Lunes, 24 de noviembre de 2008
Mauricio Duron

21 de noviembre de 2008

En 1994, la ADUNAH, previo a la obtención de su personalidad
jurídica, denunció la retención de aproximadamente Lps.45 millones en
transferencias de la UNAH con el Inpreunah. Desde ese momento, no
recuerdo que hubiera espacio de diálogo de ningún sector de autoridad
para hacer valer los derechos de vida y sobrevivencia de los
empleados y trabajadores de la UNAH (i.e.: el Consejo de
Administración; Rectorías - exceptuando de manera indirecta a partir
de 2001; Consejos Universitarios; Claustros Plenos; claustros de
profesores; decanos o directores de centros; Sitraunah; departamentos
legales; Auditorias Internas; Contraloría General de la República;
Procuraduría General de la República; Ministerio Público; Congreso
Nacional; Comisión de Transición y Comisión de Control de Gestión
desde 2005; etc.) hicieron eco de nuestro reclamo.

Al 31 de octubre del año 2008, la deuda de la UNAH por el reiterativo
incumplimiento de autoridades universitarias administrativas y en
cohecho de parte de diferentes niveles de autoridad - con escasas
excepciones honorables - ahora supera los Lps.750 millones en capital
e intereses.

El martes 4 de noviembre de 2008, el Dr. Jorge Abraham Arita León,
Rector de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras (UNAH), firmó
compromiso ante la Junta Directiva del Instituto de Previsión Social
de los Empleados de la UNAH (Inpreunah) de comparecer el jueves 20
del mismo mes y año a firmar Convenio de pago de deuda de cuotas en
la que habían incurrido administraciones universitarias anteriores al
año 2003 por valor aproximado de Lps.750 millones en transferencias
incumplidas.

El 5 y 6 de noviembre del 2008, sendas asambleas de la Asociación de
Docentes de la UNAH en la Ciudad Universitaria, en la UNAH-Valle de
Sula y en el Centro Universitario Regional del Literal Atlántico
(CURLA) informadas de la promesa del Sr. Rector de la UNAH, en acto
de buena fe, resolvieron suspender acciones de presión introducidas.

El jueves 20 de noviembre de 2008, a las 2:42 p.m., en las
instalaciones de la Junta de Dirección Universitaria (JDS) - donde
fue necesario que representantes de la junta directiva del Inpreunah
y el representante legal de dicho instituto acudieran a localizarlo
-, el Sr. Rector retractó su palabra.

Fue justificación falaz del Sr. Rector hacer propias las opiniones de
parte de los funcionarios que integran la JDS sobre el compromiso que
el funcionario asumió y sobre el Inpreunah, incluyendo su presidente,
el Dr. Olvin Rodríguez que, para los propósitos y formalidades del
encuentro, improcedentemente condujo el Dr. Rodríguez.

El documento al que dio lectura el Dr. Rodríguez al inicio de la
reunión acepta la deuda y el pago en los términos convenidos el 4 de
noviembre. Sin embargo, condiciones espurias del mismo que
constituyen flagrante atentado contra la autonomía que la Ley
Orgánica de la UNAH confiere al Instituto de Previsión Social de los
Empleados de la UNAH en su artículo 59. Condiciona la aceptación de
la deuda a que el Inpreunah acepte que la Rectoría y la JDU contraten
"...los servicios de una empresa auditora para que revise y dictamine
sobre la ejecución del presupuesto, cuentas, asignación y uso de
recursos por parte del Inpreunah."

La Comisión Nacional de Bancos y Seguros (CNBS), entidad supervisora
de las instituciones financieras del Estado, practica auditorias
anuales del Inpreunah y, dada la autonomía del instituto, la junta
directiva no reconoce y rechaza la pretensión de intromisión en ese
sentido de cualquier sector, junta o incluso del Consejo
Universitario de la UNAH.

Hasta el año 2007, la UNAH no mantuvo registro confiable de los pagos
no cumplidos sobre las aportaciones patronales al Inpreunah. Para ese
propósito y a iniciativa del Inpreunah, fue necesario crear una
comisión bipartita.

El 27 de octubre de 2008, la gerencia general del Inpreunah en acto
de transparencia proporcionó información diversa sobre el Inpreunah
que solicitaron cinco profesionales en el campo de la finanzas,
contaduría y de la banca designados por autoridades de la Facultad de
Ciencias Económicas, Administrativas y Contables de la UNAH. Por
razones no explicadas, la Comisión de profesionales no pudo cotejar
la información con los registros contables de la UNAH, pero acreditó
en informe del 11 de noviembre las cifras de monto de la deuda que la
Junta Directiva de la UNAH reclamó en base a las estimaciones
calificadas de la CNBS de febrero de 2008.

El 4 de noviembre del 2008, el Sr. Rector aceptó las cifras de los
reclamos de las autoridades del Inpreunah - coincidentes con las
eventuales de los profesionales de la Facultad de Economía, enfatizo
- restando determinar los intereses de la deuda entre septiembre del
2007 y octubre del 2008, para lo cual se le concedió espera al 20 de
noviembre. El 20 de noviembre, el Sr. Rector de la UNAH introdujo
reservas sobre el compromiso que no formuló en ocasión de la firma
del 4 de ese mes y declinó firmar el acta.

Que el Sr. Rector de la UNAH haya introducido a sus consideraciones a
la JDU como protagonista que anteriormente no había tomado parte en
la situación del pago de la deuda amerita reflexión.

A la firma del compromiso del 4 de noviembre, la Junta de Dirección
Universitaria se había abstenido de intervenir.

El miércoles a las 16:20 hrs., recibí invitación via telefónica en
nombre del Dr. Olvin Rodríguez, presidente de la Junta de Dirección
Universitaria (JDU), a reunión en oficinas de la JDU para el jueves
20 de noviembre de 2008, bajo agenda de conversar sobre la deuda de
la UNAH con el Inpreunah, acreditación de pago respecto a la cual la
Rectoría de la UNAH había asumido compromiso para el jueves 20 en
horas de la tarde, sobre la firma de un documento dilatado.

Hoy, la indiferencia, complicidad o colusión contra nuestro justo
reclamo le representa a la UNAH una deuda de no menos de Lps.750
millones que con los intereses a 15 años significará una cifra mucho
mayor. Actualmente, ninguna autoridad supuestamente competente se
interesa por identificar a los responsables. Apenas hace tres
semanas, el discurso o propuesta del equipo rectoral era "busquemos
soluciones. No busquemos responsables." Sea pues, el "borrón y cuenta
nueva" para quienes ocasionarán a la UNAH impedimentos en el
desarrollo institucional.

El 12 de junio de 2008, en las instalaciones del Foro Nacional de
Convergencia (Fonac), el Sr. Rector aceptó dialogar con la ADUNAH
sobre la deuda de la UNAH con el Inpreunah, entre otros asuntos.
Después de muchas horas de conversación (actas sobre las cuales con
el Sr. Rector se ha negado a pronunciarse, a acreditar o firmar), el
Sr. Rector, asesorado por otras autoridades, declaró en octubre 21
que no aceptaría continuar deliberaciones sobre el tema de la deuda
con la ADUNAH, motivo por el cual la discusión se trasladó con la
junta directiva del Inpreunah donde se dio el compromiso del 4 de
noviembre.

Es importante tener presente que, desde el 12 de junio del 2008 hasta
la invitación del 19 de noviembre, la Junta de Dirección
Universitaria se abstuvo de participar en las deliberaciones sobre
asunto de su interés y competencia.

En reunión de septiembre de 2008, entre el Sr. Rector y la ADUNAH, el
autor de estas líneas insistió y demandó en dos oportunidades que la
JDU estuviera presente. Asistente del Sr. Rector comunicó nuestra
demanda a la JDU y eventualmente hizo acto de presencia una de sus
miembros que permaneció el tiempo suficiente como para excusarse y
retirarse. Posteriormente y hasta el 19 de noviembre no volvió a
saberse de la JDU, incluso cuando por intermedio de mi persona y
compañeros Ayax Irías, Luís Reyes Cardona, Noé Mejía, Jorge Jovel y
otros visitamos al Dr. Ramón Romero, miembro de la JDU, el viernes 10
de octubre (antes de que el Sr. rector marginase la participación de
la ADUNAH) para solicitar opción de sostener encuentro en compañía
del Sr. Rector.

El Sr. Comisionado manifestó que la JDU tenía interés para ese
propósito que no se había podido materializar. Declaró que no podría
proponer retomar su iniciativa hasta en la sesión plenaria que
celebrarían el miércoles inmediato (favor observar el sentido de
urgencia). En dicha sesión plenaria la JDU resolvió girar, como a ese
efecto lo hicieron, invitación a reunión de las tres partes los días
lunes 20 y martes 21 de octubre. La JD de la ADUNAH aceptó de
inmediato y les notificó su aceptación formalmente; sin embargo, el
jueves 16 retractaron de su ofrecimiento, por escrito.

El Sr. Rector de la UNAH es el representante legal de la UNAH. Su
firma aparece en el documento de compromiso del 4 de noviembre de la
reunión del 20 de noviembre.

El 20 de noviembre de 2008, el Dr. Olvin Rodríguez, Presidente de la
Junta de Dirección Universitaria manifestó que la función y
atribuciones de la Junta de Dirección Universitaria se limitan - y
cito: "...a señalar el rumbo" en la administración de la UNAH. Agregó
que tanto a la Rectoría como a otras unidades, compete a ellos
"determinar como hacerlo," o sea, como actuar y proceder en el
ejercicio de sus funciones.

Que la Presidencia de la JDU, en presencia del Sr. Rector y de
funcionarios del Inpreunah, admitiera que sus atribuciones se limitan
"...a señalar el rumbo" en la administración de la UNAH es
reconocimiento de sus limitaciones en cuanto a asuntos propios del
Inpreunah. Así también, la Presidencia de la JDU admitió que la JDU
no tiene competencia sobre el Inpreunah. Con estas declaraciones, el
Sr. Presidente de la JDU se abstuvo de asumir responsabilidad de
intervenir en los asuntos de un ente autónomo por ley. (Sin embargo,
el documento que él y el Sr. Secretario Por Ley firman, proponen que
la Rectoría de la UNAH y la JDU auditen el Inpreunah.)

En consecuencia, las reservas de la presidencia de la JDU sobre las
interioridades del Inpreunah no tenían ni tienen efecto vinculante
sobre la decisión del Sr. Rector en firmar el convenio y el
cronograma de pago al que se había comprometido y que todos los
interesados (la CNBS, la Junta Directiva del Inpreunah; la Comisión
de Profesionales de la Facultad de Ciencias Económicas y el mismo
rector) habían concensuado y acreditado.

Básicamente, el Sr. Presidente de la JDU propuso que el Sr. Rector
actuó bajo su entera libre arbitrio y responsabilidad al abstenerse
de firmar el Convenio del 20 de noviembre, abstención de la que es
supuestamente no puede atribuirse a la Junta de Dirección
Universitaria - aún cuando esa hubiera sido su intención -.

No pude omitirse las insinuaciones de la Rectoría, del sector
administrativo y de otras instancias sobre desconfianza en la
conducción de los asuntos y administración del Inpreunah. El Tribunal
Superior de Cuentas y la Comisión Nacional de Bancos y Seguros
practican auditorias del instituto cada año. El discurso del equipo
rectoral, en particular, durante las semanas más recientes ha
incurrido en declaraciones que bordean el libelo, la calumnia y la
difamación contra el Instituto, sus directivos y su administración.

La cultura de sospecha que diferentes funcionarios de la UNAH
emprenden contra las autoridades y funcionarios del Inpreunah y el
desconocimiento de la autonomía del Instituto constituyen una grave y
real amenaza contra nuestro sistema. Esta demostrado que funcionarios
y catedráticos de la UNAH son impulsadores de esquemas para
desarticular los sistemas de previsión social (Inpremah; Injupem;
IPM; etc.) con el objeto de crear un sistema nacional único con el
objeto de que el gobierno central tenga acceso a nuestros recursos
para propósitos inconfesables.

Nuestras causas deben incluir: forzar que el Señor Rector haga honor
a la palabra contraída con el pago de la deuda; que las autoridades
universitarias respeten la autonomía de nuestro instituto; que
sectores internos en colusión con nuestros enemigos desistan de
amenazar la integridad del Inpreunah; denunciar a autoridades,
funcionarios y enemigos de nuestros derechos; hacer conciencia en la
comunidad universitaria, en la opinión pública y en los entes
contralores del Estado sobre el peligro que se cierne sobre esos
derechos y sobre la institución, cuando las autoridades de la UNAH
presuntamente competentes resisten iniciativas y reclamos de
identificar con transparencia a los responsables de la ilegalidad y
de la mala conducción en la ejecución de los presupuestos de la
institución, de deducir responsabilidades y actuar conforme a la ley.



Ciudad Universitaria, 21 de noviembre de 2008
 


Tags: LA PALABRA DE UN RECTOR, articulo, centroamerica, auditorias internas, ministerio publico, decanos

Publicado por ChemaRubioV @ 2:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios