Lunes, 20 de julio de 2009

 

Y esta palabra que aún

es un temblor en el aire

en su tiempo inestable

 
la senda una vez caminada

con otros, un país cuyos gritos

silencia la nieve. Qué historia

han de contar estos árboles

después, muchos siglos después

de las grandes devastaciones.

 

Presiento el hurgar de manos sin rostro

en el secreto del amplio corazón

de madera quemada, sin piedad

ni otros gestos. Pero habrá volado entonces

loca la carrera de los siglos sin edad

como un rumor de alas en la tumba

de los dioses del olvido y la cizaña,

vuelo de luna en el negro espejo

roto de los viejos magos

 

Alejandro Drewes


Tags: CANTO DEL VIENTO, arboles, dioses, tumba, devastaciones, corazon, manos

Publicado por ChemaRubioV @ 17:04
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios