Lunes, 10 de noviembre de 2008





 
Obama llegó, ¿ y los "líderes" del TPS...?

Roberto Quesada

Solamente aquel que construye el futuro tiene derecho a juzgar el
pasado - Nietzsche

No hace mucho, coincidiendo con la adhesión de Honduras a la ALBA,
aparecieron agoreros y agoreras, prediciendo el fin del mundo de los
inmigrantes hondureños en los Estados Unidos, escandalizaron con el
cuento de que las relaciones de Honduras y Estados Unidos se
deteriorarían de tal manera que no habría más TPS para nuestros
inmigrantes. Tantas cosas dijeron que sólo les faltó decir que ya el
presidente Zelaya habría ordenado el envío de una fragata catracha
cerca de aguas `mayamenses´. Vale más que no lo dijeron: ¡qué miedo
hubiese sentido la armada estadounidense!

Contra todas esas predicciones, contra los "negros nubarrones" que se
aproximaban, como le encantaba decir a un ex jefe de las Fuerzas
Armadas, la extensión del TPS se dio sin ningún problema, tal como se
le concedió a El Salvador y Nicaragua, unos primeros y otros después
pero aquí en verdad que el orden de factores no altera el producto.

Ahora la gente se pregunta: ¿Dónde están esos agoreros que aseguraban
que ellos tenían ríos de indocumentados e inscritos en el TPS
inundando las calles de Nueva York, Washington y otras ciudades
estadounidenses protestando contra el presidente Zelaya porque la
adhesión a la ALBA les dañaría sus estatus? No se ven ni los agoreros
ni los supuestos manifestantes. No se ven y eso es preocupante pues
el plazo de la inscripción se acerca y apenas se ha inscrito un
poquito más del diez por ciento de los beneficiados. Por la escasez
de inscritos se deduce que todo fue una patraña para desacreditar el
gobierno hondureño, pues en caso contrario desde el mismo instante en
que el presidente Zelaya anunció desde Washington la extensión del
TPS hubiesen comenzado a inscribirse los interesados. Si es que tan
interesados están como lo estaban tratando de hacer ver algunos
autodenominados/as líderes de Honduras en los Estados Unidos.

¿O será que estos agoreros/as quieren esconder la información de que
el plazo de inscripción vence el primero de diciembre y con ello
responsabilizar al gobierno actual si fracasa la inscripción? Sería
craso error, pues el daño no solamente sería para el gobierno que se
va sino para cualquiera que lo reemplace, sobre todo, la peor parte
la llevarán los compatriotas que desperdicien esta oportunidad. Pues
según lo expresado por el presidente electo Obama, la posibilidad de
una amnistía general es factible. Pero, ojo, Obama insiste en la
legalidad, y parte de esa legalidad que tendría prioridad en el caso
de darse tal amnistía es la gente como la protegida por el TPS.

Algunos llamados líderes que cacaraquearon tanto asustando a la gente
de que no habría extensión, deberían ahora armar igual alharaca para
crear conciencia en nuestros compatriotas para que se reinscriban sin
esperar el último momento, pues como me comentaba el embajador de
Honduras en Washington, Roberto Flores Bermúdez, consultado para el
presente artículo, que entre más pronto se inscriban es mejor por si
ocurriese un error en la solicitud, queda tiempo para enmendarlo. Y,
además, no hay que confiarse para nada en una posible prórroga.

Hace poco lo decía el periodista Jorge Ramos, de Univisión, quien en
algunas ocasiones pierde credibilidad sobre todo cuando llama
dictadores a presidentes elegidos por la soberana voluntad popular
(por supuesto, lo comprendemos, cuando se está atado a ciertos
intereses, existen muchas lecturas obligatorias), pero que en el tema
de inmigración tiene muchos aciertos, que el presidente electo Barack
Obama hace un año, en campaña, había prometido una amnistía general.
Partiendo de allí y revisando la fuerza hispana que ha contribuido
con su voto a llevar a Obama al poder, esta puerta ya está media
abierta, claro que si se tiene la posibilidad de estar bajo el TPS la
posibilidad se acrecienta aún más porque los inscritos bajo este
estatus no son considerados, y de hecho no lo son, indocumentados.

Algunos llamados líderes de hondureños en los Estados Unidos,
utilizan la bandera hondureña y el nombre de todos los inmigrantes
catrachos para fines personales o de pequeños grupos, como respaldar
causas retrógradas en las calles de Miami. Estos líderes lo que
deberían de hacer para consagrarse como tales es batallar porque no
quede ningún hondureño/a sin reinscribirse, y si quieren dimensionar
su liderazgo a nivel internacional pues existen buenas causas, como
unirse a quienes luchan porque se levante el embargo a Cuba, que ya
ha pasado de ser más que un capricho, un acto inhumano. No puede ser
que se mantengan indiferentes al inmerecido castigo a más de doce
millones de personas, a quienes de paso les han atacado tres
huracanes al hilo, sólo por el hecho de que piensen diferente a
otros: y se les castiga privándoseles de la comida y medicamentos.
Esto más que un error, es un horror humano.

No obstante, me comentaba el embajador Flores Bermúdez que la
embajada de Honduras en Washington trabaja con varias organizaciones
de hondureños en los Estados Unidos, por supuesto, también con los
consulados, y tiene optimismo en que la gente pronto acudirá
masivamente a reinscribirse.

No debe de olvidarse que el gobierno de Washington advirtió el
viernes a unos 300 mil centroamericanos beneficiados con el Estatus
de Protección Temporal (TPS) que la fecha tope para la recepción de
documentos no será modificada, y que quien no lo haga a tiempo
perderá sus derechos de permanencia en Estados Unidos.

Y como en Honduras estamos en tiempo de elecciones, pues bien vale
aleccionar a los candidatos para que utilicen sus medios para motivar
a los compatriotas a que no descuiden su estatus y se inscriban
cuanto antes, de esa inscripción puede depender en un futuro no
lejano su residencia permanente. Debe considerarse que como quiera el
voto hispano ya se afianzó, creó un precedente histórico, y el mismo
Obama si desea ser reelecto tendrá que acudir a ese voto, pero para
merecerlo tendrá que haber cumplido con sus promesas, y una de ellas
es la amnistía general.

Así que candidatos que compiten buscando la presidencia, sin lugar a
dudas que en alguno de ustedes recaerá tal fortuna, por tanto deben
de curarse en salud, y es casi seguro que a quien le toque no querrá
gobernar un país con escasos recursos, con cada vez más fenómenos
naturales azotando el país y encima de ello más deportados y menos
remesas... Es para asustarse, ¿sí?

Ozone Park NY 10 octubre de 2008. [email protected]* Roberto
Quesada: Escritor y diplomático hondureño, autor de varios libros,
entre los que destacan El desertor (1985), Big Banana (Seix Barral),
Nunca entres por Miami (Mondadori) Los barcos (Baktún), La novela del
milenio pasado (Tropismos, Salamanca), y es Consejero de la Misión de
Honduras ante las Naciones Unidas.

 
































































































































































































































































































Tags: Obama, lideres, centroamerica, nietzche, fuerzas armadas, presidente Zelaya, el salvador

Publicado por ChemaRubioV @ 21:19
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios