S?bado, 18 de octubre de 2008

El pescador

que abandona

de pronto su red

al borde justo

de la línea de agua

luego apenas

una sola sombra

furtiva, el temblor

de otro instante

y al centro

de los cielos

clavada la flecha

de una tarde

irreparable, tan muda:

digo que algún maestro

pudo pintar una vez

este cuadro

hace años lo supe:

era este mismo paisaje

como ahora

girando en los ojos

sin ira ni prisa

y libres al fin

del tiempo y su red

los peces de oro

Alejandro Drewes


Tags: pescador, argentino, alejandro drewes, PECES DE ORO, poema, furtiva, red

Publicado por ChemaRubioV @ 14:10  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios