Mi?rcoles, 19 de noviembre de 2008
He visto cruzar ante mis ojos ,
presentidas maravillas ardientes
que enturbiaban el pensamiento
y empequeñecian
hasta dejar a solas el Territorio de Falo
en alto como mastil envalentonado.

He visto cruzar esos cielos de carne , los he visto pasar fugaces y... despues los he imaginado... en la Divina Gracia se quedó la Fuerza del hombre a solas.



Juan Nadie Red
www.jnadiered.blogpost.com





Tags: kafka, ardientes, falo, sexo, cielos de carne, divina gracia, jovenes maravillas

Publicado por ChemaRubioV @ 20:31  | RELATO .
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios