Viernes, 31 de julio de 2009

A José Antonio Funes, lo conocí en Guatemala .Se fallaba un premio de poesía , si no recuerdo mal se trataba del Luis Cardoza  y Aragón que le  fue concedido al poeta , guerrillero , y editor Gerardo Guinea.

En la mesa estaban el Doctor  en economía y académico de renombre como poeta, David Galindo  del Salvador, El poeta , y Director de la Editorial Cultura   Francisco Morales Santos junto al poeta hondureño  y viceministro de cultura.  

Recuerdo que hubo un poema que estimuló mi emoción. El emigrante. Al saludarlo, y dándonos las respectivas gracias, no sé cómo le pregunté. Hace poco habéis tenido a un gran poeta español allá …lo llevó País Poesible al igual que a mí. A lo que me contestó que sí, había ido el poeta, pero desde su ministerio se fraguó  gran parte del viaje. Además me dijo, yo he vivido en Salamanca, y prefiero a Antonio Colinas al que conozco. Más o menos fue así , aunque la memoria a veces juega malas pasadas.

Hace unos días se falló el premio nacional de Guatemala. Se lo concedieron  a un viejo conocido, Gerardo Guinea. Y desde aquí saludo a la familia, especialmente a Paolo, y sus tres peques. ¿Será por esto por lo que he recordado a Funes?  Las primeras impresiones  se agarran a las líneas de la mano  y para que nunca se olvide la primer vez , hay que soltar los dedos como impresiones voladoras , y en el aire , vendrán con otro olor menos corrupto.

La segunda vez que lo vi, fue en Madrid. Junto a los guatemaltecos Humberto Akabal, y Margarita Carrera, y  Jorge el licenciado en letras cubanas, y la salvadoreña y narradora Claudia Hernández y el hispano-argentino  Andrés Neuman.  Allí pudimos hablar más días, y no quedarnos en la superficialidad de los gustos sociales, los nombres propios, las máscaras de la política, o la redención de los muertos. Si hoy recuerdo a J. A. Funes puede que sea por el día en que Max Araujo me llevó a ese acto donde un conocido se llevó un premio en Guatemala.

Puede que sea porque al pensar en poesía centro-americana,  siempre  pienso en el Cantor de Pájaros Maya. Pero, también puede ser…porque  ahora Honduras, está en un momento difícil de su historia. Y yo no puedo olvidar que los corazones no tienen color a la hora de elegir reinos. Y más allá de todas las diferencias poelíticas, siempre queda la memoria de los amables . Y eso afortunadamente lo comprendimos pronto.  

Una memoria que estoy escribiendo desde la Segovia española. Y desde aquí saludo a todos los hondureños, y al pensar en la reconciliación en un malentendido, ellos  pasen pronto este tremendo trance que les ha tocado vivir, y  recuerden la memoria amable que llevan entre sus huesos antes de que la guerra civil sea algo más que un pensamiento indeseable.

Y a los segovianos de allá. Pues hay una pequeña Villa que fundaron mis antepasados, y yo siempre había dicho que no. Que mis “abuelos” nunca habían llegado hasta allí.       


Tags: pensamiento indeseable, periodistas, poetas, paz paz siempre paz, .pájaros, parientes

Publicado por ChemaRubioV @ 15:55  | ARTICULO
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios