Martes, 23 de diciembre de 2008

Para Rolando Revagliotti

EL DECESO
de Roque Dalton

cayó como un jarro de heladas aguas
en los corazones que esperaban otra vida en El Salvador.

EL DECESO
de Miguel Hernández

 

fue clandestinizado por las fauces militares de los soldados de Franco,

que que descanse en la paz que nunca supo soñar

en los Pazos de España.

 

EL DECESO
de Pepe Hierro,

son son las horas mágicas en la tarde; la falta de humo en sus pulmones y la ausencia de una copa negada en su mano , engrasaron un grito quijotesco, y sus brazos remaron al aire en la Facultad de Ciencias de la Información.

EL DECESO que viene con su verde uniforme.

en Un cuerpo que abre ventanas al silencio, se Queda alegre en la multitud de los géneros diversos, y florece antes de que la pena se apodere sin sentido de la piel .

chemarubiov

www.chemarubio.com


Tags: Roque Dalton, Miguel Hernández, Pepe Hierro, Pazos de España, DECESOS, ARGENTINA, ELSALVADOR

Publicado por ChemaRubioV @ 12:56  | POESIA
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios