Martes, 18 de noviembre de 2008

 
Isla Negra 4/158
Casa de poesía y literaturas.
-Noviembre 2008- 
suscripción gratuita. Lanusei,Italia. Dirección: Gabriel Impaglione.
Publicación inscripta en el Directorio Mundial de Revistas Literarias UNESCO
[email protected] yahoo.es - - http://isla_ negra.zoomblog. com


Roque Dalton
El Salvador, 1935 - 1975
Atalaya

Una religión que te dice que sólo hay que mirar hacia arriba 
y que en la vida terrenal todo es bajeza y ruindad 
que no debe ser mirado con atención 
es la mejor garantía para que tropieces a cada paso 
y te rompas los dientes y el alma 
contra las piedras rotundamente terrenales.
detrás de mí el vacío.


Eugenio Montale
Italia
Huesos de jibia XIV

Quizás una mañana caminando en el aire de vidrio,
árido, volteándome veré con el terror del ebrio
cumplirse el milagro: la nada a mis espaldas,


Luego, como en la pantalla, se amontonarán
árboles, casas, colinas con el habitual engaño,
pero será demasiado tarde, y yo me iré callado
entre los hombres que no miran hacia atrás,
con mi secreto.
  traducción libre del italiano por Adriana Alarco de Zadra



Alejandro Drewes
Buenos Aires, Argentina -1963
Kleiner mann, was nun?
  (Hombrecito: ¿Y ahora qué?)
Ya sabes ahora -pero es tarde-
que eres parte del largo sueño de Dios
y alzas y hundes las manos
asidas al último frágil madero:
Te espera un certero naufragio
bajo las olas de la realidad,
aunque intentarás ahora
-pero ya tarde, muy tarde-
matar al viejo ciego que grita
en la carne áspera, nocturna.


Angel Guinda
España
Vidas

Hay quien hace de su vida una frontera.
Otros la comparten como aire, luz,
o la levantan sobre un campo de minas.
Quien la deja al azar,
y el que a control severo la somete.
Algunos imitan la vida de sus héroes,
y quienes la embalsaman en un búnker de oro.
Todas las vidas trabajan para la muerte.
  De Conocimiento del medio, Ediciones Olifante, Zaragoza 1996


Pedro Shimose
Riberalta, Beni, Bolivia, 1940 ( radicado en Madrid)
Ribera Alta

En la alta
ribera
un hombre espera
volver a Riberalta.
En su tierra colorada
todo es alborada.
No hace falta
la melancolía
de la tarde
en el barranco.
El cielo arde
y el amor fermenta
su melaza.
Junto a un banco
de la plaza
el tataí cuenta
lo que fuimos
y el bibosi lamenta
lo que no hicimos.

En la alta ribera:
el sol y la palmera.

En la ribera alta
sólo tú prevaleces
en forma de alegría.
A veces,
te llamas Riberalta;
otras, Poesía.



Andrè Cruchaga
El Salvador
Lázaros de este reino…
  A Malcom X y Martin Luther King.

Recorrieron el desierto humano y plantaron
Su respiración en las calles, junto a las manzanas;
Entre los barrotes negros de la cárcel, sus voces,
Se oyeron sobre la nieve a ritmo de blues y tambores.
Entre vagas fisonomías, junto a fúnebres pinos,
La brisa como un huracán en las sienes,
La verdad haciéndose roca, la tierra rompiendo
El terror al futuro.
Candiles de vencidas lenguas lamen el cielo,
Ahora que sus semblantes dejaron de ser
Yertos brazos y se han tornado en semilla.
Leche de estrellas forman sinfonías, allí donde
El rocío evaporaba sutiles mejillas de vitrales siniestros.
El destino ha cambiado su telar de catacumbas;
Ahora la memoria es posible en el umbral,
O la vida se ciñe a la memoria salvando
De la hoguera, el telar rojo de la fábula.
Se alzaron sobre su propio sudor y sus heridas,
Y entre el paisaje del sollozo, la noche
Jamás pudo sacar su lengua de avieso halcón.

Hoy danzan los duraznos en la entraña del día.
Sus voces crearon cuerpos, vuelo de bocas jubilosas,
No dormidos pabilos flotando sobre andenes
De quemadas crepitaciones…
Desde Soweto, el viento sobre los tejados,
Es un pecho de ombligos y ferrocarriles,
Un espeso whisky golpeando los pulmones,
Una fila de puertas sobre las pupilas:
Ventanas goteando pájaros de sudorosa palabra,
Bocas con sed sofocando sombreros inertes,
Alas para el aliento del alba bajo lunas agonizantes.

“Yo soy Malcom X” viva llama en el aire de la Esperanza.
“Yo soy Martin Luther King”, luz venida de la sed ardida…

Ambos cuerpos con la caricia espesa de la sangre,
Balbucean en la memoria caracoles de sueños en todas las entrañas:
Ramas son de un cuerpo sin frío, destinos de la esencia del aire,
Para romper con la desigualdad de la noche
Y abrir los sueños cegados por antiguas pieles de ceniza.
Ahora es posible que la sed fluya, sin barrotes de herrumbre.
El tiempo no da cataratas, lo que el ojo de las cerraduras…
Hay que mirarlos cada día, para desterrar el odio
Y que un arpa abra, en vez de llaves, las puertas de la conciencia.
En los aleros que habitan sus palabras la alegría con su sombrero
Corona aquellos corazones que sembraron en el surco
Un canto de fervorosa armonía…
Ahora Malcom y Martin Luther King se han vuelto una diadema
Trocada en Esperanza, una sola boca para sacudir el misterio del arcano.
  Barataria, 13.IV.2008, reescrito el 05.XI.2008


Otto René Castillo 
Quetzaltenango, Guatemala- 1937 -1967
Vàmonos patria a caminar

Vámonos patria a caminar, yo te acompaño.

Yo bajaré los abismos que me digas.
Yo beberé tus cálices amargos.
Yo me quedaré ciego para que tengas ojos.
Yo me quedaré sin voz para que tú cantes.
Yo he de morir para que tú no mueras,
para que emerja tu rostro flameando al horizonte
de cada flor que nazca de mis huesos.

Tiene que ser así, indiscutiblemente.

Ya me cansé de llevar tus lágrimas conmigo.
Ahora quiero caminar contigo, relampagueante.
Acompañarte en tu jornada, porque soy un hombre
del pueblo, nacido en octubre para la faz del mundo.

Ay, patria,
a los coroneles que orinan tus muros
tenemos que arrancarlos de raíces,
colgarlos en un árbol de rocío agudo,
violento de cóleras del pueblo.
Por ello pido que caminemos juntos. Siempre
con los campesinos agrarios
y los obreros sindicales,
con el que tenga un corazón para quererte.

Vámonos patria a caminar, yo te acompaño.


Ramòn Oviero
Panamà, 1938- 2008
Bajo tu piel cabalgo

loco iconoclasta de mí
y desato muslos y conocidos senos
colinas de mi infancia
y volvemos siempre en espiral
a aquel mismo camino
en tanto
voy mordisqueando
tu pezón izquierdo
cuando te da por reclamar
entre cortos aullidos
la consumación
del juicio
final.
  De Contrapartida, México 1974


Gabriel Impaglione
Argentina, 1958
No se trata de la hecatombe universal

No se trata de la hecatombe universal,
un maremoto, por ejemplo, de polo a polo,
cierto viento de carbòn, como la noche
avanzando
terminante.

Hay cotidianos fin del mundo, pequeños
gigantes ignorados
fines absolutos.

La bomba que arranca
el alma de la carne
rota.
La casa derribada,
àcido en el surco.
Palabras decapitadas
por el filo de un billete.

No serà la tierra
desovillàndose
como una bestia fantàstica,
abrièndose el vientre
de un tajo feroz.

Serà el hàbito cruel de la indiferencia,
la sumatoria de tanto azufre y hoguera
que a veces parece
no ser demasiado.

Como un largo dìa de siglos
donde nadie jamàs
llame a ninguna puerta,
donde el aquì y el ahora
ya no importe.

Isla Negra
no se vende ni se compra ni se alquila, es publicación de poesía y literaturas. Isla Negra es territorio de amantes, porque el amor es poesía. Isla Negra también es arma cargada de futuro, herramienta de auroras repartidas. Breviario periódico de la cultura universal. Estante virtual de biblioteca en Casa de Poesía.

Visitá el blog: http://isla_ negra.zoomblog. com
  Isla Negra en el Directorio Mundial de la Poesia - www.unesco.org/ poetry

Tags: guatemala, el salvador, bolivia, españa, argentina, panama, islanegrazoomblog

Publicado por ChemaRubioV @ 1:58  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios