Martes, 23 de diciembre de 2008
 
    mapuche/47  
                                                                               Revista Literaria (sin lujos ni detalles)                 
                                                                                     Verano    -         2008/2009  

Editor Responsable:

Osvaldo Risso Perondi

   

Editorial - Poesía -   Libros -      Autores-          Leyendas -  Narrativa -  Temas

   

     Contacto:
     [email protected]
     [email protected]

     http://revistaliterariamapuche.blogspot.co


 

Editorial

El ego autor

Alguien me regalo una vez un libro de poesía, que tenía esta dedicatoria:”Para que Osvaldo, viajero incansable, hoy portador de sueños y esperanzas, sepa que no debe arredrarse”, Hay imbéciles comunicando ideas, por el solo valor  de perseverar”

Hoy, a treinta y ocho años de tan valioso obsequio como es un libro, el epígrafe me viene a  la memoria, lo que me lleva a una reflexión y consideración al  respecto.

En el mundo de la intelectualidad en sí, cada uno somos portadores de sueños, al mismo tiempo capitanes de nuestros barcos que navegan por una misma corriente, y sin darnos cuenta, llevamos entre nuestro cargamento, un  potencial , espiritual y físico ego ( el querer ser yo mismo), tan común en toda nuestra existencia  como seres humanos que somos y de paso por esta vida.

No deseo hacer aquí una apología de la imbecibilidad, y tampoco confundir valores altruistas y rescatables, pero si apunto hacía aquellos egos, que tienen una cierta  semejanza  al epígrafe del comienzo.

Pululan por portales de letras, aquellos que se autoproclaman autores, y a pesar de la mediocricidad de sus obras, dejan todos sus escrúpulos, con la intención de resurgir ante un auditorio que los aplauda o alabe, y hasta ellos mismos, quizá se dan cierta corte de sus logros, sin que nadie le solicite.

El querer ser figura repetida, sentándose en las primeras filas sin ser llamados, solo para ser vistos, es otra estrategia del ego autor; ser llamativo en eventos, en páginas virtuales donde hasta a veces, dan el último manotazo del ahogado, pidiendo auxilio para que dejen comentarios en pro de su obra con propósito de salvar su prestigio y persona.

El tan mentado ego autor, es común en estos tiempos, que sin  ir más lejo podemos  comprobarlo en los libros , los extensos currículum que ocupan dos solapas, también en ciertas publicaciones literarias; en nuestro caso, quienes  nos presionan  o bombardean con sus mail para que sí o sí  publiquemos sus trabajos,  sean de buena factura o mediocres – a ellos les decimos, tiempo al tiempo.

Quizá coincidamos muchos con nuestra invitada en este número la venezolana Noris Roberts  al abordar este tema.

Hablamos mucho de nuestro ego (yo) en los círculos donde nos movemos, pero dejamos a un lado el sencillo valor que puede tener o no nuestras creaciones, a las que si tenemos que poner en juego ante la crítica especializada, los medios de comunicación cuando si nos solicitan elementos necesarios para una opinión coherente y definitiva.

Los egos existieron y existirán por siempre, pero llega un momento que deberíamos controlarnos sino deseamos pasar por  imbéciles que solo queremos perseverar para la posteridad.

Recordemos las sabias palabras del Maestro Jesús, cuando dijo a sus seguidores: “El que se ensalza será humillado ente el mundo, el que se humilla será ensalzado ante mi Padre.-


 
  Leyendas Argentinas
El espantoso monstruo de la laguna

   Ahí nomás, muy cerquita del ángulo recto que forma las provincia de Córdoba en el límite de San Luis y  La Pampa, en ese sur misterioso, hay una laguna.

   Los indios la llamaron Laguna del Cuero.

   Por esos pagos anduvo Lucio Mansilla y lo contó en su libro UNA EXCURSIÓN A LOS INDIOS RANQUELES, sólo que no supo entonces los por qué de este nombre tan particular.

   Los mapuches aseguraban haberlo visto muchas veces a la orilla de ríos y lagunas. ¿A quién?, preguntarán ustedes, al Cuero pues, un monstruo perverso siempre dispuesto a atacar a la gente desprevenida.

   El Cuero es exactamente eso, un cuero de vaca o ternero provisto de enormes uñas, como ganchos y un montón de ojos, que habita en el fondo del agua. Allá, en su elemento, permanece enrollado como un gran tronco de árbol. Vaya a saber qué cuestiones lo impulsan a salir, pero cuando lo hace se despliega silenciosamente. Bajo su apariencia quieta acechan el engaño y la muerte.

   Cuando el Cuero ataca no se salva nadie; él sabe esperar el momento justo y en cuantito alguien lo pisa sin darse cuenta de su presencia en la orilla, se enrosca violentamente provocando la asfixia de su presa, que viaja –ya muerta-

a las profundidades.

   Algunos cuentan que el agua hace grandes borbotones cuando el Cuero se sumerge; son las risas, dice, las horribles carcajadas de la bestia satisfecha. Sin embargo, hace mucho tiempo que nadie sabe de él, que no lo han visto. Y aunque siempre cuidadosas, por si acaso, las personas andan más tranquilas por el lugar.

   Lo mató la Cirila Fuentes, afirman algunos con toda seguridad. A la Cirila el monstruo le robó una hija cuando era apenas una niña pronta a pasar a mujer. Porque ésas tenía el muy degenerado, le gustaban las niñas.

   La Cirila era una moza todavía cuando sucedió esta desgracia. Lloró su pena unos cuantos días y después decidió que era mejor la venganza y dejarse de tanto lagrimear.

   Una noche partió hacia la laguna bien equipada. Llevaba la MATRA  heredada de su abuela –para abrigarse-, comida y agua, que no iba a beber jamás de la laguna.

   Pacientemente pasó la noche protegida por la luna, que la estaba amadrinando. Y aunque la luz de la luna no ahuyenta los fríos de la madrugada, sirve para iluminar el paisaje y dejarle cada día su testimonio de plata.

   La Cirila se había untado con una pomada con fuerte olor y aguardaba, Estaba segura que el olor iba a atraerlo.

   El olor fue deslizándose de a poco por las aguas heladas de la laguna y llegó hasta el fondo transformado por el perfume pegajoso de los líquenes. El cebo estaba funcionando.

   Apenas amaneció se levantó la Cirila de su improvisado campamento. Se había obligado a dormir, aunque los nervios la desvelaron largos ratos. Iba a ser bravo el día, iba a necesitar de toda su fuerza y valor.

 

   Se arrimó a la orilla y aunque el agua le trajera la memoria de  su hijita muerta, hizo un hueco con las manos y se lavó bien la cara y los brazos. El ungüento iba a llegar de seguro, eso lo sabía la Cirila.

   Después juntó las ramas espinudas, eligió las más fuertes y formó una pila cerca de la orilla.

   Los ojos negros fijos en la laguna, los labios apretados entre los dientes, siguió esperando.

   La paciencia siempre ha sido un don precioso para el ranquel. La Cirila esperaba, con los ojos fijos, mordiendo un trozo de charque (carne seca) de guanaco.

   Un murmullo suave agitó las aguas. Una especie de silbido vago y sordo, se confundió con el viento.

   Ella sonrió con fuerza. El Cuero estaba saliendo. Por primera vez lo vio deslizarse sobre la orilla rodando despacio, para abrirse lentamente como una flor lisa y maligna, pegada al barrial.

   Cirila lo miró  un rato, un tiempo. Quién sabe si el malvado se dio cuenta, mientras estiraba las rugosidades. Quién sabe si supo que esa mujer no iba a ser su presa sino el oscuro final de su destino.

   La Cirila sí lo supo. Armada con el atado de ramas pinchudas llegó bien cerquita de la bestia, para que se confiara. Apenitas percibió el movimiento le arrojó unas ramas, retrocedió, cargó el resto y volvió a arrojárselas.

   El Cuero, herido y furioso, intentaba la huida replegándose, pero las espinas se le iban enterrando en la piel hedionda y perversa y, a medida que se iba enrollando, le perforaban las entrañas.

   Cuando el Cuero llegó al agua se hundió violentamente, y esta vez no hubo borbotones ni el sonido cruel de la risa satisfecha.

   Un reguero de sangre bermellón tiñó las orillas y las aguas. Entonces la Cirila empezó a aullar. Weeeee, weeee.., se llevaba el eco de su lamento.

   Cuando los indios llegaron al lugar la encontraron de rodillas ,  rezándole a Futa Chao, su dios padre, y la laguna era un espejo rojo inmóvil.

   Años le duró el color, contó una anciana, aunque después se le habría ido yendo, cuando a la Cirila se le agotaron los rencores.

   Vaya a saberse si el Cuero está muerto del todo, pero al menos duerme sus terrores allá , bien en el fondo, donde el coraje de ninguna madre pueda alcanzarlo.

                                                                

Leyenda leída por nuestra amiga poeta Laura Beatriz Chiesa, durante el IV Encuentro Internacional Comunitario de Escritores, realizado en Albardón - San Juan del 21 al 27 de sptiembre de 2008

 

 

buenosaires

 

 

 

  dulces geometrías se diluyen

 

  en las aguas imperiales repetidas.

 

  Nadie nota las ausencias:

 

   los duelos están prohibidos,

 

   los aromas de colores aplastados.

 

         

                                                                                         Y ellos siguen...

 

 

   juntan basuras de arriba

 

   en el abajo de luz sombría,

 

   como antes, como ahora,

 

   sin climas diferentes

 

   porque ayer es calor de invierno

 

   y duele el verano frío:

 

   es mañana.

 

 

                                                                                         Y ellos siguen...

 

 

   caminan con ojos secos,

 

   ¿qué importa?

 

   está de moda.

 

   Ya no hay éxodos,

 

    y los de antaño

 

    se lamentan en silenciosos ruidos.

 

    Navegar se puede,

 

    sí, pero sentado.

 

 

                                                                                          Y ellos siguen...

 

 

    el exilio está adentro,

 

     gritó bajito el pibe,

 

                                 

                                       

 

 

                                                        mientras cada papel es

 

 

    un bocado.

                                                                                      

                                                                                              Marta Lilian de Toro
 

Marta Lilian de Toro. Capital Federal (Barrio Almagro) . Poeta . Psicoanalista.

Contacto [email protected]

 

 
 

  &&&& Libros Vehículos de Cultura

Amigos  y escritores de diversos puntos del país, han emprendido una campaña solidaria, cuyo objetivo es proveer  a  escuelas y bibliotecas barriales, escolares y populares, libros para que personas de diferentes edades y sexo, tenga acceso al enriquecimiento y conocimiento de una buena lectura  en todas sus disciplinas .

Mapuche, haciéndose eco de tan loable y quijotesco emprendimiento cultural, hace conocer a sus lectores esta información para que así todos podamos aportar nuestro granito de arena y apoyar de esta manera la misión de nuestros amigos .

El poeta y escritor bahiense Horacio Goslino, nos hace llegar esta propuesta:

 

La Brigada de Socorrismo Bibliográfico, es un  un proyecto de ayuda a bibliotecas que llevamos a cabo en la ciudad de Bahía Blanca

El Proyecto se inició en el año 2004 en el marco del Programa Adolescentes del Ministerio de Desarrollo Humano de la Pcia. de Buenos Aires y ya se ha convertido en  una Asociación Civil sin fines de lucro.

Un grupo de jóvenes egresados de nivel medio, en situación socio-económica desfavorable, iniciaron estudios superiores (algunos ya los han finalizado o se encuentran muy avanzados) a través de una pequeña beca, Gui?o,  luego fueron sumándose nuevos integrantes. Y como contraprestación realizamos un trabajo de apoyo a Bibliotecas escolares o barriales, fundamentalmente periféricas

            Realizamos múltiples tareas  en la bibliotecas a las que nos acercamos ( ayuda básica para  funcionamiento general, apoyo escolar, encuadernación y reciclado de libros, servicio de Internet y Fotocopiado, anillado, proyección de películas, apoyatura de sonido y videoproyección en eventos culturales, talleres, de narración , de escritura, jornadas de lectura y todo lo que tenga que ver con la promoción de la lectura y acercamiento al libro, en sitios donde se cuenta con escaso material o personal .   Una actividad que juzgamos muy importante dentro de nuestro Proyecto,  consiste en una pequeña Biblioteca Itinerante con material actualizado y de interés, para fomentar la lectura y el acercamiento al libro por parte de los jóvenes, y/o adultos, tal como señalara anteriormente. Dicha biblioteca conformada con compras y donaciones permanece durante un tiempo en el lugar acordado y luego se traslada a otra institución escolar o pública, fundamentalmente en la periferia, donde no se cuenta con posibilidades de este tipo, con recitales, charlas, lectura de cuentos, proyección de películas, etc.

Reitero que lo valorable de esta tarea es su realización  por parte de jóvenes cuya situación socio-económica no es favorable y a pesar de ello han logrado un significativo grado de superación a través del estudio y un gran sentido de la solidaridad y la responsabilidad a través del trabajo comunitario que realizamos, al tiempo que se van formando en conducción y dirigenciamiento.

 

Dos lemas guían nuestro proyecto:

* No estoy seguro de que la educación pueda salvarnos, pero sí estoy seguro de que no existe nada mejor.

* Preferimos la promoción al asistencialismo porque las personas no necesitan limosnas, necesitan oportunidades.

 

A todo esto sumamos un proyecto, que sabemos que es de largo aliento y que consiste en la conformación de una biblioteca de autores argentinos contemporáneos, independientes, es decir, que están al margen de la gran promoción editorial, con publicaciones personales, o de entidades oficiales.

Partiendo de mi condición de escritor, contando con abundante material recogido en más de 25 años de viajes, encuentros, y otros eventos similares, más el aporte de los amigos de distintas partes del país, estamos conformando dicha biblioteca que clasificaremos por ciudad, provincia o región, y convertiremos en itinerante para acercar a distintos eventos culturales (Ferias de Libros, Encuentros, Congresos o similares), como forma de difusión de los autores y del valioso material que no suele conseguirse comúnmente en librerías.

Todos los datos, tanto sobre obras como sobre autores, serán volcados a una página web o blog, como se dice ahora   (en estos momentos en formación) para su difusión.

 

    Sabemos que es una tarea de hormiga, pero las respuestas desde los más diversos puntos del país,  son muy alentadoras.

También sabemos que el proyecto sólo será posible con la colaboración de amigos, escritores, instituciones, editoriales y gente relacionada con el tema.

Un mail similar a este está recorriendo el país y es así como hasta este momento cón solo unos pocos meses de acopio, tenemos casi todas las provincias representadas, además de Capital Federal.

Por ello, pensando en losa innumerables contactos que debes tener, a través de tu tarea literaria, pedimos tu colaboración , la de tus allegados, conocidos y escritores en general. Sólo pedimos a quienes deseen participar del emprendimiento un ejemplar o a lo sumo dos, de sus obras. La forma de envío que más resultado ha dado hasta ahora, es que alguien junte el material y nos haga llegar una caja por el medio que estime más cómodo y económico.

 

 A la espera de tu respuesta, te pido que difundas este proyecto y puedas colaborar con el mismo. Quedo a su disposición para cualquier aclaración al respecto.

Saludo muy atentamente

           

Prof. Horacio H. Goslino

Coordinador Brigada Socorrismo Bibliográfico

Maldonado 721 CP 8000 B.Blanca

TEL 0291 4511926    0291 154228086  /  154420857

 

Por otro lado, la licenciada jujeña María Elena Fernández  está llevando a cabo otro proyecto del cual está dando buenos frutos, que es de colmar de libros los anaqueles de bibliotecas de centros educativos ,ubicados en plena puna de la provincia de Jujuy y donde acuden  niños , adolescentes   y adultos excluidos del sistema y que se esfuerzan día a día para complementar sus estudios.

Nos cuenta la licenciada Fernández , que este emprendimiento desde su inicio, es apadrinado por escritores de Berisso y La Plata, encabezado por el querido amigo, el poeta Carlos Cazzorla.

Quienes desee aportar material, el cual será agradecido con el corazón de un verdadero ser humano, pueden enviar a nuestra revista.

Suipacha 246 - 6270 - Huinca Renancó (Córdoba) . Argentina. o comunicarse al cel.:0299 154541492

 

 

 

       Soledades

   

 

 Siluetas difusas.

Figuras oscuras.

Las calles desiertas.

Las luces opacas.

La lluvia y el frío:

    Paisaje empañado

    De agua y viento.   

          Paisaje de lodo,

               Paisaje de piedras…

                                                Paisaje plomizo.

 

Tags: mapuche47, Revista Literaria, sin lujos, ni detalles, poesia, ensayos, articulos

Publicado por ChemaRubioV @ 22:40
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios