borre la tristeza de tinta
que ha de alcanzar el agua
 
Y sea aire movido por los labios
una
vez
más
                                         de: Rapid eye movement 

 

 

Amilkar Feria Flores

Ciudad de La Habana, Cuba

Eva - María

 

Hay mujeres frágiles y efím

Tags: isla_negra.zoomblog.com, seleccion de poesia, argentina, brasil, uruguay, filipinas, mexico

Publicado por ChemaRubioV @ 17:32  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios