Mi?rcoles, 08 de julio de 2009
 . Por Mariana Llano*

ESPAÑA: Hacia el mediodía, cuando el sol es más que un astro en las alturas, cuando semeja la definitiva antorcha que acabará con las piedras y la yerba de Moguer, de tanto arder; caminamos los poetas venidos desde dispersas herradumbres del camino, ciegos de lejanía, con distintos acentos y las manos vacías de palomas, para estrechar el aire de su encuentro. Con las vocecitas chicas y los pasos apurados por la callejuela larga que iba al cementerio. Al mediodía, cuando enrumbamos en busca del poeta, mientras nos conocíamos y soñábamos con el eco de un poema en las calles sin sombra de Moguer. Al mediodía, desde las atalayas de los vientos que se detienen en cada sepultura, Juan Ramón nos escucha decirle poemas, pronunciarle con respeto en la voz enronquecida del instante, cuando acaso quisimos despertarle del ensueño inmortal que le sostiene en la fragua sin fin de la memoria, porque la gran memoria es la cuna y el cielo de los seres que amamos, de los que recordamos.


 
Los poetas posan frente al monumento de Juan Ramón Jimenez luego de recibir el diploma e honor por su destacada participación en este primer encuentro de Poetas del Mundo en España

Tags: AL MEDIODÍA EN MOGUER, juan ramon jimenez, voces chicas, poetas, cementerio, Poetas del Mundo, España

Publicado por ChemaRubioV @ 16:48  | ARTICULO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios